Etiquetado por:Aeropuertos

Pasión roja

A falta de no haber pasado por la ciudad de Maranello que es la cuna de la marca Ferrari, me pude consolar con la tienda que había en el aeropuerto de Malpensa. Llevado por la curiosidad no me pude resistir a entrar y curiosear un poco. Y nada más entrar: “un zumbido de Fórmula 1″ nos daba la bienvenida.

image

Dando un vistazo entre algunos de los artículos tenían: tazas, bloc de notas, gorras, camisetas… no les faltaba variedad. Con los colores amarillo y rojo tan característicos dominando. Y entre tanto, había algunos elementos intercalados del mundo del motor como: un volante de un modelo antiguo o un cigüeñal en uno de los escaparates.

image
 
image

Éste era el rincón de la tienda más goloso de todos, qué indecisión! entre los polos, las gorras, algunos coches a escala.. finalmente me probé una camiseta y listo, compra hecha y tan contento con mi souvenir de il cavallino rampante :)

image

Lo suyo hubiera sido hacer una visita a las instalaciones cerca de la casa Ferrari o la casa museo. Una tarea pendiente que dejaré para un próximo viaje si surge la ocasión, y es que en Italia se respira mucho mundo del motor y para un aficionado como yo del mundo de las cuatro ruedas hubiera sido lo más. Más adelante..

A falta de no haber pasado por la ciudad de Maranello que es la cuna de la marca Ferrari, me pude consolar con la tienda...

Leer más »

Terminal 3

El aeropuerto de la ciudad desde luego que no necesita presentaciones pero sí que es una buena forma de conocer cómo es realmente por dentro y los servicios que éste ofrece. Siendo las terminales 1 y 2 las que más tráfico de gente acumulan, podríamos pensar que la tercera terminal que es de más creciente creación no goce de las mismas cualidades. Creo que es una pequeña gran desconocida. Desde ella salen vuelos de compañías como Air Asia, Tiger o Dragon Air; y para nada tiene que envidiar a sus dos hermanas, sino a continuación algunas fotos. Espacios amplios y muy luminosos en los que también el color blanco dominando da una sensación agradable al pasajero.

No le falta de nada, desde tiendas de accesorios, souvenirs o también restaurantes de cocina china, coreana o tailandesa. Y más de alguno seguro que va al aeropuerto como quien va a darse un paseo, no me parece tan mala idea al fin y al cabo. En parte, eso hicimos nosotros aquel día que nos queda justo en frente de casa; una de las ventajas de vivir en Tung Chung que en cuestión de menos de 10 minutos llegas al aeropuerto.

Por si fuera poco, cuenta también con un cine IMAX. No es que sea de un gran aforo pero cumple muy bien su función y seguro que para aquellos viajeros que les toque hacer escala, la idea de ver una película en gran formato y tan a mano, seguro lo agradecen. Fue en este cine donde fuimos mi novia y yo a ver la última entrega de Batman hace cuestión de un par de meses.


 

Pero aún no hemos acabado con las sorpresas, y es que también cuenta con una pequeña zona en los alrededores del cine que hace a modo de museo. Podemos encontrar expuesta parte de una turbina, así como modelos a escala de algunos de los pájaros de metal más famosos que surcan nuestros cielos a diario.


 

Entre que estuvimos un rato haciendo tiempo para ver la película y luego terminamos, el día empezaba a atardecer y ya que estamos, podríamos irnos cenaditos a casa no? la visita a esta terminal más que aprovechada. Para que luego digan que un aeropuerto es sólo un lugar de tránsito, se puede hacer algo más y esto es una muestra.

El aeropuerto de la ciudad desde luego que no necesita presentaciones pero sí que es una buena forma de conocer cómo es...

Leer más »

Deportivo

 

Una entrada dedicada para los amantes de las cuatro ruedas y en especial, los deportivos. Los coches son una de mis debilidades, me encantan las competiciones de motor y todo lo relacionado con ese mundo y tener tan cerquita este McClaren MP4-12C no es algo que uno tenga al alcance todos los días. Aprovechando el ratito que tenía antes de coger el vuelo rumbo a Hong Kong, por suerte esta vez la escala era más corta que la vez anterior, me daba una vuelta por una de las terminales del aeropuerto de Dubai y me encontré con él. Sólo de pensar que esconde casi 600 cv de potencia en su motor 3.8 V8, uffff… quién pudiera ponerse tras sus mandos.

Algún afortunado podrá ganarlo si echa su suerte comprando un boleto para el concurso en cuestión. Me acuerdo cuando pasé por Heathrow la última vez, donde también tenían un imponente Porsche 911 GT3. Son cochitos de andar por casa.
 

Tiene una formas muy bonitas, aunque lo que es el color no me hubiese importado en otro tal como: rojo, negro o igual hasta en un amarillo algo chillón. Creo que en mi mente andaba la idea de un Ferrari, eso me recuerda a uno de mis modelos favoritos en la actualidad: el 458 Italia, una bestia!
 

 

No quería despedir la entrada sin compartir un video para la ocasión. En el programa Fifth Gear enfrentan cara a cara a los dos coches mencionados, por un lado el McClaren y luego el Ferrari. Hagan sus apuestas antes de ver el vídeo y luego me cuentan :)
 

 

  Una entrada dedicada para los amantes de las cuatro ruedas y en especial, los deportivos. Los coches son una de m...

Leer más »

Sobre Dubai

 

Igual que la vez anterior, el camino escogido para venir desde Hong Kong, ha sido a través de los emiratos árabes y una de sus aerolíneas: Emirates la cual tiene su cuartel de operaciones en la ciudad de Dubai. Me tocó hacer un poco de escala por la noche para coger luego la conexión a Madrid, pero el vuelo salía por la mañana tempranito y con la luz del día poder ver algunas cositas más tarde desde el aire.

El avión para este trayecto era un Boeing 777-300 que era mucho más cómo que el anterior el A330 que había cogido unas horas antes desde Hong Kong.

 

Ya tan sólo con el sistema de entrenimiento a bordo, más que satisfecho. Cantidad de películas, series o música para las 7 horas que tendríamos hasta llegar a Madrid. Tiempo que aproveché para ver la película de J. Edgar y algunos documentales. Al final me quedaría dormido con un poquito de música clásica de fondo, muy relajante. En un viaje largo, como son viajes a China hay que saber entretenerse y si uno va con una aerolínea como este, la diversión no falta.
 

 

En lo que es la ciudad de Dubai en sí, aún no he tenido la ocasión de visitarla, aunque ahora en verano con las altas temperaturas que se registran no sería le época más adecuada. Según me han dicho, a partir del mes de Octubre la cosa ya suaviza. Teniendo algunos amigos en la ciudad, se hace un destino más apetecible. No sólo conocer la ciudad y sus alrededores sino disfrutar de buena compañía. Cuando apenas habíamos despegado, pude captar esta foto donde se concentran algunos de los rascacielos más destacados de la ciudad, entre ellos el más alto del planeta: Burj Kalifa. ¿Lo distinguen al fondo?

 

 

Otra de las impresionantes formaciones, es una de las palmeras que conforma una zona residencial. Me imagino lo que podrá costar una casita allí abajo. Y no muy lejos de allí creo que están las islas estas de los millonarios y famosos. Dubai ha pegado un cambio radical y se ha convertido en una ciudad donde no falta de nada, el boom del petróleo.

 

Momento que se estabiliza el avión y se apaga la señal de cinturones. No tardará en llegar el desayuno, mi opción la arábica con hummus, queso feta y otros varios. Tampoco faltón un croissant con mantequilla y mermelada de fresa, bol de frutitas, zumo de naranja y café. La comida en Emirates es sobresaliente.

 

Aún quedaba una comida más, que sería el almuerzo, el cual me salté pero no porque quisiera sino que estaba tan dormido que ni me enteré, tampoco la azafata me despertó. Me vine a enterar cuando ya casi todo el mundo estaba terminando, pero la verdad que me había quedado bastante bien del desayuno. Más adelante cuando llegase a Barajas, con tiempo de sobra podría picar algo más mientras me tocaba el turno del último vuelo con destino Tenerife. Y Dubai en cuestión de 2 semanitas en el viaje de vuelta, pero con una escala más pequeñita. Hasta la vuelta.

 

  Igual que la vez anterior, el camino escogido para venir desde Hong Kong, ha sido a través de los emiratos árabes...

Leer más »

Regresar

 

¿Qué es lo que menos nos gusta de los viajes? creo que coincidirán conmigo que ese momento es cuando nos toca poner rumbo al aeropuerto. Después de haber pasado unos días de relax, turismo, buena comida y compañía; nos espera un avión que nos devolverá a casa en pocas horas.

Estas fotos son de nuestro regreso tras pasar un fin de semana largo en Tokio. En lo que era mi segunda visita al país y habernos podido encontrar con buenos amigos como Alberto y también tener el placer de desvirtualizar a gente como Chiqui, Guille, Xavi y Oskar. Lástima no habernos quedado aunque sea un poco más y fuera con prisas, pero quien sabe, igual más adelante toca otra visita y podemos disfrutar de su compañía de nuevo.

Si a la ida decidimos coger el Narita Express, a la vuelta y viendo las combinaciones, optamos por la opción metro que sin duda es más económica aunque íbamos a tardar un poco más de tiempo, pero no estábamos ajustados, al contrario, teníamos tiempo de sobra y así poder dar una vuelta por el aeropuerto para curiosear un poco. El tren no tardaría en llegar, y sabiendo lo puntual que es el servicio aquí :)
 

 

Un recorrido muy ameno, primero bajo tierra hasta que el tren salió a la superficie y se alejaba del centro de la ciudad. Las casitas empezaban a escasear y ante nosotros sólo campo y árboles.
 

Una vez llegados al aeropuerto, momento de ubicar nuestro mostrador de facturación y olvidarnos de las maletas, ya con nuestra tarjeta de embarque y sólo a la espera del momento de subirnos al avión. Un paso menos y con un par de horas por delante, ahora toca: momento tienda.
 

Y no es que no hubiésemos comprados algunos regalitos, pero ya se sabe que no viene mal echar un ojo por si acaso vemos algo interesante. Al final siempre acaba picando uno, ¿no les parece? Bien sea un poco de té verde, algunos abanicos o algo de Kit Kat, porque no, sobre todo las cosas de comer siempre son bien recibidas.
 

 

 

 

Y porque todo no va a ser compras y más compras, algo que siempre relaja, es poder salir a ver los aviones que entran y salen

Algunos pasajeros ya rondan las cercanías de la puerta de embarque. Creo que en breve empezarán a llamar, pero nadie quiere abandonar su sitio. Seguro que muchos no les importaría quedarse por Tokio unos días más, ¿verdad? mientras tanto matar el tiempo entretenidos leyendo alguna revista o jugando a algún videojuego.
 

 

Ahora dejo la pregunta en el aire: ¿son de comprar cosas a última hora en el aeropuerto o ya van con todas las compras hechas para familia, amigos, compañeros de trabajo? A mi por lo general me gusta ir con tiempo por si surgiese algún imprevisto y pasear con calmita. Lo de comprar es secundario, pero quien sabe, igual en esa ocasión hay algo que me llame la atención y siento la necesidad de llevármelo de vuelta.

 

  ¿Qué es lo que menos nos gusta de los viajes? creo que coincidirán conmigo que ese momento es cuando nos toca pon...

Leer más »