Archivo para: agosto 2012

Día en Shenzhen

El pasado sábado me sugirió mi novia que en vez de quedarnos por Tung Chung como solemos acostumbrar o sino irnos hasta Tsing Yi, hacer un plan distinto de sábado. Había cogido anteriormente una guagua que va directa desde Tung Chung y hasta Huang Gang en Shenzhen, un trayecto que apenas una hora se hace. Un viaje muy rápido e incluyendo el paso tanto por la inmigración de Hong Kong como la consiguiente de China. Lo mejor es poder comprar el billete de ida y vuelta que nos sale 100HK$, pudiendo coger la última guagua que sale a las 22.15 horas. Salen en intervalos de media hora desde bien tempranito en la mañana.

De primeras, iríamos a almorzar a un restaurante de comida del norte de China y luego ya por la tarde y para dar un paseo nos acercamos hasta Dongmen (東門) que es una popular zona comercial. Y allí nos dedicamos a callejear un poco viendo lo que nos podía ofrecer. A primera vista, muchas tiendas de ropa y algunas cadenas de comida rápida como KFC, McDonalds o también Ajisen Ramen; entre otras.

La gente, sin llegar a abarrotar la calle, fluye de un lado a otro. Conforme el tiempo pasa, hay momentos que hay más tráfico de gente y de repente alguna unidad de la policía irrumpe haciéndose hueco. Todo hay que decir que la zona estaba bien protegida, no obstante siempre conviene con un sexto sentido para prevenir.

Y no sólo estuvimos en la calle, sino otro de los puntos fuertes son algunos centros de tiendas con varias plantas. Lugares para estar fresquito a salvo de calor mientras se va curioseando los distintos puestos. La disposición habitual de algunos de estos sitios suele ser y que es un paraíso para ellas:

- Planta baja: productos electrónicos, fundas para móviles, dvd´s…
- 1ª planta: accesorios, bisutería, complementos, textil.
- 2ª planta: más textil, calzado…
- 3ª planta: salones de belleza, manicura y pedicura, extensiones de pelo..

A partir de esta planta ya no seguimos subiendo ya que no era de nuestro interés, además, una señora un poco insistente perseguía a mi novia para que se hiciera un tratamiento de uñas.


 

Mejor irnos a la planta baja y echarle un ojo a los cacharritos electrónicos. Tal que así, salí con una funda nueva para el móvil y con un protector de pantalla, al módico precio de 5 euros. La verdad que nada mal, porque en Hong Kong no conseguía encontrar aún ninguna y la que tenía fue a través de eBay, pero de una empresa de HK; curiosamente en las tiendas físicas todo lo que hay se lo reparten entre iPhone 4 y el Galazy SIII, ominpresentes.

No sabría calcular el tiempo que estuvimos, pero desde luego que uno larguito porque entre lo que mi chica iba mirando esta tiendita y la otra, ropa aquí, complemento allá. Yo mientras tanto iba a la caza de alguna wifi abierta y así entretenerme :D Hasta que volvimos a la calle y con ganas de tomar algo fresquito, nos acercamos a una tienda taiwanesa de té con leche.

Ni tan mal el vasito, la pena que me durase a mi tampoco y luego tuviese que robarle un poquito a mi chica. Menos mal que inicialmente sólo nos ibamos a pedir uno para compartir, pero terminamos optando por uno para cada uno.

Otro de los aspectos que me gustó, fue la comida callejera. Un sitio en especial que estaba de bote en bote (eso significaba algo) y su especialidad eran los pinchitos, tanto de ternera como de cordero y sin faltar las clásicas bolitas tipo takoyaki.

Los pinchitos estaban de vicio y de precio tirados, dos por 1 euro. Tal es así que nos quedamos con ganas de repetir, pero mejor quedarnos con hueco para más tarde.

Más que un día completo, digamos que fue como medio pero que se aprovechó bastante. Nos lo tomamos con calma paseando, viendo tiendas, comiendo en sitios nuevos y a buen precio. Parece mentira que en el tiempo que lleve en Hong Kong y quedando Shenzhen a pocos pasitos, no haya ido más veces, pero ya sabemos que es lo que pasa cuando llega el fin de semana. Uno se acomoda, prefiere moverse menos y sinceramente, no motiva el ir a Shenzhen pero creo que será de que uno le coja el gustillo.

Por lo pronto no tenemos planes inminentes de volver pero es una buena opción para desconectar de Hong Kong por uno o dos días, y quien sabe si hacer noche allí que el alojamiento es razonable para ver más de la ciudad.

El pasado sábado me sugirió mi novia que en vez de quedarnos por Tung Chung como solemos acostumbrar o sino irnos hasta...

Leer más »

Al acecho

Se mezclan entre la gente, pasan desapercibidos. Bien se quedan en una zona delimitada durante unas horas o bien van cambiando de zona poco a poco a lo largo del día. Para los que viven aquí no es nada sorprendente y estamos habituados, pero para el turista recién llegado a la ciudad, son una nueva especie a descubrir. Los vendedores de la zona de TST pueden ser bastante insistentes o igual persuasivos; creo que depende en qué momento les pille y cómo se lo tome cada cual. Al cabo de unos días de recorrer la zona, ya son familiares y basta un simple gesto para que sepan que no estamos interesados.

¿Qué nos pueden ofrecer? La frase típica es: “Copy watch, copy Rolex, copy handbag”. Artículos como son los relojes y los bolsos, tienen mucho tirón y hay gente que va buscando llevarse imitaciones a un buen precio digamos, aunque esto en Hong Kong a veces no es tarea fácil y el mercado está un poco más escondido en comparación con el resto de China. Tampoco nos podemos olvidar de los sastres con sus trajes y camisas a medida en cuestión de 24 horas; la ciudad también tiene fama por ello.


 

En el eje comercial que es Nathan Road se suelen situar. Allí en las esquinas de las perpendiculares, cuando uno menos se lo espere. Al fondo, uno de los edificios emblemáticos de esta calle. Por cierto, hay que ver menudo lavado de cara y ahora hasta tiene leds de colores y todo :)

Yo por mi parte aún no he experimentado el visitar alguna de sus tiendas, algo que de momento no me llama. Sin embargo, nunca está de más saber alguna tienda recomendada en caso de que vengan visitas, siempre dispuestas a hacer algunas compras. Tiene que ser toda una experiencia dejarse llevar por uno de ellos.

Se mezclan entre la gente, pasan desapercibidos. Bien se quedan en una zona delimitada durante unas horas o bien van cam...

Leer más »

Espaciarse

Hay momentos en los que el espacio de las oficinas o las viviendas no es suficiente y se tiene que optar por soluciones externas. La falta de espacio lleva a que los almacenes sean una solución, digamos económica para guardar aquellas cosas que no son necesarias durante el día a día. Bien es cierto que con el paso de los años, se acumulan objetos y/o documentos que sólo ocupan espacio pero por una razón u otra, queremos seguir manteniendo. En el caso de los documentos, es un caso más delicado sin duda.

De unos años para acá, el negocio de los almacenes parece que ha ido floreciendo más y más. Por necesidades de la oficina, hará como unos 3 años que nos vimos en la situación de buscar uno para guardar algunas cajas de material y que abultaban mucho en la oficina. Después de mirar en varios sitios, la ubicación que me pareció más idónea fue en Chai Wan que queda justo al final de la línea de metro de la isla de Hong Kong con lo que es de fácil acceso. Una zona industrial principalmente donde se concentran empresas de reparación de vehículos, empresas de distribución y como no, edificios de varias plantas o enteros en los que se albergan empresas que alquilan almacenes.

Podemos encontrar espacios muy diversos, eso según el volumen de cosas que vayamos a guardar. Una forma cuadrada o rectangular siempre facilita las cosas, aunque si nos toca una columna de por medio o el techo sea un poco más bajo, pues nos quitaría un poquito de espacio. Por lo general, tienen buena altura con lo que a pesar de que el espacio sea estrechito, siempre podemos darle hacia arriba. Importante el tema del aire acondicionado y/o deshumidificador, que es un añadido.


 

En el cartel se anuncia que podemos tener nuestro almacén desde tan sólo 10 HK$ (1 euro al mes), esto en el caso de alguna pequeña taquillita. Si queremos meter cosas de mayor tamaño, el precio sube considerablemente pero dentro de unos márgenes razonables.

Personalmente con las cosas que tenemos en casa, no nos hemos visto en la situación de hacer uso de este tipo de almacén pero quien sabe si un día decidamos hacer uso de ellos. Suerte que no somos de acumular demasiado, pero me imagino otras familias algo más numerosas, esta solución es más que idónea. Creo que en España no llega a ser tan popular este servicio, ya que por lo general los pisos/casas son de mayor tamaño, pero podría ser un negocio de futuro.

Como referencia dejo algunos enlaces de las empresas que he estado mirando. Gran cantidad de ubicaciones tanto en la isla de Hong Kong como en Kowloon o los Nuevos Territorios. Variedad de edificios, espacios y muchas a pocos metros de las estaciones de metro. Sólo queda escoger la que más se adapte a nosotros.

- SC Storage.
- Minico.
- Store Friendly.
- The Store House.

Hay momentos en los que el espacio de las oficinas o las viviendas no es suficiente y se tiene que optar por soluciones...

Leer más »

El jardín escondido

Haberme quitado la espinita de ir a Wong Tai Sin hizo que la visita fuera muy pausada, disfrutando cada rincón del recinto. Nos esperaba alguna sorpresa agradable, y es que tras cruzar el arco de la última foto de esa entrada, es como si nos hubiésemos trasladado de lugar, aunque no podemos obviar la presencia de algunos sitios de los alrededores. Giramos a la izquierda, recto y subimos por este puentecito. Nos encontramos en medio de un estanque en el que se alternan los tramos de escaleras y con tramos de puente serpenteantes, muy del estilo tradicional en zig-zag.

La vista desde un poco más arriba nos da una idea mejor del paisaje. Estatuas de piedra en forma de dragones adornan el estanque y muchas plantitas dan su nota de color con distintas tonalidades de verde.

También llaman la atención algunos símbolos como son este del ying-yang y otro con las iniciales del templo: SSK – Sik Sik Yuen.


 

Muchos rinconcitos en los que uno se puede refugiar del sol mientras se rodea de plantitas muy diversas. Es justo allí donde tienen como un pequeño invernadero y las cuidan.

Mientras tanto la gente aprovecha los banquitos para descansar. Por suerte, creo que poca gente conoce la existencia de esta zona del templo y en parte se agradece el poder disfrutar de esa tranquilidad.

Pero no todo acaba aquí, sino que este jardín aún tiene más cosas que ofrecernos. Un pequeño riachuelo que conecta con el estanque. Sigamos escalones arriba para ver hasta donde nos llevan..

Y para nuestra sorpresa, descubrir que hay un nuevo estanque pero éste con cascada incluida. El lugar no tiene desperdicio desde luego.


 

Poco a poco el recorrido empieza a descender ligeramente, pasando a través de una formación rocosa que nos llevaría hasta el “Muro de los Nueve Dragones”. Situado justo en la parte trasera de la zona principal del templo donde la gente hacía sus ofrendas. Habíamos dado la vuelta al templo y el olor a incienso se podía percibir ligeramente.


 

Antes de abandonar la paz del jardín y volver a fluir con el resto de turistas, una última parada. Otro sitio perfecto bajo la sombra, echar alguna monedita al agua y divertirse con algunas de las tortuguitas que habitan en el estanquito.

Algunos no dudaron en meter la mano ante la atenta mirada del resto :)

Tan sólo nos queda echar una monedita y pensar que nos traiga buena suerte para el futuro cercano. Sino, también podemos recurrir a algunos de los adivinos que hay en los alrededores; igual por una módica cantidad, pero mientras tanto lo dejamos en el aire.

Muy completita la visita y con un poco de todo, en armonía. Buen lugar Wong Tai Sin para perderse unas horitas.

Haberme quitado la espinita de ir a Wong Tai Sin hizo que la visita fuera muy pausada, disfrutando cada rincón del recin...

Leer más »

En familia

¿Qué significan las vacaciones? Para mi es: familia, amigos, descanso y buen comer. No hay nada que más le apetezca a uno que el poder ir a esos sitios de siempre y en buena compañía, en este caso la de mi hermana. También iba a venir su novio pero le salió un trabajo de última hora con lo que no pudo venir, lástima porque nos hubiera echado una mano con la comidita que pedimos.

Después de haber estado de relax en el sur de la isla, tocaba regresar a Santa Cruz. Era sábado y el día perfecto para organizar una cenita. Llamé a mi hermana, concretamos la hora y la pasé a recoger por su casa. Dicho y hecho tiramos para el norte de la isla a recordar buenos tiempos y un sitio que tiene mucho fama, sobre todo por sus platos preparados con champiñones.

Hacía la tira que no iba y le hacía mucha ilusión poder ir después de unos cuantos años. Inicialmente como contábamos con que viniese su novio, pues nos esperamos a que llegase para así pedir todos juntos y mientras tanto le íbamos dando al panito con salsa.

 

Al quedarnos tan sólo nosotros dos para cenar, llegó el momento de pedir la comida. Fuimos de cabeza a los platos clásicos, pero que tanto gustan. Tales como: queso frito con mojo verde y otro con salsa de arándanos. Nos dejamos llevar por la emoción y nos daríamos cuenta que el haber pedido dos quesos fue pasarse y luego nos pasaría factura; pero nada, con calma que no había prisa ninguna. Nos pusimos al día después desde la vez anterior cuando había ido en Navidades y disfrutando de una cenita de hermanos :)

Casi a la par llegaba una platito (media ración muy bien servida) de champiñones rebozados con salsa de aguacate, una de las especialidades. Tan buenos como los recordábamos, este plato nunca falla. Y el toquecito de limón le añade ese puntito de sabor extra que conjunta muy bien con el rebozado.

Igual piensan que no era demasiada comida a estas alturas, pero también el haber estado dándole al pan durante el inicio de la cena, eso hizo que nos costase llegar con fuerzas para el plato principal de la noche: solomillo de cerdo con cebollita frita. Una bandejota en toda regla, bien acompañado de papitas fritas y pimientos de padrón. Un espectáculo no sólo para la vista sino para el paladar.

Llegó un momento que nos miramos diciendo: “¿puedes más? en plan, estamos aboyados de comida”. Lo mejor que hicimos fue llevarnos a casa lo que nos sobró del solomillo, buen provecho le sacaría mi hermana al día siguiente. Y con huequito para un café más que sea, que luego tocaba conducir unos kilómetros hasta Santa Cruz. Más que satisfechos nos quedamos, sin lugar a dudas.

Una muy buena recomendación, no sólo para cenar sino almorzar. Con trato agradable, menú completo y platos más que bien servidos. Para nosotros siempre ha sido una apuesta segura. Y para más señas les dejo la dirección un poquito más abajo.


 

Y porque no sólo hay comida asiática en el blog; uno tira para lo de su tierra también, y el mejor momento es de vacaciones, fuera preocupaciones y a la vuelta ya lo quema uno haciendo algo de dragonboat o lo que se tercie.

¡Buen provecho y buen finde!

 

¿Qué significan las vacaciones? Para mi es: familia, amigos, descanso y buen comer. No hay nada que más le apetezca a un...

Leer más »