Curiosidades por Vietnam

Retomando una sección que en su momento abrí, se me presenta una buena ocasión para publicar algunas cosas de las que vimos por Vietnam.

De la cantidad de marcas de agua que tomamos, nos llamó la atención una de ellas. Justo cuando estabamos en la entrada de la ciudadela de Hué y cuando el calor apretaba más, nos compramos unas botellas de agua, y la marca?… esto es un atraco!!!

No pudimos evitar sonreirnos al ver la marca del agua. La verdad que si me llego a dar cuenta hago un reportaje sobre las marcas de agua, increible la cantidad de ellas que había.


Y luego para rematar, en lo que nos bebíamos el agua, aparece un Gili…taxi. Anda que, el nombre no está currado ni nada. En España me imagino la de chistes fáciles que sacarían si hubiera una compañía de taxis con ese nombre,no?

Otra de las cosas que también llaman mucho la atención en Vietnam, es la variedad de cosas que se pueden transportar bien sea en bicicleta o en moto, a parte de haber visto hasta 5 personas en una moto, todo tipo de trastos. Véase esta señora (se adivina un pie) cargada hasta los topes de cacharros de plástico, cualquiera diría que la bici va sola.

Y para terminar este post un tanto curioso, este hombrecillo de la foto que conocí en Can Tho antes de que pusiéramos rumbo a Ho Chi Minh después de nuestra excursión por el delta del Mekong. Me pilló por banda y me soltó un palique en inglés tan rápido que apenas conseguía entender, pero por lo general era:

“Ya sé que vienes a mi país e igual no vuelves mas, pero sólo te pido un poco de ayuda, si puedes bien sino también. Yo tengo 75 años. Tienes que hacer yoga, deporte… come sano no comas azúcar blanca (me vio que me estaba tomando un helado y pues..) que sino te pones gordo…”

Y así lo repetía una y otra vez a cada persona que le pasaba al lado. Una vez estabamos en la guagua, no pude contener la risa porque seguía escuchando la matraquilla de fondo, hasta una señora también se puso colorada de la risa que le entró.

En fin, uno de estos personajes que uno se encuentra en el camino y le alegran el día. Y bueno, su insistencia en mi tuvo sus frutos, le di unos 10000 dongs (unos 0,40 €) y a cambio me dio una pulserita, a ver si me sirve de amuleto, quien sabe.

Retomando una sección que en su momento abrí, se me presenta una buena ocasión para publicar algunas cosas de las que vimos por Vietnam.

De la cantidad de marcas de agua que tomamos, nos llamó la atención una de ellas. Justo cuando estabamos en la entrada de la ciudadela de Hué y cuando el calor apretaba más, nos compramos unas botellas de agua, y la marca?… esto es un atraco!!!

No pudimos evitar sonreirnos al ver la marca del agua. La verdad que si me llego a dar cuenta hago un reportaje sobre las marcas de agua, increible la cantidad de ellas que había.


Y luego para rematar, en lo que nos bebíamos el agua, aparece un Gili…taxi. Anda que, el nombre no está currado ni nada. En España me imagino la de chistes fáciles que sacarían si hubiera una compañía de taxis con ese nombre,no?

Otra de las cosas que también llaman mucho la atención en Vietnam, es la variedad de cosas que se pueden transportar bien sea en bicicleta o en moto, a parte de haber visto hasta 5 personas en una moto, todo tipo de trastos. Véase esta señora (se adivina un pie) cargada hasta los topes de cacharros de plástico, cualquiera diría que la bici va sola.

Y para terminar este post un tanto curioso, este hombrecillo de la foto que conocí en Can Tho antes de que pusiéramos rumbo a Ho Chi Minh después de nuestra excursión por el delta del Mekong. Me pilló por banda y me soltó un palique en inglés tan rápido que apenas conseguía entender, pero por lo general era:

“Ya sé que vienes a mi país e igual no vuelves mas, pero sólo te pido un poco de ayuda, si puedes bien sino también. Yo tengo 75 años. Tienes que hacer yoga, deporte… come sano no comas azúcar blanca (me vio que me estaba tomando un helado y pues..) que sino te pones gordo…”

Y así lo repetía una y otra vez a cada persona que le pasaba al lado. Una vez estabamos en la guagua, no pude contener la risa porque seguía escuchando la matraquilla de fondo, hasta una señora también se puso colorada de la risa que le entró.

En fin, uno de estos personajes que uno se encuentra en el camino y le alegran el día. Y bueno, su insistencia en mi tuvo sus frutos, le di unos 10000 dongs (unos 0,40 €) y a cambio me dio una pulserita, a ver si me sirve de amuleto, quien sabe.

Compartir:

Más

Sobre el autor

Entradas relacionadas