Reciclaje electrónico

Primeramente antes de iniciar el reciclaje, siempre se le puede dar más uso si cae en las manos adecuadas. En sitios como en Sham Shui Po, podemos encontrar en los mercadillos cacharros electrónicos de todo tipo. Como buen centro de compras de electrónica, ¿se imaginan la cantidad de miles de aparatos que se mueven al año? La renovación tecnológica, y especialmente de dispositivos como móviles, ordenadores o televisiones está a la orden del día; no obstante ya sabemos que cada aparato tiene un ciclo de vida totalmente distinto y un mejor o peor aprovechamiento por varios dueños hasta que le llega el momento de pasar a mejor vida y es momento de iniciar el reciclaje electrónico.

Hay empresas especializadas que se encargan de recoger los cacharros, aunque también hay gente que trabaja de forma independiente al igual que aquellos que recogen latas de aluminio, vidrio o cartones. Aunque parezca mentira, a fecha de hoy Hong Kong está un poco rezagado en lo que a reciclaje se refiere y por ello se ve más presencia de carteles como el de a continuación.

wpid-imag3321.jpg

Sumar esfuerzos para que la gente esté concienciada a la hora de reciclar y lo haga casi sin pensar. Los anuncios como este son necesarios y también acompañados de algunos de anuncios por televisión o incluso su difusión por un canal de YouTube como otras campañas de: prevención de accidentes laborales, buena conducción o construcción de estructuras ilegales entre otros, y acompañado siempre de un guiño simpático puesto que hay que dar ejemplo a los más pequeños también. Un medio ambiente mejor pasa por seguir mejorando el reciclaje electrónico de la ciudad y contribuir cada uno de la mejor forma posible.

La velocidad a la que se mueve el mundo de la tecnología y más en el apartado gadgets es algo imparable pero si que hay formas para dar un mejor aprovechamiento a aquellos dispositivos que aún pueden ser útiles en otras manos. Venderlos de segunda mano es una opción, donarlos a una ONG también ayuda y como última opción, reciclaje que contribuya a futuros dispositivos que se beneficien de ello.

Primeramente antes de iniciar el reciclaje, siempre se le puede dar más uso si cae en las manos adecuadas. En sitios como en Sham Shui Po, podemos encontrar en los mercadillos cacharros electrónicos de todo tipo. Como buen centro de compras de electrónica, ¿se imaginan la cantidad de miles de aparatos que se mueven al año? La renovación tecnológica, y especialmente de dispositivos como móviles, ordenadores o televisiones está a la orden del día; no obstante ya sabemos que cada aparato tiene un ciclo de vida totalmente distinto y un mejor o peor aprovechamiento por varios dueños hasta que le llega el momento de pasar a mejor vida y es momento de iniciar el reciclaje electrónico.

Hay empresas especializadas que se encargan de recoger los cacharros, aunque también hay gente que trabaja de forma independiente al igual que aquellos que recogen latas de aluminio, vidrio o cartones. Aunque parezca mentira, a fecha de hoy Hong Kong está un poco rezagado en lo que a reciclaje se refiere y por ello se ve más presencia de carteles como el de a continuación.

wpid-imag3321.jpg

Sumar esfuerzos para que la gente esté concienciada a la hora de reciclar y lo haga casi sin pensar. Los anuncios como este son necesarios y también acompañados de algunos de anuncios por televisión o incluso su difusión por un canal de YouTube como otras campañas de: prevención de accidentes laborales, buena conducción o construcción de estructuras ilegales entre otros, y acompañado siempre de un guiño simpático puesto que hay que dar ejemplo a los más pequeños también. Un medio ambiente mejor pasa por seguir mejorando el reciclaje electrónico de la ciudad y contribuir cada uno de la mejor forma posible.

La velocidad a la que se mueve el mundo de la tecnología y más en el apartado gadgets es algo imparable pero si que hay formas para dar un mejor aprovechamiento a aquellos dispositivos que aún pueden ser útiles en otras manos. Venderlos de segunda mano es una opción, donarlos a una ONG también ayuda y como última opción, reciclaje que contribuya a futuros dispositivos que se beneficien de ello.

Sobre el autor

Entradas relacionadas