Etiquetado por:Amigos

Punto de descanso

Este pasado fin de semana no fue uno de los habituales, y es que hacía ya bastantes meses desde la última vez que me había subido a un avión. En concreto, desde mayo del año pasado cuando estuvimos en Taipei. Se presentó una buena ocasión de juntarse con un buen grupito de gente entre ellos Alberto y Dani que nos los había visto desde la boda de Miguel el año pasado.

El destino elegido fue Phuket, en lo que sería mi primera visita a la isla. Siempre había oido hablar mucho sobre ella, pero se me había resistido el poder ir en todo este tiempo. Llegando el jueves por la noche y hasta el domingo, con un total de 3 días por delante en los que pensar poco y tan sólo disfrutar de descanso en la piscina, playa y con alguna buena marcha.

Lo mejor de todo es el habernos podido quedar un poquito a las afueras del centro, en la tranquilidad de la montaña y con vistas a la ciudad, en Patong.

image

A los que nos tiró más la playa nos desplazamos hasta la playa de Surin que estaba a poco más de veinte minutos en coche. Si que mereció la pena cambiar la villa por unas horas, darse unos baños en el mar y contemplar el atardecer de nuestra última noche en la isla.

image
 
image
 
image

El domingo era el día de las despedidas, algunos sobre el mediodía partíamos de vuelta al aeropuerto y otros en cambio aún podía aprovechar unas cuantas horas más de piscina hasta la tarde-noche. ¿Había cundido el fin de semana? puede que parezcan pocos días, pero aquí lo que se trataba fue de estar en modo relax, echarse unas risas, disfrutar de la comida y en compañía de unas cervecitas; objetivo cumplido totalmente.

En otra ocasión con algo más de tiempo habrá que descubrir un poco la zona norte de la isla y hacer algo de turisteo bien sea con un barquito o ver las panorámicas desde un punto más elevado, pero hasta entonces uno se queda con buenas sensaciones con la escapadita.

Este pasado fin de semana no fue uno de los habituales, y es que hacía ya bastantes meses desde la última vez que me hab...

Leer más »

Apuntes

Entre las primeras tareas del año que todos nos solemos proponer es: “hacer limpieza y ordenar un poco”. También es cierto que con la mudanza de hacer un par de meses siempre se cuelan cosas que luego hay que revisar con más calma y como no, es una buena práctica de cara a finales de mes con la llegada del año chino y viene bien hacer limpieza.

Algo de cablerío, revistas y algunos bloc de notas a medio usar. Precisamente en un bloc, algo infladito, rescaté algunos papeles que me trajeron bastantes recuerdos. Entradas a monumentos, folletos informativos o billetes de tren. Todos ellos se remontan a los primeros viajes entre China, Japón y Vietnam.

Esto me ha dado una idea para rescatar parte de estos viajes, de los cuales escribí en su momento pero seguro que algo se me quedó en el tintero. Parte de mis memorias viajeras que no viene mal rescatar.

image

¿Qué les llama más la atención de la foto anterior? ¿Han estado en alguno de los sitios que puedan identificar?

Creo que tengo material suficiente para ir elaborando las historias poco a poco y mientras rebusco en mi galería de fotos. Ahora sólo me queda fijar un día y hacerlo una costumbre, esperando que no me estanque. A ver qué tal sale el rescate de estos apuntes :)

Entre las primeras tareas del año que todos nos solemos proponer es: "hacer limpieza y ordenar un poco". También es cier...

Leer más »

Encuentro canario

Aún recuerdo cuando me encontré al primer chicharrero por la ciudad, un encuentro de lo más simpático y cercano. Siempre se me dibuja una sonrisa al pensar sobre ello y lo pequeño que es este mundo viniéndonos a encontrar en la otra punta del globo. Esta ocasión estaba un poco más planeado digamos, y es que a través de un buen amigo, este me había comentado que una amiga había empezado a trabajar en Emirates y que próximamente pasaría por la ciudad. Era la primera vez que venía a la ciudad y estaría encantado de poder acompañarla.

Lástima que sólo iba a estar 24 horas escasas pero más que sea ver alguito en esta toma de contacto con la ciudad. No podía faltar visitar el “paseo de las estrellas” y con las vistas del skyline. Una estampa típica pero que nadie debe perderse.

image

Una lluvia finita estaba cayendo en aquellos instantes y con un poco de bruma que ocultaba algunos de los rascacielos pero por suerte se despejaría para disfrutar del habitual show de las luces que no faltaba a si cita diaria. La noche se quedó perfecta, y mientras ibamos de vuelta hasta Canton road se iba haciendo el momento de buscar algo de cenar.

image

Nada mejor que uno de mis sitios preferidos de la zona. Quedó encantada con la comida: arroz frito, pollo agridulce, siu mai y por último unos wonton de verduras en sopa. Quedó más que contenta con los platos. Por.aquel entnces algo de cansancio iba notando porque con eso de tener el horario cambiado desde Dubai, al cuerpo le.pasa factura.

image

Siempre hace ilusión poder estar con alguien de tu isla y estando tan lejos de nuestra tierra. Espero que si tiene ocasión de venir más adelante, ir a otro rinconcito de la ciudad o darle algunos consejitos y que pueda ir sola a descubrir más ¡Fue todo un placer Adte!

Aún recuerdo cuando me encontré al primer chicharrero por la ciudad, un encuentro de lo más simpático y cercano. Siempre...

Leer más »

Tigre asiático: Singapur

 

Mucho tiempo ha pasado entre las dos fotos que muestra a continuación, además que muestran dos caras bien distintas de una ciudad considerada unos de los tigres del sudeste asiático como es Singapur.

Por un lado, el ambiente que se respira en el barrio de Chinatown donde podemos disfrutar recorriendo las callecitas en busca de buena comida, algunos souvenirs o también hay cabida para templos. Tanto de día como de noche, siempre hay algo que nos llamará la atención. En esta foto que data de febrero de 2008, fue el momento que daba mis primeros pasos por la ciudad.
 

Y desde aquel entonces, casi sin quererlo, la ciudad ha pasado ha tener un lugar importante en lo que a visitas se refiere. No en vano, se puede decir que no he faltado a la cita anual de ir a Singapur durante el tiempo que llevo en Hong Kong, aunque he revisado que en el año 2010 no se dio ninguna visita, creo que no cuadró en el calendario. Siendo mi último recuerdo hasta la fecha (marzo 2011) cuando visitamos el espectacular complejo de Marina Bay Sands, que unos años atrás apenas había empezado a construirse y hoy luce con todo su esplendor. Además estuve en compañía de mi buen amigo Alberto que también le tiene un cariño especial a esta ciudad.
 

Gracias a él y también no olvidarme de Mike, conocí a otro amigo en común: Dani; los tres formamos el equipo que surcaba las aguas de Raja Ampat hace unos pocos meses atrás. Es una ciudad que ha cautivados a más viajeros como a Hombre Lobo o Un Mundo para Tres, sólo hace falta leer sus blogs y darse cuenta de ello.

¿Qué nos deparará una nueva visita? y aunque no me considere un experto en la materia, pero el simple hecho de poder revisitarla, disfrutar de su comida y encontrarse con amigos; sólo por eso ya merece la pena. Una escapadita que durará de viernes a lunes. Nos lo tomaremos con calma ya que en esta ocasión nos acompañan los padres de mi novia y su sobrinita, que tendrán ocasión de visitar el país por primera vez. Seguro deseosos de lo que acontezca en estos días. Ya me encargaré por mi parte de sacar algunas fotos y que queden como recuerdo del viaje.

¡Buen finde a todos!

 

  Mucho tiempo ha pasado entre las dos fotos que muestra a continuación, además que muestran dos caras bien distint...

Leer más »

Tuk tuk

 

Para darle alegría al viernes y las vísperas de un nuevo fin de semana, nada mejor que con algo de comida, y de la zona asiática, más en concreto, de Tailandia. Y el nombre que da título a esta entrada está muy ligado a la cultura del país. Dos palabras que representan uno de los medios de transporte más utilizados y característico por su clásico sonido, de ahí precisamente esas dos palabras: “tuk tuk“.
 

De ahí le viene el nombre al restaurante que les presento a continuación “Tuk tuk thai”, y uno de mis preferidos sin duda. De ubicación muy céntrica a un paso de la zona de Soho, aunque digamos que algo escondidito en una de las perpendiculares a Hollywood Road. En el mapa que pondré un poco más abajo se pueden hacer una idea de lo cerquita que queda de la estación de metro de Central.

El sitio no lo descubrí yo sino que fue una amiga la que hace tiempo me llevó para probarlo y desde entonces, siempre que puedo voy a comer allí. Bien sea en compañía de mi novia o también con amigos. La carta es bastante variada con entrantes, platos de carne, verduras, currys y también algún postrito. En el apartado bebidas pueden probar alguna cerveza, refresco de lima o un coco.

Se preguntarán, ¿recomendaciones? Para abrir boca, no hay nada mejor que unos clásicos rollitos de verduras que vienen acompañados con su salsita de cacahuete. En su interior tenemos hoja de lechuga, gambita y una hoja de menta. Soplo de aire fresco para empezar nuestra comida.
 

Podemos continuar con algo más sustancioso como es este arroz frito con piña al que no le faltan unos poquitos de anacardos, trocitos de piña, barritas de surimi y gambas. La presentación es lo mejor, aprovechando el hueco en la piña y con el juguito mezclado con el arroz, le da un toque muy bueno. Aunque sé de gente que ese gusto dulce, digamos tropical, no termina de convercerles, les aseguro que si prueban este plato no les defraudará.
 

Y como esta comida se trataba de una cenita, no era cuestión de llenarnos demasiado. Terminamos con unos pinchitos de satay de pollo. Como ven en la foto, vienen 6 unidades aunque si lo deseamos se pueden pedir tres de cada combinando: pollo, cerdo o bien ternera. Coger pinchito, mojar en la salsita y bocado.
 

Lástima que en esta ocasión no les haya mostrado otros platos que nos gusta pedir. Por supuesto que todos de una vez no puede ser, pero tenemos nuestros platos estrella con los que uno siempre acierta, tales como: curry verde de pollo o un clásico pad thai. Tampoco pueden faltar algunas verduritas o algún aperitivo más como unos fritos de cangrejo con salsa agridulce. Cuanta más gente mejor, así se pueden compartir más platos entre todos. Raciones bien servidas y con las que uno no se quedará con las ganas de comer.

Para llegar no tiene pérdida, aunque si no conoces la ciudad es mejor ir con alguien que sepa llevarte hasta el sitio. Pau puede contarles qué les pareció el sitio, ya que tuvimos ocasión de ir con él y Vero cuando estuvieron visitando la ciudad y aprovecharía para hacer una de sus famosos crónicas de cervezas del mundo.
 


Ver mapa más grande

Me parece un sitio perfecto para disfrutar de auténtica comida tailandesa y a unos precios más que razonables. Local chiquitito donde apenas caben 20 personas, con lo que si tenemos idea de ser un grupo grande y durante el fin de semana, conviene darles una llamadita para asegurarnos un rinconcito. El personal es siempre amable y atento, y la comida con el sabor que tanto nos gusta.

 

  Para darle alegría al viernes y las vísperas de un nuevo fin de semana, nada mejor que con algo de comida, y de l...

Leer más »