Chispas

 

Paseábamos por la playa en la que sería nuestra última noche en la isla. El ritmo de la isla cambia y el ambiente se empieza a animar desde temprano. Muchos de los bares ofrecen happy hour, tanto de cerveza como algunos cocktails. Las luces empiezan a iluminar los locales y el sonido de la música a sonar, la cuestión es atraer a gente.
 

La luz de antorchas y velas crean un ambiente casi diríamos que mágico. El sonido del agua y algunas voces cercanas. Parece que la gente se va animando, algunos calentando la noche con alguna cervecita antes de la cena y preparando el cuerpo para algo de fiesta.
 

Uno de los sitios que visitamos fue este bar a pie de playa donde la gente se apiñaba para ver la atracción principal: chicos jugando con fuego y con tremenda habilidad. Giros rápido y a veces imposibles, pero en todo momento bajo control, mientras se mueven entre la gente para que el ambiente se vaya caleando un poco más.
 

Les dejo con algunas fotos de los chicos en acción. Todos unos artistas del juego malabar con el fuego.
 

 

 

 

Fíjense si pueden llegar a estar cerca que hicieron bailar sobre la cabeza de Alberto estas bolas de fuego. Más vale no moverse, eso sí se pasa algo de calor durante esos instantes pero no tiene peligro alguno, sino miren que sonriente está en la foto 🙂
 

Seguro que la noche daría para mucho y nosotros debíamos marcharnos a descansar que teníamos por delante la última jornada de buceo, tocaba madrugar. Quien sabe si en la próxima ocasión podamos pasar más días en la isla y disfrutar de más buceo pero también conocer un poco más de su vida nocturna.

Eso me recuerda que nuestro amigo Ignacio Izquierdo pasó por esta isla y captó unas fotos tremendas como el sólo sabe. ¡Disfruten del fuego!

 

 

Paseábamos por la playa en la que sería nuestra última noche en la isla. El ritmo de la isla cambia y el ambiente se empieza a animar desde temprano. Muchos de los bares ofrecen happy hour, tanto de cerveza como algunos cocktails. Las luces empiezan a iluminar los locales y el sonido de la música a sonar, la cuestión es atraer a gente.
 

La luz de antorchas y velas crean un ambiente casi diríamos que mágico. El sonido del agua y algunas voces cercanas. Parece que la gente se va animando, algunos calentando la noche con alguna cervecita antes de la cena y preparando el cuerpo para algo de fiesta.
 

Uno de los sitios que visitamos fue este bar a pie de playa donde la gente se apiñaba para ver la atracción principal: chicos jugando con fuego y con tremenda habilidad. Giros rápido y a veces imposibles, pero en todo momento bajo control, mientras se mueven entre la gente para que el ambiente se vaya caleando un poco más.
 

Les dejo con algunas fotos de los chicos en acción. Todos unos artistas del juego malabar con el fuego.
 

 

 

 

Fíjense si pueden llegar a estar cerca que hicieron bailar sobre la cabeza de Alberto estas bolas de fuego. Más vale no moverse, eso sí se pasa algo de calor durante esos instantes pero no tiene peligro alguno, sino miren que sonriente está en la foto 🙂
 

Seguro que la noche daría para mucho y nosotros debíamos marcharnos a descansar que teníamos por delante la última jornada de buceo, tocaba madrugar. Quien sabe si en la próxima ocasión podamos pasar más días en la isla y disfrutar de más buceo pero también conocer un poco más de su vida nocturna.

Eso me recuerda que nuestro amigo Ignacio Izquierdo pasó por esta isla y captó unas fotos tremendas como el sólo sabe. ¡Disfruten del fuego!

 

Sobre el autor

Entradas relacionadas

13 Comments on “Chispas

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Muy chulas las fotos Javier.

    Quien estuviera ahí ahora 😛

    1. Seguro que sacarías buenas fotos estando tú ahí. Por cierto, tengo también algunos videos, a ver si puedo subir alguno 🙂

  3. Qué buena pinta!!! 🙂 Apetece cogerse un avión para allí ahora mismo jajajaja

    1. El ambiente nocturno en esa pequeña calita de la isla estaba de lo más animado, disfrutando del espectáculo y cervecita en mano. Genial!

  4. Buenas fotos, captando los círculos de fuego, sí señor.

    Jajaja, viví un momento de tensión ahí con el tipo jugando con el fuego sobre mi cabeza, sobre todo después de ver momentos antes que a uno de ellos se le escapaba una antorcha contra el público :-S

    Muy entretenido, ojalá nos hubiésemos quedado más tiempo en el beach bar, pero era importante estar descansado para la inmersión del día siguiente por la mañana.

    1. Yo también estaba un poco tenso cuando hicieron lo mismo sobre mi cabeza, y el calor que daba el sentir las bolas dando vueltas, ufff, pero salimos enteritos 😀

      Aún así, el tiempo que estuvimos lo pasamos entretenidos. Puede que un día volvamos, quien sabe.

  5. Me has dado realmente mucha envidia… esa escena con las antorchas a ras de la orilla se me antoja idílica.
    Espero lo disfrutaras mucho.
    Por cierto, eres de Gran Canarias? Lo digo por lo de guagua 🙂

    1. La verdad que no estuvo mal, disfrutar un rato del ambiente.

      Soy de Tenerife en concreto. De ahí viene lo de chicharrero, forma en la que se suelen denominar a la gente de la isla 🙂

  6. ayyy barecitos en la orilla del mar!! 🙂 🙂 🙂

    1. Por momentos la marea iba subiendo y tuvimos que ir arrejuntándonos un poco más para arriba. Y que siga el espectáculo 😀

  7. Pau

    Hay alguna foto increíble, Javier.

    Veo que aprovechasteis la escapada muy bien, no perdisteis ni un minuto 😀

    1. Como decía Alberto, no podíamos trasnochar mucho ya que tocaba el último madrugón al día siguiente. De habernos quedado un día más, fijo que hubiéramos alargado la noche, jeje.

Comentarios no permitidos