Paradita

 

Después de haber tenido una mañana y parte de la tarde bastante productiva, yendo por calitas, nos tocaba emprender el camino de vuelta hacia la capital. Por suerte el camino no era demasiado largo, sin embargo, nunca viene mal hacer un alto en el camino. Apenas llevábamos una media hora en el coche, cuando pasamos por un pueblecito que nos había llamado la atención anteriormente. La carretera lo atravesaba y no era demasiado grande, pero con un aspecto bastante acogedor. Con casitas bajas de ladrillo y un ambiente de lo más tranquilo.
 

Nos desviamos de la carretera principal y buscamos un sitio para dejar el coche y estirar las piernas por los alrededores. Se podrán imaginar que siendo como era domingo y a eso de las 5 de la tarde en un pueblo de estas dimensiones, el ritmo de vida es como si se frenase.
 

No podía faltar su iglesia, ubicada en la zona central y acompañada de su plazita por la parte frontal. Y por allí había un bar (no sé si sería el único). Alguna gente en las mesitas, al menos algo de ambiente. En su mayoría turistas como nosotros que iban de paso, aprovechando para refrescarse y después continuar el camino. No faltaba tampoco un grupo de señoras que parecía estar haciendo la tertulia del domingo tarde, hay cosas que no cambian y es agradable comprobarlo.
 

 

 

Nos sentamos en una de las mesitas y pedimos dos refrescos. Fue curioso que el camarero nos advirtiese que no tardásemos mucho por que las mesas eran para la hora de la cena, y en previsión de que llegase más gente en un rato. Y vaya que si piensan en los extranjeros y sus costumbres de cenitas tempraneras, de hecho había una pareja sentado al lado nuestro que ya había empezado con sus platos.

Disfrutamos de la brisita que corría por la plaza y unos minutos de sombrita, se estaba la mar de bien. Al cabo de un rato, pagar la cuenta y de vuelta al coche que aún nos quedaba un poquito menos de la mitad de camino hasta Palma, pero no había prisa ninguna que para eso estábamos de vacaciones, ¿no?
 

Aprovechen para hacer alguna paradita durante el finde y disfrutar de algunos momentos de relax. Luego ya se verá el lunes, que de momento parece lejos :D

 


 

Después de haber tenido una mañana y parte de la tarde bastante productiva, yendo por calitas, nos tocaba emprender el camino de vuelta hacia la capital. Por suerte el camino no era demasiado largo, sin embargo, nunca viene mal hacer un alto en el camino. Apenas llevábamos una media hora en el coche, cuando pasamos por un pueblecito que nos había llamado la atención anteriormente. La carretera lo atravesaba y no era demasiado grande, pero con un aspecto bastante acogedor. Con casitas bajas de ladrillo y un ambiente de lo más tranquilo.
 

Nos desviamos de la carretera principal y buscamos un sitio para dejar el coche y estirar las piernas por los alrededores. Se podrán imaginar que siendo como era domingo y a eso de las 5 de la tarde en un pueblo de estas dimensiones, el ritmo de vida es como si se frenase.
 

No podía faltar su iglesia, ubicada en la zona central y acompañada de su plazita por la parte frontal. Y por allí había un bar (no sé si sería el único). Alguna gente en las mesitas, al menos algo de ambiente. En su mayoría turistas como nosotros que iban de paso, aprovechando para refrescarse y después continuar el camino. No faltaba tampoco un grupo de señoras que parecía estar haciendo la tertulia del domingo tarde, hay cosas que no cambian y es agradable comprobarlo.
 

 

 

Nos sentamos en una de las mesitas y pedimos dos refrescos. Fue curioso que el camarero nos advirtiese que no tardásemos mucho por que las mesas eran para la hora de la cena, y en previsión de que llegase más gente en un rato. Y vaya que si piensan en los extranjeros y sus costumbres de cenitas tempraneras, de hecho había una pareja sentado al lado nuestro que ya había empezado con sus platos.

Disfrutamos de la brisita que corría por la plaza y unos minutos de sombrita, se estaba la mar de bien. Al cabo de un rato, pagar la cuenta y de vuelta al coche que aún nos quedaba un poquito menos de la mitad de camino hasta Palma, pero no había prisa ninguna que para eso estábamos de vacaciones, ¿no?
 

Aprovechen para hacer alguna paradita durante el finde y disfrutar de algunos momentos de relax. Luego ya se verá el lunes, que de momento parece lejos :D

 


Sobre el autor

Entradas relacionadas

9 Comments on “Paradita

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Muy chulas tus fotos de Mallorca, verdaderamente reflejan un ambiente tranquilo de pueblito pequeños donde se respira paz y sosiego. Este finde estamos de Carnaval, así que aprovecharé para ver la rue de mi pueblo. Buen finde !!!

    Responder
    1. Aunque no paramos demasiado tiempo, mereció la pena ese ratito. Seguro que de habernos quedado más rato, hubiéramos encontrado alguna cosita interesante.

      Buen finde carnavalero!

      Responder
  3. Un domingo por la tarde en un pueblo y con buen tiempo es sinónimo de relax, de hacer una paradita a tomar algo, escuchar a la gente del pueblo conversar, etc.
    Intentaba adivinar el pueblo pero es imposible, se parece a tantos ;)
    Algún sitio secreto habrá en HK para hacer una paradita aunque no sea lo mismo. Buen finde!!

    Responder
    1. Quería haber puesto el nombre del pueblo pero por más que he mirado las fotos no veo ninguna donde salga el nombre. Igual si miro por Gmaps la carretera que cogimos, aunque como se parecen muchos, ufff…

      En HK algún sitio alejado del ruido, los hay. Me conformo con perderme por alguna calle de Kowloon cuando el sol empieza a esconderse o hacer alguna ruta de hiking y desconectar en la montaña.

      Responder
  4. Es increíble que hasta en sitios así, en los que parece que no pasa el tiempo y que están “alejados de todo” estén tan mediatizados por cosas como el turismo… A mi me da rabia porque lo lógico sería que los turistas se amoldasen al sitio que visitan y no alrevés (incluso como turista es lo que me gusta hacer, pero bueno…)
    De todas formas, parece un sitio tranquilo y agradable :)

    Responder
    1. Un sitio genial para sacar fotos y luego tomar algo fresquito. Si que me sorprendió que el camarero como si tuviera prisa, no eran ni las 6 de la tarde, pero tampoco nos lo tomamos a mal. Y no es que la gente estuviera haciendo cola, pero imagino que lo diría para no perder de hacer negocio (sólo refresco vs. cena = más beneficio)

      Muy recomendable los pueblecitos en mitad de la carretera que invitan a pararse un poquito.

      Responder
  5. Mira que me j*** cuando me dicen eso de que no tarde que las mesas son para los almuerzos o cenas… si por mi fuese, me levantaba y me iba sin tomarme nada… ya veo que tu te lo tomas mejor, pero es que yo soy muy chunga, jajaja

    Responder
    1. Si que reconozco que me chocó al principio, pero viendo que era nuestra única opción en ese momento y sabiendo que no estaríamos mucho, pues no nos afectó. Pero más que nada, por la hora que era y con lo tranquilo que estaba, no sé si es que esperaban una afluencia masiva de turistas para cenar en un rato. En fin…

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *