Archivo para: marzo 2008

Domingo por HK

Normalmente domingo va asociado a la calma, poca actividad, día tranquilo… pero había que sacarle partido al día. Tras la salida de ayer y con energías renovadas, no sin antes haber almorzado unos spaguetti boloñesa (muy buenos por cierto :P). Y con el estómago contento, dispuestos a iniciar un recorrido por las calles de Hong Kong.

Saliendo desde mi casa, situada en la zona del distrito de Sai Ying Pun, parte oeste de la isla y cerca de una calle bastante conocida (Bonham Road), nos dirigimos por Queen Road West hacia la zona centro, haciendo una primera parada al comienzo de Hollywood Road, calle bastante conocida por la cantidad de tiendas de antiguedades con las que cuenta, además de, tienditas de souvenirs.

Parque de Hollywood Road

En su momento, había pasado por fuera de este parque pero la pena que no llevaba la cámara en mano y me había quedado con las ganas de retratar algunos de sus rincones. Siempre se agradecen estos espacios verdes entre tanta mole de edificio. Con una decoración típicamente china e incluso con puente de zig-zag como el que vi en mi visita a Shanghai en los jardines de Yuyuan.

El parque estaba dividido en varias zonas entre las cuales había un lugar para poder relajarse uno los pies (en la foto inferior izquierda). Con la forma de las piedras colocadas en el suelo y haciendo uso de un calzado de suela fina o calcetines, pasearte agarrado a las barandillas hará que tus pies se sientan más relajados, o esa es la intención (aunque no lo probé). Suele ser algo habitual en otros parques encontrar zonas así con piedritas.

Y también, como no, un estanquito donde un montón de peces se peleaban como locos por la comida mientras una señora les lanzaba algunos cachitos de pan. El ruido de coches apenas se percibía, sólo el hablar de la gente y algunos niños que jugaban en el parquecito donde los columpios. Cualquiera diría que estabamos casi en pleno centro de Hong Kong.

Templo de Man Mo

Y callejeando en dirección a la estación de metro de Central, en la misma calle de Hollywood Road, se encuentra el templo de Man Mo, construido por el año 1847 y dedicado a dos dioses, uno el dios de la Literatura Man Tai (文帝) y el otro, dios de la Guerra, Mo Tai (武帝). En su interior, a parte de las conocidas varitas de incienso que la gente enciende para hacer ofrendas, el techo del templo se encuentra lleno de espirales de incienso en forma de cono. Un ambiente algo cargado con tanto humo de todo el incienso quemándose, pero que merece entrar aunque sea para conocer su interior.

Sin olvidarme, entre tanta callecita nos metimos por las calles perpendiculares a Wellington Street, muy cerca de Hollywood Road, donde hay cantidad de puestitos de fruta, verdura, carne, flores… una zona muy llena de vida donde los locales hacen sus compras del día a día. Y entre los puestos de flores, ésta curiosa plantita con unos frutos naranjas con una forma más que peculiar.

Dejando la isla por el momento, nos dirigimos al metro para movernos hasta Mongkok en la zona de Nuevos Territorios, para luego ir bajando por Nathan Road, calle larga donde las haya, con infinidad de tiendas de todo tipo y según por la zona en la que estés, pues: joyerías, tiendas de ropa, electrónica… la verdad que es un buen pateo desde donde nos bajamos con el metro hasta llegar a la costa donde se divisa la isla de Hong Kong al frente. Y como ya llevábamos unas horitas caminando, nos merecíamos un descansito para tomar algo y recuperar fuerzas, así que, nos metimos dentro del centro comercial Langham Place, que también cuenta con un pedazo de hotel que no veas, donde aún no he tenido el gusto de entrar.

Uno de los primeros centros comerciales en los que estuve al poco de llegar a Hong Kong. El interior de estructura metálica es muy curioso y vistoso a la vez, y con unas largas escaleras mecánicas que llevan a un food court, donde uno puede elegir entre gran variedad de restaurantes de todo tipo. En cualquier centro comercial que se precie, siempre habrá su correspondiente food court en las últimas plantas del mismo. Y después de un cafecito, calle abajo para dirigirnos hacia la costa y de paso aprovechar que a las 20.00h era el espectáculo de luces del skyline y no nos lo queríamos perder.

Neones de Kowloon

Otra de las cosas muy llamativas y más cuando se va acercando la noche son, la cantidad de neones en las fachadas de los edificios, y no sólo de tiendas sino de hoteles, clubs… De vivos colores, de todos los tamaños.

En fin una gran variedad de ellos, inevitable que se le vayan los ojos a uno e intentar sacar más de una foto a todos ellos. Si recuerdan, también había comentando que en la zona de Sheung Wan, habían neones, pero ésta vez mi memoria me falló y no recordé que en esta zona, la presencia de éstos era mucho mayor y por supuesto, mucho más vistosa.

Una muestra en algunas de las fotos que sacamos. Seguro que Alberto dará buena cuenta en su blog cuando publique su visita de Hong Kong y alrededores. Ya estamos todos deseando leerlo. Espero que la ciudad le deje con buen sabor de boca y disfrute de los días que quedan por delante.

Skyline de noche

Finalmente, después de mucho caminar terminamos frente a la bahía de Hong Kong y con el tiempo justo para ver el espectáculo de luces que se ofrece cada día a las 8 de la noche, y siempre y cuando el tiempo lo permita, o sea, que no llueva o tengamos algun tifón pasando por la zona.

Un día bastante completito, aunque con las piernas no tan cansadas como uno se piensa después de tantas horas recorriendo las calles de la ciudad, y es que, es la mejor forma de conocer los rincones de cada sitio al que uno vaya.

Llegado el lunes, tendré que ir a la oficina pero mientras mi amigo Alberto, tendrá oportunidad de seguir conociendo la ciudad. A ver que me cuenta, que seguro cosas nuevas descubre que aún no haya visto yo.

Normalmente domingo va asociado a la calma, poca actividad, día tranquilo... pero había que sacarle partido al día. Tras...

Leer más »

Comienzo de la visita

Llegado el sábado y tras ir a recoger a Alberto al aeropuerto. Cogimos el Airport Express, que nos llevaría desde el aeropuerto hasta la estación de Hong Kong en la zona de Central, directos al corazón de la ciudad y donde la mayor parte del skyline se concentra.
Aprovechando para que fuese conociendo la ciudad fuimos caminando hasta mi casa y recorriendo algunas de las calles del centro. Una vez hayas pasado un par de veces ya te quedas con los nombres y es muy fácil orientarse. Primeras impresiones: muchas subidas, jeje, nada que ver con Pekín o Shanghai, y por lo que me comentó Alberto, Ho Chi Minh también es planito. Y después de un paseito de uno 20 minutos desde el centro a mi casa, pues descansar un poquito para luego ir a cenar con mis compañeras.

Estuvimos dando una vuelta por la zona de mi barrio y haciendo tiempo para la hora de la cena. Y bueno, la verdad que si te apetece tomarte algo por la zona, puede que lo tengas algo “difícil”, siendo una zona un tanto china, pues no pilla cerca un Starbucks o un Pacific Coffee, ni siquiera alguna terracita, y finalmente fuimos a un 7-Eleven para pillarnos algo de beber y sentarnos en uno de los banquitos que encontramos.

Ya de noche, fuimos a cenar a un restaurante tailandés que me llevaron un día, que me había gustado y pues Llanos me sugirió que podríamos ir un día, y pues con la visita de Alberto, era una buena ocasión.

Luego tomarnos algo por la zona de Lan Kwai Fong, en un sitio muy chulo que se llama Le Jardin y continuar la marcha por la zona. No dejamos pasar la oportunidad de acercarnos al bar ruso Balalaika, y sacarnos una foto dentro de la cámara frigorífica. Y eso de frío? nada de nada… basta que se metan unas cuantas personas y entre lo que abren y cierran la puerta, no hay dolor!!

Nos pasamos por un par de sitios de la zona, para que conociera el Hong Kong de noche, terminando en la zona de Wan Chai. Y rumbo a casita que el domingo también tenía que aprovecharse. Tiempo para recargar las pilas, aunque con calma, tocaba una vueltita más fondo por la ciudad. Plan para el domingo: zona de Nuevos Territorios.

Llegado el sábado y tras ir a recoger a Alberto al aeropuerto. Cogimos el Airport Express, que nos llevaría desde el aer...

Leer más »

De visita…

Pues este finde tendré a mi compañero Alberto de la oficina de Ho Chi Minh. Estará en Hong Kong y alrededores desde el sábado 15 al próximo domingo 23. Así que, este finde tocará visita por Hong Kong, entre ellas: subir al Peak, el espectáculo de luces de los rascacielos, acercarnos a alguna isla… bueno habrá tiempo para mucho, eso espero.

Así que, mañana me iré a recogerlo al aeropuerto que vendrá llegando a eso de las 17.00h, confiando que el avión no tenga retraso ni nada. Así, después de la vuelta del aeropuerto, podremos darnos una vuelta por Central y que vaya conociendo parte de la ciudad.

En fin, ya comentaré lo que da de sí el finde y días posteriores mientras dure su estancia en Hong Kong. Espero que disfrute de la ciudad y lo que ésta le pueda ofrecer.

Pues este finde tendré a mi compañero Alberto de la oficina de Ho Chi Minh. Estará en Hong Kong y alrededores desde el s...

Leer más »

Y de día…

Y para continuar un poco con el post anterior, pero esta vez en versión diurna. Como comentaba, bien sabido es que el skyline de Hong Kong es de los más conocidos del mundo. Quería dar una visión de día de parte de sus edificios más conocidos y de otros sitios no tan conocidos.

La foto de la izquierda la saqué un día que salí a pasear por el centro de la ciudad, y ahora que recuerdo, fue el día que estaba estrenando “oficialmente” mi nueva cámara. Aprovechando el reflejo en uno de los edificios quedó esta foto un tanto curiosa.

Es en la zona de Central, en la calle Queens Road Central. Aprovechar para decir que aquí en Hong Kong es habitual que las calles se dividan en tres partes, ya que cruzan casi de un lado a otro gran parte de la isla y se dividen en: West, Central e East. Entre ellas están Queens Road, Conaught Road, Des Voeux Road; de las más conocidas.

Puede que al principio Hong Kong parezca grande, pero conforme uno se recorre sus calles de un lado a otro, se da cuenta que la distancia no es tanta. Todo está muy concentrado y se puede ir caminando a todos lados, yo por lo menos así lo hago. Y ya que hablo de desplazamientos, pues el transporte es algo que hay donde elegir: taxi, guagua, tranvía, minibus.

Sin dejar de lado los edificios en este post, la foto de la derecha la saqué el día que veníamos de vuelta en el ferry de ir a la isla de Lantau a ver el buda. La verdad que ese día estaba bastante despejado el cielo comparado con días anteriores, y más calorcito, y más después de haber tenido “frío” y humedad las semanas anteriores. El día de domingo que saqué la foto, el tiempo se agradeció bastante.

Y ahora pues, el tiempo desde hace ya un par de semanitas se mantiene con calorcito, algún que otro día no tan despejado, ya se sabe que la contaminación a veces llena el ambiente y los edificios se ven como si estuvieran entre bruma. Se nota que ya estamos en primavera, al fin!! De momento, el calor no obliga a hacer uso del aire acondicionado en casa, pero seguro que lo notaremos dentro de unos meses y también en nuestra factura de la luz (espero que no mucho).

Y que más decir de ésta “mi ciudad”, al menos durante 15 meses, y quién sabe si por más tiempo, nunca se sabe. Yo estoy encantado con ella, tanto de día como de noche, tiene cantidad de vida, sobre todo moviéndote por la zona de Central o también en Causeway Bay, zona de cantidad de tiendas y centros comerciales, o por Sheung Wan (cerca de mi casa). Cada zona tiene su encanto. Sin olvidarme de la zona de Nuevos Territorios: Kowloon, Tsim Tsa Shui, Mongkok, Jordan…

Para la próxima entrega, más y mejor :)

Y para continuar un poco con el post anterior, pero esta vez en versión diurna. Como comentaba, bien sabido es que el sk...

Leer más »