Comienzo de la visita

Llegado el sábado y tras ir a recoger a Alberto al aeropuerto. Cogimos el Airport Express, que nos llevaría desde el aeropuerto hasta la estación de Hong Kong en la zona de Central, directos al corazón de la ciudad y donde la mayor parte del skyline se concentra.
Aprovechando para que fuese conociendo la ciudad fuimos caminando hasta mi casa y recorriendo algunas de las calles del centro. Una vez hayas pasado un par de veces ya te quedas con los nombres y es muy fácil orientarse. Primeras impresiones: muchas subidas, jeje, nada que ver con Pekín o Shanghai, y por lo que me comentó Alberto, Ho Chi Minh también es planito. Y después de un paseito de uno 20 minutos desde el centro a mi casa, pues descansar un poquito para luego ir a cenar con mis compañeras.

Estuvimos dando una vuelta por la zona de mi barrio y haciendo tiempo para la hora de la cena. Y bueno, la verdad que si te apetece tomarte algo por la zona, puede que lo tengas algo “difícil”, siendo una zona un tanto china, pues no pilla cerca un Starbucks o un Pacific Coffee, ni siquiera alguna terracita, y finalmente fuimos a un 7-Eleven para pillarnos algo de beber y sentarnos en uno de los banquitos que encontramos.

Ya de noche, fuimos a cenar a un restaurante tailandés que me llevaron un día, que me había gustado y pues Llanos me sugirió que podríamos ir un día, y pues con la visita de Alberto, era una buena ocasión.

Luego tomarnos algo por la zona de Lan Kwai Fong, en un sitio muy chulo que se llama Le Jardin y continuar la marcha por la zona. No dejamos pasar la oportunidad de acercarnos al bar ruso Balalaika, y sacarnos una foto dentro de la cámara frigorífica. Y eso de frío? nada de nada… basta que se metan unas cuantas personas y entre lo que abren y cierran la puerta, no hay dolor!!

Nos pasamos por un par de sitios de la zona, para que conociera el Hong Kong de noche, terminando en la zona de Wan Chai. Y rumbo a casita que el domingo también tenía que aprovecharse. Tiempo para recargar las pilas, aunque con calma, tocaba una vueltita más fondo por la ciudad. Plan para el domingo: zona de Nuevos Territorios.

Llegado el sábado y tras ir a recoger a Alberto al aeropuerto. Cogimos el Airport Express, que nos llevaría desde el aeropuerto hasta la estación de Hong Kong en la zona de Central, directos al corazón de la ciudad y donde la mayor parte del skyline se concentra.
Aprovechando para que fuese conociendo la ciudad fuimos caminando hasta mi casa y recorriendo algunas de las calles del centro. Una vez hayas pasado un par de veces ya te quedas con los nombres y es muy fácil orientarse. Primeras impresiones: muchas subidas, jeje, nada que ver con Pekín o Shanghai, y por lo que me comentó Alberto, Ho Chi Minh también es planito. Y después de un paseito de uno 20 minutos desde el centro a mi casa, pues descansar un poquito para luego ir a cenar con mis compañeras.

Estuvimos dando una vuelta por la zona de mi barrio y haciendo tiempo para la hora de la cena. Y bueno, la verdad que si te apetece tomarte algo por la zona, puede que lo tengas algo “difícil”, siendo una zona un tanto china, pues no pilla cerca un Starbucks o un Pacific Coffee, ni siquiera alguna terracita, y finalmente fuimos a un 7-Eleven para pillarnos algo de beber y sentarnos en uno de los banquitos que encontramos.

Ya de noche, fuimos a cenar a un restaurante tailandés que me llevaron un día, que me había gustado y pues Llanos me sugirió que podríamos ir un día, y pues con la visita de Alberto, era una buena ocasión.

Luego tomarnos algo por la zona de Lan Kwai Fong, en un sitio muy chulo que se llama Le Jardin y continuar la marcha por la zona. No dejamos pasar la oportunidad de acercarnos al bar ruso Balalaika, y sacarnos una foto dentro de la cámara frigorífica. Y eso de frío? nada de nada… basta que se metan unas cuantas personas y entre lo que abren y cierran la puerta, no hay dolor!!

Nos pasamos por un par de sitios de la zona, para que conociera el Hong Kong de noche, terminando en la zona de Wan Chai. Y rumbo a casita que el domingo también tenía que aprovecharse. Tiempo para recargar las pilas, aunque con calma, tocaba una vueltita más fondo por la ciudad. Plan para el domingo: zona de Nuevos Territorios.

Sobre el autor

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *