Archivo para: marzo 2008

De viaje por KK

Pues estos días de Semana Santa me he ido a un sitio de Malasia que se llama Kota Kinabalu, situado en la isla de Borneo. Fuimos finalmente una compañera de la ofi junto con una amiga de ella, una chica española que trabaja en Hong Kong, Juan de KL y yo. Inicialmente habíamos reservado para quedarnos en un hotel en la costa, más concretamente un resort llamado Beringgis. Llegamos allí el viernes por la noche después de salir de Macao y pasamos una noche.

El sitio estaba bastante bien con su piscinita, una playita propia. Las casas en estilo bungalow y las habitaciones completitas con su baño, una cama grande… pero bueno, al día siguiente hubo cambio de planes y nos movimos al pleno centro de la ciudad de Kota Kinabalu, y ya in situ miramos otro sitio para quedarnos, que el resort donde estabamos pues quedaba algo alejado.

Finalmente, encontramos un hostal para backpackers. Estaba limpito, bien atendido y por sólo 6€ la noche por persona, qué más se puede pedir y encima en pleno centro detrás del hotel Le Meridien. Después de empezar un día movidito (sábado por la mañana), era hora de comer algo y que mejor que probar alguno de los platos típicos malayos: Nasi Gorem -> fideos fritos con pollo y algo picantitos. El amigo Juan optó por la versión del arroz frito con pollo, que ahora no recuerdo el nombre. Ambos platos acompañados de sus respectivas sopitas, y de precio… tirados. Nos pusimos las botas por menos de 3€ con las bebidas incluidas, y super rico.

Después de haber cargado las pilas con el almuerzo-merienda y descansado algo, nos dispusimos a dar una vuelta por las calles de la ciudad. Lo que es en sí la ciudad, no es muy grande y se puede ver con calma en no demasiado tiempo. Nosotros nos paseamos por cerca del waterfront (zona al lado del muelle) donde hay cantidad de bares y restaurantes para tomar algo contemplando las vistas. Estuvimos curioseando por el mercadillo que había en la zona, donde había todo tipo de frutas, verduras, pescado… tenía gran actividad cuando llegamos, además de, tener algunos puestitos de pinchitos, bebidas… todo muy bien aprovechado.

En lo que hacíamos algunas fotos por la zona del mercado, se nos acercaron algunos niños curioseando alrededor nuestro. La verdad que eran muy simpáticos y se quisieron sacar algunas fotos, estaban encantados. Hasta Juan se sacó una foto con ellos. Así de divertidos posaron todos para la cámara :)

Son realmente impresionantes los atardeceres, tuvimos la oportunidad de ver por 2 días seguidos las puestas de sol y sólo con eso merece la pena haber ido hasta ahí. Los colores que iba adquiriendo el cielo conforme pasaba el tiempo, volviéndose desde un tono anaranjado terminando en un rojizo. Mejor que palabras, fotos para que lo puedan ver. Y bueno, la foto de la derecha un tanto artística que me sacó Juan, como clamando al cielo. Hay otra foto que tiene él que nos sacamos de perfil que quedó bastante curiosa.

Luego lo suyo fue irse un rato a descansar al hostal y salir a cenar, aunque algo tardito. Decidimos pasarnos nuevamente por el mercadillo donde habíamos estado a la tarde y comimos en uno de los puestitos. Unos pinchitos de satay, unos calamares a la plancha y unos platos de arroz. El puestito en si, habían unas niñas cocianando los peces y todo, pero seguidas de cerca por la mamá que también estaba pendiente del negocio. Nos trataron muy bien, super amable la gente en Kota.

Después de la cena nos fuimos a tomar algo a uno de los pubs del waterfront y siendo sábado noche, investigamos a ver qué tal estaba la noche en Kota y descubrimos un par de sitios y gente interesante. Una noche surrealista, no Juan? pero valió la pena. Total que las chicas habían mirado para ir de buceo y a una isla al día siguiente, pero nos tuvimos que quedar finalmente, entre que nos acostamos algo tarde y que había que madrugar, pues no estabamos al 100%.

Pero bueno, siempre viene bien descansar y al día siguiente pues nos buscamos una excursión de buceo y snorkelling para hacer el lunes en la mañana, que sino, en Kota poco más podíamos ver. Y lo suyo es organizar excursiones de trekking, rafting, a algún parque… es un buen punto de encuentro y luego ir a visitar otros lugares.

Y esto como entrante, lo próximo el buceo…

Pues estos días de Semana Santa me he ido a un sitio de Malasia que se llama Kota Kinabalu, situado en la isla de Borneo...

Leer más »

Cenando en Lamma

Una de las cosas que aún no había hecho desde mi llegada a Hong Kong era ir a visitar la isla de Lamma donde se puede comer marisco y bien de precio, sino que se lo pregunten a la gente de Shanghai que estuvieron por ahí.

En los muelles centrales de la isla de Hong Kong, se coge un ferry, servicio gratuito que pone uno de los restaurantes de la isla, el Rainbow. Se tarda como unos 30 minutos desde la isla de Hong Kong a Lamma. El mar no estaba muy movidito pero luego a la vuelta si que se notaba un poquito más de movimiento.

Una vez llegada a la isla, nos llevaron hasta uno de los restaurantes de la isla. Al que fuimos nosotros está en la parte este de la isla, también por la parte norte hay más restaurantes que se pueden llegar cogiendo otro ferry en los mismos muelles de Hong Kong o también desde nuevos territorios en Tsim Tsa Shui.

Como había cantidad de platos donde elegir, al final optamos por una opción más fácil e igual de acertada. Elegimos uno de los menús ya hechos donde se incluían varios platos y por un precio adecuado. Entre los platos del menú teníamos:

  • Calamares.
  • Langosta.
  • Arroz frito.
  • Vieira.
  • Verduras salteadas


Y de postre unas frutitas: melón y piña. La verdad que el menú para dos está muy completito y uno se queda muy a gusto. Así que, después de la cenita nos fuimos a dar un paseo para hacer tiempo hasta que saliera el ferry de vuelta para Hong Kong.

Había un caminito que iba bordeando la isla, no muy iluminado del todo pero suficiente. No había nadie por ningún lado, y si hubiera aparecido alguien de repente, creo que nos hubiéramos llevado un buen susto. Y es que daba un poco de cosilla con tanta oscuridad, sólo mirar la foto que me salió tan chula.

Una de las cosas que aún no había hecho desde mi llegada a Hong Kong era ir a visitar la isla de Lamma donde se puede co...

Leer más »

Un día en las carreras

Como la conocida película de los hermanos Marx, la tarde-noche del miércoles la pasamos en el hipódromo viendo las carreras de caballos. Había muy buen ambiente, las gradas y palcos estaban llenos con bastante gente aunque fue luego algo más tarde cuando ya se notaba que entraba más gente al recinto.

No nos dio por apostar, así que, nos dedicamos a ver el ambientillo de la gente, el paseillo que se dan los jockeys y caballos antes de saltar a la pista… Merece la pena pasarse un rato, y no sale tan caro como uno se piensa, tan solo unos 10HKD (lo que viene a ser menos de 1€, uno 80 y algo céntimos) para entrar y luego lo de apostar, comer, beber a gusto de cada cual.

Aprovechamos para cenar algo allí mismo que sino luego se nos hacía algo más tarde. Las carreras empezaron a eso de las 19.15h y cada media hora había una, así, entre descanso y descanso nos dimos un paseito por las gradas, sacar unas fotos de rigor y en uno de los descanso pues nos cogimos un kebab de pollo (más bien pincho) acompañado de una cervecita San Miguel (la filipina, ojo)

Como no, inmortalizarnos en el hipódromo y con el fondo de la salida de una de las carreras. A medida que iba pasando una carrera tras otra, la salida iba moviéndose a lo largo de la pista y tuvimos la suerte de que llegara a parar justo casi delante de donde estábamos situados.

¿Coger a los caballos saliendo?… por los pelos. Nos esperabamos que dieran algun pitazo o algo para anuciar la salida, pero no fue así. Y la cosa es, justo cuando se haya metido el último caballo en la jaula y pasado apenas un segundo, dan la salida, y nos pilló desprevenidos.

Como la conocida película de los hermanos Marx, la tarde-noche del miércoles la pasamos en el hipódromo viendo las carre...

Leer más »

A la vuelta de Kota..

Hola gente, la semana santa ya ha llegado, para unos antes y para otros algunos días después, pero ahora tendremos tiempo de descansar y desconectar un poco. Como destino hemos elegido Malasia, más concretamente en la isla de Brunei, un sitio que se llama Kota Kinabalu. Lugar tranquilito cerca de la playa y con naturaleza también, a ver que dan de sí estos días.

A la vuelta con más cositas, que tengo para contar de la estancia de Alberto por Hong Kong, de Kota… en fin. Nos vemos en unos días.

Hola gente, la semana santa ya ha llegado, para unos antes y para otros algunos días después, pero ahora tendremos tiemp...

Leer más »

Domingo por HK

Normalmente domingo va asociado a la calma, poca actividad, día tranquilo… pero había que sacarle partido al día. Tras la salida de ayer y con energías renovadas, no sin antes haber almorzado unos spaguetti boloñesa (muy buenos por cierto :P). Y con el estómago contento, dispuestos a iniciar un recorrido por las calles de Hong Kong.

Saliendo desde mi casa, situada en la zona del distrito de Sai Ying Pun, parte oeste de la isla y cerca de una calle bastante conocida (Bonham Road), nos dirigimos por Queen Road West hacia la zona centro, haciendo una primera parada al comienzo de Hollywood Road, calle bastante conocida por la cantidad de tiendas de antiguedades con las que cuenta, además de, tienditas de souvenirs.

Parque de Hollywood Road

En su momento, había pasado por fuera de este parque pero la pena que no llevaba la cámara en mano y me había quedado con las ganas de retratar algunos de sus rincones. Siempre se agradecen estos espacios verdes entre tanta mole de edificio. Con una decoración típicamente china e incluso con puente de zig-zag como el que vi en mi visita a Shanghai en los jardines de Yuyuan.

El parque estaba dividido en varias zonas entre las cuales había un lugar para poder relajarse uno los pies (en la foto inferior izquierda). Con la forma de las piedras colocadas en el suelo y haciendo uso de un calzado de suela fina o calcetines, pasearte agarrado a las barandillas hará que tus pies se sientan más relajados, o esa es la intención (aunque no lo probé). Suele ser algo habitual en otros parques encontrar zonas así con piedritas.

Y también, como no, un estanquito donde un montón de peces se peleaban como locos por la comida mientras una señora les lanzaba algunos cachitos de pan. El ruido de coches apenas se percibía, sólo el hablar de la gente y algunos niños que jugaban en el parquecito donde los columpios. Cualquiera diría que estabamos casi en pleno centro de Hong Kong.

Templo de Man Mo

Y callejeando en dirección a la estación de metro de Central, en la misma calle de Hollywood Road, se encuentra el templo de Man Mo, construido por el año 1847 y dedicado a dos dioses, uno el dios de la Literatura Man Tai (文帝) y el otro, dios de la Guerra, Mo Tai (武帝). En su interior, a parte de las conocidas varitas de incienso que la gente enciende para hacer ofrendas, el techo del templo se encuentra lleno de espirales de incienso en forma de cono. Un ambiente algo cargado con tanto humo de todo el incienso quemándose, pero que merece entrar aunque sea para conocer su interior.

Sin olvidarme, entre tanta callecita nos metimos por las calles perpendiculares a Wellington Street, muy cerca de Hollywood Road, donde hay cantidad de puestitos de fruta, verdura, carne, flores… una zona muy llena de vida donde los locales hacen sus compras del día a día. Y entre los puestos de flores, ésta curiosa plantita con unos frutos naranjas con una forma más que peculiar.

Dejando la isla por el momento, nos dirigimos al metro para movernos hasta Mongkok en la zona de Nuevos Territorios, para luego ir bajando por Nathan Road, calle larga donde las haya, con infinidad de tiendas de todo tipo y según por la zona en la que estés, pues: joyerías, tiendas de ropa, electrónica… la verdad que es un buen pateo desde donde nos bajamos con el metro hasta llegar a la costa donde se divisa la isla de Hong Kong al frente. Y como ya llevábamos unas horitas caminando, nos merecíamos un descansito para tomar algo y recuperar fuerzas, así que, nos metimos dentro del centro comercial Langham Place, que también cuenta con un pedazo de hotel que no veas, donde aún no he tenido el gusto de entrar.

Uno de los primeros centros comerciales en los que estuve al poco de llegar a Hong Kong. El interior de estructura metálica es muy curioso y vistoso a la vez, y con unas largas escaleras mecánicas que llevan a un food court, donde uno puede elegir entre gran variedad de restaurantes de todo tipo. En cualquier centro comercial que se precie, siempre habrá su correspondiente food court en las últimas plantas del mismo. Y después de un cafecito, calle abajo para dirigirnos hacia la costa y de paso aprovechar que a las 20.00h era el espectáculo de luces del skyline y no nos lo queríamos perder.

Neones de Kowloon

Otra de las cosas muy llamativas y más cuando se va acercando la noche son, la cantidad de neones en las fachadas de los edificios, y no sólo de tiendas sino de hoteles, clubs… De vivos colores, de todos los tamaños.

En fin una gran variedad de ellos, inevitable que se le vayan los ojos a uno e intentar sacar más de una foto a todos ellos. Si recuerdan, también había comentando que en la zona de Sheung Wan, habían neones, pero ésta vez mi memoria me falló y no recordé que en esta zona, la presencia de éstos era mucho mayor y por supuesto, mucho más vistosa.

Una muestra en algunas de las fotos que sacamos. Seguro que Alberto dará buena cuenta en su blog cuando publique su visita de Hong Kong y alrededores. Ya estamos todos deseando leerlo. Espero que la ciudad le deje con buen sabor de boca y disfrute de los días que quedan por delante.

Skyline de noche

Finalmente, después de mucho caminar terminamos frente a la bahía de Hong Kong y con el tiempo justo para ver el espectáculo de luces que se ofrece cada día a las 8 de la noche, y siempre y cuando el tiempo lo permita, o sea, que no llueva o tengamos algun tifón pasando por la zona.

Un día bastante completito, aunque con las piernas no tan cansadas como uno se piensa después de tantas horas recorriendo las calles de la ciudad, y es que, es la mejor forma de conocer los rincones de cada sitio al que uno vaya.

Llegado el lunes, tendré que ir a la oficina pero mientras mi amigo Alberto, tendrá oportunidad de seguir conociendo la ciudad. A ver que me cuenta, que seguro cosas nuevas descubre que aún no haya visto yo.

Normalmente domingo va asociado a la calma, poca actividad, día tranquilo... pero había que sacarle partido al día. Tras...

Leer más »