Pequeña aldea

Hace muchos años atrás digamos unos 200, el panorama era bien distinto y ni siquiera habían pasado por aquí los ingleses. Los campos de arroz predominaban, la gente tenía como ocupación principal el campo aunque también el comercio marítimo despuntaba por la buena ubicación, así es como los ingleses se interesaron por Hong Kong y convertirla en una de sus colonias.

La gente se agrupaba en clanes y habitualmente se organizaban en pequeñas aldeas amuralladas como la protagonista de este post. El clan Chan procedente de Guangdong fue el que llevó la construcción de esta aldea en el año 1786. Su nombre: Sam Tung Uk (三棟屋博物館). Un parque se ha construído alrededor de esta construcción que también hace la vez de museo contando su historia particular. Y para llegar hasta este lugar, tendremos que coger el metro de la línea roja (Tsuen Wan) y bajarnos justo al final de la misma; siguiendo las indicaciones de una de las salidas llegaremos en menos de 5 minutos.

image

Debido a la importancia histórica de esta construcción, fue catalogada como bien de interés cultural en el año 1981 y posteriormente fue llevada a cabo su restauración. La distribución se asemeja a la de un tablero de ajedrez, teniendo la sala de bienvenida, un sala de reunión y la sala de ofrendas dispuestas a lo largo de un eje central. Con cuatro viviendas individuales en el medio, y rodeada por muros en todo su perímetro.

image
 
image

Si nos adentramos por los pasillos iremos accediendo a distintas salas que se han aprovechado para exponer murales en los que encontrar detalles de cómo transcurría la vida por aquel entonces. Como muchos imaginan muchos, casi todo giraba en torno al cultivo del arroz.

El recorrido se hace en círculo bien empezando por la izquierda en sentido horario o bien a la inversa. Este es uno de los pasillos que hace de eje horizontal del conjunto.

IMG_3267
 
IMG_3298

Los campos de cultivo se extendían a lo largo del territorio, desde Shatin hasta Tsuen Wan o pasando por Ma On Shan.

image

Los utensilios que se usaban durante el cultivo y recogida del arroz, cada cual más interesante. Un proceso que involucraba muchos pasos desde su recogida, lavado, secado y finalmente poder ser consumido.

image
 
image

Sin olvidarnos otros elementos de la vida cotidiana después de la vuelta de estar todo el día en el campo. Recipientes en los que poder hervir el agua, preparar el té y también la comida. Si nos fijamos en el último elemento de esta foto se trata de una vasija como de barro en la que mantener caliente un plato de arroz y seguro con verduras o algo de carne. En la actualidad este método se sigue usando y hay algunos restaurantes especializados en este tipo de plato “arroz a la piedra” o en vasija de barro (stone pot o clay rice).

image

El lugar de descanso tras una larga jornada de trabajo.

image

Una muy buena labor de restauración realizada para conservar esta edificación con tanto valor histórico y de los orígenes humildes de lo que es ahora la gran urbe. Uno de los detalles que más me gustó fue el techado, una labor minuciosa la de las capas de tejas y en distintos niveles. Madera, piedra y cerámica todos en armonía.

image
 
image

Otra de las joyas que merece ser recorrida con calma, que aunque desde fuera nos parezca un tanto pequeña pero las apariencias engañan y yo me tomé una hora que se me pasó volando entre que iba viendo con detalle los textos y figuras expuestas en las estancias. Disfruté mucho de la visita y conociendo esos detalles históricos que tanto me gustan.

Hace muchos años atrás digamos unos 200, el panorama era bien distinto y ni siquiera habían pasado por aquí los ingleses...

Leer más »

Minibuses

Siempre he comentado las excelencias del servicio de transporte en la ciudad, y no toda la gloria se la lleva el metro (MTR) sino también la comunicación entre muchos puntos se complementa con los servicios de guaguas y minibuses.

Si nos centramos en estos últimos, estos son los que unen rutas entre puntos algo más alejados de las vías principales, digamos que algunos barrios, zonas residenciales o también polígonos industriales. La ventaja es que se trata de vehículos que albergan un máximo de 16 pasajeros y tienen flexibilidad a la hora de parar a lo largo de la ruta que recorren a parte de las paradas establecidas. Muy prácticos y rápidos, aunque a veces algunos de los conductores les guste dárselas de piloto de rally.

Trayectos como los de Sai Kung o Shek O pueden ser algo moviditos, agarrarse que vienen curvas, jeje.

image
 
image

Para más referencias, aquí tienen la lista completa de rutas que cubren estos minibuses. Se darán cuenta que no sólo hay de color verde sino los verán de color rojo y la diferencia respecto a los verdes es que su horario es algo más irregular, los verdes tienen su horario a seguir más estricto.

Siempre he comentado las excelencias del servicio de transporte en la ciudad, y no toda la gloria se la lleva el metro (...

Leer más »

En familia

A la vuelta del fin de semana nos metemos con la celebración que anuncia la llegada del otoño según el calendario lunar. Oficialmente no será hasta un poco más tarde para los que nos regimos principalmente por el cambio de las estaciones y eso conllevará un posterior ajuste de la hora.

Ya sabemos lo dados que son en estas celebraciones que se hagan reuniones familiares o con amigos. Un buen momento para compartir una cena un tanto simbólica para recibir una nueva etapa del año. Y en toda celebración que se precie no puede faltar:

  • Verduras.
  • Pollo, ternera o cerdo.
  • Pescado y/o marisco.
  • Sopa.
  • Arroz.

No podrán decir que la mesa pinta mal. Platos bien servidos, bol en mano empezando por la sopa y luego seguir con los platos principales.

image

La mesa está lista

De los platos a la vista, ¿cuál les llama más? para ser el primero por donde atacar :) Sólo digo que las almejas estaban tremendas, una de las estrellas del cena.

¡Feliz finde y buen provecho!

A la vuelta del fin de semana nos metemos con la celebración que anuncia la llegada del otoño según el calendario lunar....

Leer más »

La ciudad revisitada

Aunque con algo de retraso pero finalmente llegaba la hora de que viese la luz el libro City of Darkness – Revisited, una versión mejorada del libro original que veía la luz unos cuantos años antes. Un libro que trata sobre la Ciudad amurallada de Kowloon y de cómo transcurría la vida en su interior. Historias cercanas y fotos que nos dan una idea lo que llegó a ser uno de los puntos más densamente poblados del globo hasta su demolición en el año 1996.

Ayer por la tarde era la presentación y también la ocasión para recoger el ejemplar, tenía muchas ganas de tenerlo en mis manos. Además de poder contemplar a gran tamaño una selección de fotos incluidas en el libro. Los autores Greg Girard e Ian Lambot han hecho una gran labor de investigación, un trabajo minucioso para juntar todas esas historias en torno a un lugar que ha despertado un interés especial con el paso de los años.

A eso de las 7 de la tarde daba comienzo el evento y cuando llegué algo de gente empezaba a entrar. Empecé dando una vuelta por la sala viendo las fotos. Había algunos corrillos de gente que charlaban mientras otros tomaban un refrigerio que nos obsequiaron junto con algún canapé. La casualidad que cuando fui a recoger el libro, coincidí con una señora y entablamos conversación en torno al libro. Curiosamente ella tuvo ocasión de visitar la ciudad en el año 1968 y decía que aún recuerda el laberinto de calles que se mostraban en algunas de las fotos. Fue una charla agradable y el conocer cómo había llegado a Hong Kong por primera vez; resulta que el libro era un regalo de cumpleaños que su hijo le había hecho, se pueden imaginar la ilusión que le hacía poder tenerlo y más sabiendo que ella pudo vivirlo más de cerca.

image

Con el libro ya en casa y con ganas de ir disfrutándolo poco a poco porque hay contenido con fotos e historias para rato.

image

Me alegra el haber contribuido junto con el resto de colaboradores en la plataforma de Kickstarter para que se pudiera llevar a cabo la reimpresión de este libro.

Cuando me haya puesto un poco más en detalle con el libro podré compartir mejor las impresiones con todos.

¿Se imaginan haber podido visitar el lugar? Ahora gracias al libro es casi como haberlo presenciado, un legado que permanecerá por muchos años y seguro seguirá levantando.

Aunque con algo de retraso pero finalmente llegaba la hora de que viese la luz el libro "City of Darkness - Revisited",...

Leer más »