Categoría:Restaurantes

Cena japonesa

Tarde noche de un viernes y el fin de semana que comienza a coger forma. Mi novia y yo habíamos decidido ir a ver la última entrega de Misión Imposible, y teniendo tiempo de sobra para dar una vuelta por los alrededores de la estación de Mongkok Este después de salir del trabajo. Como la película no empezaba hasta las nueve y media podíamos cenar tranquilamente sin prisas pero ya se pueden imaginar cuando es la hora pico la mayoría de restaurantes están bastante llenos y eso implica que tengas que hacer cola para conseguir mesa. Siempre hay sitios más populares que otros, así que el café que teníamos en mente para ese día tuvimos que descartarlo y cambiar a cena japonesa.

Anteriormente habíamos estado en Sen-ryo pero esta vez le dimos la oportunidad a otro restaurante, en la misma planta, que lleva abierto más bien poco y lo mejor de todo es que la cola no era tan larga o al menos tuvimos suerte antes de que empezase a llegar más gente. En lo que estábamos en la cola fuimos aprovechando para darle un vistazo al menú y así tener una idea de los platos.

Finalmente la espera no fue tan larga, diría que de unos 15 minutos. Nos llevaron hasta la mesa y lo primero que pasó por mi mente, me apetece pedir una cerveza, y es que había visto unos carteles en las paredes sobre una marca de Okinawa que me llamó poderosamente la atención. Así que dicho y hecho, una caña para mi y mi novia pidió un smoothie de frambuesa. La cerveza de gusto muy suavecito, nada fuerte y que vino muy bien para asentar el estómago.

IMAG1594

La elección de platos fue bastante rápida aunque nos reservamos para luego en caso de que las raciones no fuesen muy grandes pero la verdad que los platos que pedimos estaban bien servidos, así que nada que objetar :) Por un lado un plato de sashimi variado y por el otro una ternera salteada con un toque de wasabi (la carne estaba un poco escondida con las verduritas).

IMAG1597

A continuación vendría un okonomiyaki con fideos dentro, y un plato que si dio para bastante. Entre dos personas se come bien pero incluso para compartir entre cuatro y añadiendo algunos platos más, viene genial. Diría que es el plato que más nos gustó, aunque ojo, que la carne y el sashimi anteriores también estaban gustosos, pero sin duda el okonomiyaki me ganó el paladar, jeje.

IMAG1598

Como lleva poco tiempo abierto, aún no hay demasiadas recomendaciones en Foursquare. Yo aproveché para dejar mi recomendación del okonomiyaki. Otra de las cosas que me apuntaré para la próxima será la tortilla con queso, una mesa cerca nuestro la pidió y tenía muy buena pinta. Una cena japonesa siempre entra bien, ¿no les parece?

Antes de despedirme por esta vez, les dejo el enlace del restaurante en cuestión: Royal Grill Ginji. Seguro que después de esta primera buena experiencia, volveremos a repetir en otra ocasión si estamos por los alrededores y siempre y cuando la cola no sea demasiado larga.

¡Buen fin de semana a todos! veremos lo que sigue dando de sí el recién estrenado mes de Agosto.

Tarde noche de un viernes y el fin de semana que comienza a coger forma. Mi novia y yo habíamos decidido ir a ver la últ...

Leer más »

Paella y sangría

Teniendo esos días festivos en la pasada Semana Santa, había que aprovechar el buen tiempo para salir de paseo y disfrutar de un almuerzo en condiciones. De eso que me acordaba de haberle mencionado a mi novia sobre un restaurante español en Tsim Sha Tsui que tenía en mi lista de pendientes desde hace tiempo. Con la cantidad de gente que salía de vacaciones, seguro que no tendríamos problemas para asegurarnos la reserva el día antes por la noche, y así fue. La chica que me atendió por teléfono me comentó que el formato del almuerzo era tipo buffet para los aperitivos y luego un plato principal a elegir, así que para ir con calma hice la reserva a eso de las 12.30 del mediodía.

Así que, para allá nos fuimos al día siguiente, y mejor imposible la ruta de guagua que cogimos puesto que la parada está justo en frente de casa y nos dejaba a pocos metros del edificio donde se encuentra el restaurate que es el centro comercial “The One” en pleno Nathan Road; un poco más abajo les dejaré el mapa con la ubicación como referencia.

La mesa nos esperaba, cerquita de la cristalera y con vistas parciales a la zona comercial asomando el skyline de fondo, otro de los atractivos de este restaurante que lo hace ideal para tomar algún cóctel en la terracita que tiene fuera mientras se contemplan las vistas y especialmente de noche.

En lo que nos miramos el menú para elegir el plato principal y luego al de beber; finalmente pedimos una jarrita de sangría y mientras tanto nos acercábamos a la zona del buffet para ir cogiendo un poco de ensalada, embutidos y algunas tapas variadas. La verdad que estaba bastante surtido y en especial nos gustaron una tapa de chorizos junto con una de mejillones con una salsita muy sabrosa y una ensalada templada de pollo con verduritas. En lo que respecta al ambiente del restaurante, se estaba genial porque no había demasiadas mesas y con una ligera música de ambiente.

IMAG1505

Después de dos rondas en el buffet creo que era el momento de dar paso al plato principal y pues como no, tuve que decantarme por la paella y ciertamente hacía bastante que no comía. Y no es que sea un especialista en paellas, pero ya de aspecto me gustó de entrada pero de sabor me gusto aún más, tenía buen puntito y el arroz no estaba ni demasiado seco ni caldoso. Por parte de mi novia, ella se pidió un salmón a la plancha pero coincidió conmigo que la paella había resultado una buena elección.

IMAG1508

No se crean que el almuerzo había acabado aún puesto que aún faltaba una selección de postritos acompañado del café. Un buen punto y final para el almuerzo aunque si que eché de menos que no tuviesen al menos una cremita catalana para ser perfecto, pero en líneas generales quedamos bastante satisfechos con la calidad de la comida y la atención recibida. Quizás para la próxima ocasión lo suyo sea ir de cenita a ver qué tal se portan.

¡Buen fin de semana a todos y que lo disfruten con los cinco sentidos!

Teniendo esos días festivos en la pasada Semana Santa, había que aprovechar el buen tiempo para salir de paseo y disfrut...

Leer más »

Si que apetece

Aunque haya días en los que el sol siga calentando, es por las tardes cuando ya refresca y es que amigos, es lo que toca para esta época del año. A veces uno se confía por la mañana y luego en el trayecto de vuelta a casa echa en falta el no tener un poco más de abrigo y especialmente en sitios donde el aire acondicionado no da tregua. Uno ya está acostumbrado a estos contrastes pero tampoco hay que jugársela porque el cuerpo de uno no siempre está con el mismo nivel de defensas :)

A la hora del almuerzo los hábitos cambian un poco y el cuerpo pide platos de comida de esos que provocan somnolencia después de tomarlos y sin duda el ramen es una opción más que recomendable para entrar en ese estado de confort. Si el año pasado les comentaba sobre un establecimiento que está muy cerquita de la oficina, tan sólo tendremos que acercarnos al vecino barrio de Wan Chai donde la oferta gastronómica aumenta de forma considerable y quieras que no a la vuelta uno va haciendo una mejor digestión.

Lo bueno de este sitio es que nuestro ramen lo podemos personalizar según nos guste más:

  • Consistencia de la sopa.
  • Grado de cocción de los fideos.
  • Cómo queremos el huevo.
  • Si queremos añador cebollino o no.
  • O bien si queremos sustituirlo por millo.

Y por si fuera poco, podemos elegir entre varios tipos de ramen. Mi elección fue el clásico de miso, sopa de consistencia ligerita y fideos de textura media, junto con el resto de añadidos que son estándar. Una buena ración y a la que podemos añadir un platito adicional de gyozas que viene perfecta para compartir si se va con alguien más, como era esta ocasión.

ramen
 
gyoza

El cuerpo no dice que no a tan buen menú como este y después estaremos listos para retomar nuestra actividad de vuelta a la oficina, o bien con la ayuda de un cafecito de por medio, que todos nos conocemos las horas bajas después del almuerzo y más después de una bañera como esta 😀

El sitio es de lo más pequeñito pero muy acogedor; no es de extrañar que vean a gente sentada por fuera puesto que en su interior apenas caben 4-6 personas, desde donde se pueden sentir mejor los aromas de la cocina. Para mi la mejor hora para ir es pasadas las 2 de la tarde, nada de agobios de la hora punta.

Lo dicho, a disfrutar de buena comida en un sitio acogedor e ir preparándose para las fiestas navideñas que están a la vuelta de la esquina. También aprovechar para desearle a mi padre muy feliz cumpleaños en el día de hoy, y conociéndolo disfrutará de un buen almuerzo o cena en compañía de mi madre, aunque seguro que no un ramen jaja.¡Feliz fin de semana y buen provecho!

Aunque haya días en los que el sol siga calentando, es por las tardes cuando ya refresca y es que amigos, es lo que toca...

Leer más »

Cena coreana

Domingo por la tarde después de haber estado de paseo entre la isla y parte de TST, dudando entre qué hacer de cenar cuando llegásemos a casa o bien aprovechar para cenar algo por la zona. ¿Opciones? pues la verdad que en la zona no nos falta de nada, dentro de la variante asiática tenemos: chino, japonés, indio, coreano y más, tampoco nos podemos olvidar de la cocina europea que también tiene buena representación.

Después de pensarlo un poco, la opción con más fuerza fue la del coreano y también porque hacía una semanas atrás que mi novia había probado uno con unas compañeras del cual había salido bastante satisfecha, así que era buen momento para repetir y de paso conocía yo el sitio.

A la hora de pedir podemos decantarnos por pedir bien sean platos sueltos o bien elegir unos de los menús en los que podremos probar de todo un poco y si vamos con más gente pues no saldrá más a cuenta. Esta vez éramos sólo dos pero como teníamos ganitas de comer, creo que podríamos con todo. El menú que elegimos constaba de 6 platos: sopa, arroz a la piedra, fideos, carne de ternera, carne de pollo y verduritas.

IMAG1167
IMAG1168

Como comentaba dentro del menú había arroz a la piedra (Bibimbap) y fideos con ternera (Bulgogi Japchae). Dos clásicos de la cocina coreana que no hay que dejar de probar.

IMAG1170
IMAG1169

Para terminar, nada mejor que te traigan un digestivo bien fresquito. Con hielito a modo de granizado y la bebida que es a base de un vinagre de frutos rojos (Hongcho), muy refrescante y lo mejor para calmar el fuego interior. Ya saben, para mantener el equilibrio.

IMAG1173

Para que no se pierdan dando vueltas por la zona, la dirección aquí debajito. Está metido en el portal, pero justo en la entrada hay un mostrador con una chica que nos mostrará el menú; siempre hay momentos para pensárselo antes de entrar y volver luego si finalmente nos hemos decidido. Yo digo que entren de cabeza porque la comida lo merece sin duda y las fotos anteriores hablan por sí solas :)

Domingo por la tarde después de haber estado de paseo entre la isla y parte de TST, dudando entre qué hacer de cenar cua...

Leer más »