Con una sonrisa

Son las pequeñas cosas del día a día, a veces inoportunas y que le alegran el día a uno. Seguro que a más de alguno/a le habrá pasado, verdad? Además, hoy es viernes ¿qúé más se puede pedir? La historia es tal que, me encuentro sentado en un café cercano a la oficina tras haber disfrutado del almuerzo, a hora española aunque algo tardío para los estándares chinos, jeje. Digamos que estaba pensando en las musarañas y de vez en cuando echando un vistazo a mi twitter en el móvil.

De repente un señor se me acerca: “Excuse me, this seat is empty?” refiriéndose al sillón en frente de mi mesa, con lo que yo asiento que puede sentarse sin problema. Hasta ahí bien, pero al poco de haberse sentado y pensando yo que estaba esperando a que le trajeran la comida que había pedido, me pregunta: “You when have lunch?”, a lo que le contesto que hacía nada que había terminado (ya sólo me quedaba un cafecito) y es cuando se inicia la conversación entre él y yo. Las chicas que tenía a mi lado y un matrimonio cerca mío, no podían evitar mirar mientras se sucede la situación. Yo mientras tanto, me lo tomo con mucha calma mientras el hombre me sigue preguntando cosas en inglés sobre la comida, el trabajo… en lo que saca un librito y algunas anotaciones en las que lee algunas frases y su equivalente en caracteres chinos.

El hombre dijo que quería aprender inglés y dentro de sus posibilidades estabamos teniendo una pequeña charlita sobre temas varios y mientras le ayudaba a pronunciar algunas palabras. Me sirvió también para enterarme que el señor tenía 46 años y trabajaba en la construcción de muebles, además que, el fin de semana no trabajaba, con lo cual estaba muy contento :) seguro que a Lorco le hubiera caido simpático.

Así seguimos un buen rato, intercambiando frases e intentado enseñarle algunas cosillas para que mejorase su uinglés. La verdad que se le veía con ganas de aprender y me escuchaba con gran atención. Hasta que pasado un rato, casi que pega un brinco del sillón cuando pasa un grupo de gente por detrás de él y me dice que se tiene que marchar, que son sus colegas e iban directos a comer algo. Con eso de las prisas, se dejó un trocito de papel con algunas de sus anotaciones, mientras yo me quedaba con una sensación digamos “extraña” después de haber charlado con él y que me había alegrado ese rato en el que me había sacado de mis musarañas, jeje.

¿Le podría haber pasado a cualquiera? hoy me tocó a mi y desde luego una experiencia interesante. Espero que con el próximo extranjero que se encuentre, sepa escucharlo y echarle una mano con su inglés. Nada más bonito que estar agradecido y con una sonrisa.


Son las pequeñas cosas del día a día, a veces inoportunas y que le alegran el día a uno. Seguro que a más de alguno/a le habrá pasado, verdad? Además, hoy es viernes ¿qúé más se puede pedir? La historia es tal que, me encuentro sentado en un café cercano a la oficina tras haber disfrutado del almuerzo, a hora española aunque algo tardío para los estándares chinos, jeje. Digamos que estaba pensando en las musarañas y de vez en cuando echando un vistazo a mi twitter en el móvil.

De repente un señor se me acerca: “Excuse me, this seat is empty?” refiriéndose al sillón en frente de mi mesa, con lo que yo asiento que puede sentarse sin problema. Hasta ahí bien, pero al poco de haberse sentado y pensando yo que estaba esperando a que le trajeran la comida que había pedido, me pregunta: “You when have lunch?”, a lo que le contesto que hacía nada que había terminado (ya sólo me quedaba un cafecito) y es cuando se inicia la conversación entre él y yo. Las chicas que tenía a mi lado y un matrimonio cerca mío, no podían evitar mirar mientras se sucede la situación. Yo mientras tanto, me lo tomo con mucha calma mientras el hombre me sigue preguntando cosas en inglés sobre la comida, el trabajo… en lo que saca un librito y algunas anotaciones en las que lee algunas frases y su equivalente en caracteres chinos.

El hombre dijo que quería aprender inglés y dentro de sus posibilidades estabamos teniendo una pequeña charlita sobre temas varios y mientras le ayudaba a pronunciar algunas palabras. Me sirvió también para enterarme que el señor tenía 46 años y trabajaba en la construcción de muebles, además que, el fin de semana no trabajaba, con lo cual estaba muy contento :) seguro que a Lorco le hubiera caido simpático.

Así seguimos un buen rato, intercambiando frases e intentado enseñarle algunas cosillas para que mejorase su uinglés. La verdad que se le veía con ganas de aprender y me escuchaba con gran atención. Hasta que pasado un rato, casi que pega un brinco del sillón cuando pasa un grupo de gente por detrás de él y me dice que se tiene que marchar, que son sus colegas e iban directos a comer algo. Con eso de las prisas, se dejó un trocito de papel con algunas de sus anotaciones, mientras yo me quedaba con una sensación digamos “extraña” después de haber charlado con él y que me había alegrado ese rato en el que me había sacado de mis musarañas, jeje.

¿Le podría haber pasado a cualquiera? hoy me tocó a mi y desde luego una experiencia interesante. Espero que con el próximo extranjero que se encuentre, sepa escucharlo y echarle una mano con su inglés. Nada más bonito que estar agradecido y con una sonrisa.


Sobre el autor

Entradas relacionadas

30 Comments on “Con una sonrisa

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Esto no pasa cada día. Que chula la nota, de película ;)

    Responder
    1. Me quedé con la nota de recuerdo, ahí está guardadita en la moleskine :)

      Responder
  3. :)

    Ahora te toca a ti ponerte con el cantonés xD

    Responder
    1. Jeje, eso ya, aunque intercambiamos algunas palabritas en cantonés y yo leyendo algunos de los caracteres que tenía escritos. Un intercambio muy interesante y tan inesperado, jeje

      Responder
  4. Qué bonita historia. A mi también me ha pasado alguna vez que un asiático quiere practicar inglés manteniendo una breve conversación. No cuesta nada ser amable y uno se queda contento de haber conseguido un nuevo amigo.

    Responder
    1. Yo encantado de haberle podido ayudar un poquito para el progreso en el idioma. La pena que se fuera así de repente y no decir ni un adiós, pero me queda el recuerdo en mi mente :)

      Responder
  5. Muy bonita historia.
    (Por cierto, es curioso como escriben tan rápido los hanzis. Me gusta observar a veces a chinos escribiendo hanzis o a japoneses escribiendo kanjis, porque van súper rápido, y no sé… es agradable.)

    Responder
    1. Y que lo digas, no veas que “garabatos” hacen. A ver si un día llego yo a tal velocidad o al menos me conformo con entender lo que escriban otros de su puño y letra.

      Un saludo!

      Responder
  6. Eso si que es voluntad, y desde luego es muy importante ser amables y ponérselo lo más fácil posible, como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

    Un Saludo

    Responder
    1. Desde luego que si fuera a la inversa también me gustaría que portasen de forma amable conmigo, aunque ya se sabe que de todo hay en este mundo.

      Decir que la gente de HK es bastante educada en comparación con sus vecinos de china continental, aunque siempre se puede encontrar con caso que mejor ni contar.. en fin

      Responder
  7. Qué simpático! Y es admirable que el señor quisiera aprender inglés por su cuenta y pusiera tanto empeño… no me imagino yo a gente de esa edad aquí en España haciendo eso!!
    Los caracteres son en cantonés o mandarin?? ENTIENDO ALGUNO!!!! jajajaja
    Por cierto, yo también tengo una moleskin y molan un montón!

    Responder
    1. A mi me resulto super curioso también, y el señor de lo más correcto, siempre con un thank u, thank u y haciendo algunas correcciones que le decía. Fue una lección express :)

      Los caracteres son tradicionales, pero hay bastantes que son igual que en simplificado. También estuve leyendo algunos.

      La moleskine aún no la estrené, pero mientras tanto siempre la llevo encima y aprovecho para poner algun papelito y demás. Para el próximo viaje o visita en HK, hay que escribir unas palabritas :)

      Un saludo!

      Responder
      1. Jajajaj yo la tengo con cuatro cosas apuntadas porque me da como cosa… jajajaj La tengo como oro en paño pero lo que sí que tengo son papelajos dentro!

        Responder
        1. A ver a medida que le vaya metiendo cositas, y que dure por muchos años :)

          Responder
      2. Y bueno… lo de los caracteres… entiendo alguno. Alguno porque le echo imaginación y tengo la traducción en inglés encima que sino… jajajajja

        Responder
        1. Claro, es que con el inglés es una ayuda. Tiempo al tiempo, que verás como luego te aprendes más y los retienes de practicar, practicar y… practicar :) no queda otra, ya se sabe.

          Responder
  8. NT

    Haberle enseñado español, hombre, que es lo suyo, hacer país.

    Responder
    1. Uff, no sé yo que ya con el inglés estaba haciendo su esfuerzo el hombre, como para “liarlo” con español, pero aunque sea un Hola o Como estás.. si me lo encontrase de nuevo (todo es posible, quien sabe) igual podría probar.

      Responder
  9. Vic

    Entiendo al pobre señor a mi me encantaria que alguno de mis amigos hablara inglés :( …recuerdo ir con ellos al salir de clase (yo iba en último lugar) se pararon unos señores a preguntarles algo en inglés y me abrieron pasillo :S …
    A lo mejor intento que los camareros del chino al que voy me hablen en mandarin ….

    Responder
    1. Todo es soltarse con el idioma, aunque a veces cuesta cuando uno no está en el entorno adecuado, no? y que bien se siente uno cuando puede comunicarse con otra gente en otros idiomas, una satisfacción y más en chino :)

      Responder
  10. Pablo L.

    Así es la vida, llena de anécdotas curiosas y graciosas para contar pasado unos años…
    Menos mal que se encontró con alguien simpático, sino, no sabría yo que decir.

    Responder
    1. Lo llevaré guardado en la memoria y cuando mire la nota que se dejó, más presente tendré el recuerdo. La verdad, no me importaría encontrármelo de nuevo y ayudarle a seguir mejorando, desde luego.

      Responder
  11. La verdad que es una bonita anécdota. Más que anécdota, es un evento vital de lo que se marcan en la memoria.

    Recuerdo una vez que, paseando por Bruselas, una pareja de japoneses -bueno, la mujer- nos preguntó que de dónde éramos; a la respuesta “de España” nos contestó sorprendida que “¿Cómo es que salíamos de España con lo bonita que es?”.

    Responder
    1. Que curioso lo de la señora, y me pregunto también que harían ellos por Bruselas, con lo bonito que es Japón también :D por cierto, les comentó de donde eran? sólo como curiosidad :)

      Responder
  12. Pingback: El Lenguaje Corporalsu Alcance | Articulos

  13. Pingback: Poemas y realista Y Socialista poesía de Colombia | Articulos

  14. Pingback: 5 Maneras Gratuitas De Sentirte Feliz | Articulos

  15. Pingback: Entre arenas y esteras | Articulos

  16. Me dio apuro preguntarles; también es que me pilló por sorpresa la pregunta.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *