Los restos de Kowloon

Lo que hoy en día es un parque, antes era mucho más que eso. Tras haberme podido hacer con la reimpresión del libro, está claro que le debía una visita al lugar donde reposaba el conglomerado de edificios que conformaban la “Ciudad Amurallada de Kowloon”. Parece mentira que ya hayan pasado 20 años desde su demolición y posteriormente se construiría el parque que es protagonista del post de hoy.

Para llegar hasta allí opté por coger la línea verde de Kwun Tong y pararme en la estación de Lok Fu, desde allí hasta la zona de Kowloon City son unos 10 minutos de paseo hasta que nos encontramos con una de las entradas de un parque adjunto que inicialmente me despistó al hacerme pensar que se trataba del parque en honor a la antigüa ciudad.

aerial

Un poquito más adelante me encontré con uno de los accesos al recinto. Un parque de inspiración china con galerías, estanque de agua y distintos caminos que nos irán llevando hasta el centro.

enter
steps
camino
Zz
pasillo
patio

Creo que hice bien en ir por la tarde-noche porque el ambiente era de lo más tranquilo y me crucé con muy pocas personas por el interior. Gente paseando o sentada en un rincón disfrutando de un descanso mientras escuchaban las noticias con un pequeño transistor.

rombo

Por momentos unos se olvida del resto del mundo por la tranquilidad del lugar y una vez dentro, dentro apenas se escuchan ruidos del exterior. Como mucho algunos sonidos de gente que juega en una canchas de baloncesto en los alrededores del parque. Un poquito más a lo lejos, algunos edificios residenciales al acecho.

esquina

Tras pasar este arco estamos un poquito más cerca del pequeño museo que sirve de homenaje a la historia del lugar. Un pabellón central con murales a los laterales con notas explicativas e incluso algunas maquetas.

muro
 
dentro

La historia se remonta al año 1800…

mural
mini
 
frente

Y yo que pensé que iba a ser más pequeño pero la verdad es que no. Da para perderse durante un buen rato.

mapa

Y a modo de despedida, nada mejor que una réplica de la ciudad hecha en metal.

miniatura
 
pilares

Espero que les haya gustado este recorrido por el parque de la “ciudad amurallada de Kowloon”. No creo que esté dentro de muchos de los itinerarios turísticos de la ciudad, pero como suelo decir, es uno de esos sitios recomendables para todos aquellos que quieran conocer un poquito más del Hong Kong de antes. Y todo lo que queda por contar..

Lo que hoy en día es un parque, antes era mucho más que eso. Tras haberme podido hacer con la reimpresión del libro, est...

Leer más »

Campo verde

Una zona que antes era una desconocida para mi pero que he ido podiendo descubrir de la forma más sana posible que es corriendo. Cuando uno se va atreviendo con distancias más largas y también llevado por la curiosidad, siempre está el afán de llegar un cachito más allá. Quizás uno de los inconvenientes de este trayecto es que al discurrir a lo largo de una carretera bastante transitada pues puede ser un poco molesto por el tráfico, pero si vamos por la tarde-noche es todo un remanso de paz. Preferiblemente es ir de día para conocer mejor cómo es el camino y luego saber orientarse mejor si decidimos ir de noche.

Así que. hace un par de semana decidí salir en dirección hacia Shau Tau Kok, una localidad que es fronteriza con la cercana Shenzhen y es que de hecho hay una zona dentro de la misma que sólo se puede acceder si uno tiene un permiso para ello. Aún tengo que indagar para dar con este permiso, puesto que hay minibuses que salen desde Fanling hacia allí y lo suyo sería poder entrar para ver los alrededores.

image

La carretera no es enteramente plana y tiene un ligero repecho para luego volver a llanear durante unos kilómetros más. Llegados a este punto es cuando estamos más en contacto con campo abierto y se nota al respirar el aire. Los días de lluvia que son algo más habituales dotan de un verdor adicional el campo y ese olor a tierra mojada es algo tan característico; sienta bien el poder disfrutar así de la naturaleza.

image

Las pequeñas aldeas se van sucediendo también a lo largo del camino, pequeños núcleos de población y que son ideales para disfrutar del campo. Eso sí, bien tienes coche o moto para llegar o sino te toca ir a golpe de guagua que tarda como unos 20 minutos hasta el centro de Fanling o Sheung Shui.

image
 
image

Y claro, los caminitos que se adentran hacia los campos de cultivo. De fondo, algunas de las montañas que conforman el parque de Pat Sin Leng (aún lo tengo por explorar). Se podrán imaginar ahora en esta época lo húmeda que puede ser esta zona, si ya lo noto yo en mi casa y eso que está más protegida con edificios cercanos. Me recuerda a la época cuando viví con mi familia una temporada en El Sauzal, y fue todo un cambio al mudarnos desde Santa Cruz.

image
 
image

La tiradita ida y vuelta son casi 20kms. pero bien merece la pena y por poquito me quedé a las puertas de Sha Tau Kok. Así que para la próxima si voy armado con el permiso podré ver un poquito más en detalle la zona justo en la frontera, seguro que promete.

Desearles un buen fin de semana, el primero de este mes de Diciembre y seguro que ya disfrutando de las temperaturas propias de esta época del año, a no ser que tengan la suerte de estar leyéndome desde el hemisferio sur que todo es posible. Disfruten del campo y la naturaleza, es una buena forma de desconectar durante este puente de la Constitución :)

Una zona que antes era una desconocida para mi pero que he ido podiendo descubrir de la forma más sana posible que es co...

Leer más »

Nostalgia (II)

Uno de esas miradas al pasado de la ciudad que trae mucha nostalgia consigo. El ver cómo se ha transformado con el paso de los años, aunque aún hay zonas que han conseguido mantener digamos intacta esa esencia, pero en cambio otras zonas que se han reinventando totalmente adaptándose al crecimiento de la población y las necesidades de la misma.

Imágenes tanto de la isla como la península, con el agua como protagonista y es que no en vano mucha gran parte de su riqueza ha venido surcando los mares hasta su “puerto fragante” (de ahí viene su nombre). ¿Se imaginan cuando los barcos venían cargados con especias y otras mercancías de muchas partes de la región asiática? A día de hoy el comercio marítimo sigue siendo importante pero ahora el que manda es el tráfico aéreo.

Les dejo para que disfruten de estas imágenes que hablan por sí mismas y con tan sólo mirarlas unos instantes nos pueden transmitir muchas historias, ¿no creen?

portada

pier

mid-levels

kowloon

jardine

hennessy

QueensRoadCentral

central

clock-tower

HappyValley

repulse-bay

aberdeen

cwb

Espero que me digan cúal de todas les ha gustado más y el porqué. También si hay más de una, mejor que mejor. Quieran o no, es también una forma de ir mirando a lo que ha dado de sí este año 2014 que en el mes de diciembre, recién empezado pero que pasa demasiado rápido. Recuerdos en color que a gusto de cada uno podremos darle nuestro toque personal con el poder de la tecnología; asombrados se quedarían los que vivían en el Hong Kong de los años 50 :)

Uno de esas miradas al pasado de la ciudad que trae mucha nostalgia consigo. El ver cómo se ha transformado con el paso...

Leer más »

Cenando ricamente

Esta última semana del mes de noviembre ha estado movidita en la oficina pero finalmente podemos decir que ha pasado lo gordo y llega el momento de la calma. Entre medias el fin de semana pasado mi novia y yo hicimos una escapadita hasta Chiang Mai, lugar en el que celebramos mi cumpleaños. El par de días que estuvimos nos dio para saborear la ciudad y quedarnos con ganas de repetir para el futuro.

Mi novia se lo tenía calladito y para la noche del sábado le había echado el ojo al restaurante Dash! del cual había leído bastantes buenas críticas. Así que ese era nuestro plan para por la noche después de haber estado recorriendo los alrededores del centro por la tardecita. Reconozco que nos costó un poquito dar con el sitio porque la distribución de las calles no la teníamos del todo clara, pero como teníamos tiempo de sobra hasta la hora de la reserva pues no hubo problema. Ubicado en una bonita casa de madera de 2 plantas, con una zona de exteriores amplia y música en directo

dash

mojito
 
mai-tai

Con eso de que habíamos picoteado algo por la tarde y apenas eran las 8 de la noche como que no ibamos con unas ganas de comer voraces. Decidimos pedir como entrante unos rollitos rellenos de gambas y acompañados de una salsita tipo satay. Y como plato principal también para compartir un curry verde de pollo junto con dos boles de arroz.

rolls

Lo mejor que hicimos no pidiendo ningún plato más porque la ración de curry estaba súper bien servida, con el punto justo de picante.

curry

Y aunque éste no sea lo que se llama un postre muy local que digamos, pero el toque dulce con un buen brownie de chocolate con helado fue inmejorable.

choco

El ambiente estaba de lo más animado, diría que el restaurante estaba casi repleto y la gente no dejaba de entrar y salir. Un servicio muy atento y eficiente, poco más se puede pedir. Además, la dueña del establecimiento que también atendía no perdía la ocasión de ir saludando a los clientes para ver si todo estaba a su gusto; muy agradable desde luego el trato.

Hasta ahora no ha habido sitio que haya elegido mi novia que no nos haya gustado, de eso no puedo quejarme la verdad y más una sorpresa así en las vísperas de mi 33 cumpleaños. ¡Todo un detallazo! Espero que les gusten las fotos tanto como nos gustó a nosotros poder disfrutar de los platos y de la noche de Chiang Mai. ¡Buen finde a todos!

Esta última semana del mes de noviembre ha estado movidita en la oficina pero finalmente podemos decir que ha pasado lo...

Leer más »