Etiquetado por:Comida

Sección dumplings

Cuando se nos viene a la mente la palabra “dumpling“, siempre tendremos presentes sus variantes: al vapor o fritos y también en sopa. Uno de los platos más conocidos en la cocina asiática y que adopta varios nombres en función del lugar, viniendo a ser lo que para nosotros son las empanadillas en cierta forma.

Cada dumpling tiene su momento, bien si queremos disfrutar de una ración para nosotros solos junto con unos fideos (wonton) o bien si vamos con alguna gente más y se piden algunas raciones para compartir, a ser posible pedir de ambos para así tener contentos a todo el mundo. Es costumbre que se acompañen con un toque de vinagre de arroz o aceite de chile, pero eso ya a elección de cada cual. Yo soy más de comerlo tal cual lo traen y poder apreciar mejor el sabor del relleno.


 

Aunque ya he comentado que la gente es más de comprar productos del día, no me negarán que es muy cómodo el poder disponer de unos dumplings en casa sin tener que ir al restaurante, ¿verdad?

image

A la hora de elegir, desde los clásicos con carne y verdura, bien con gambitas o también si nos apetece alguno cien por cien vegetal. Según nos indica el supermercado, la marca “Wan Chai” dumpling es la más popular en una reciente encuesta; no obstante tenemos un par de marcas más con lo que nos aseguramos de ir variando según nuestros gustos.

image

En casa siempre tenemos alguna bolsita o dos en nuestro frigorífico por si se tercia; bien sea para una cenita rápida o quizás para matar el gusanillo a media noche, porque más de una vez a mi novia se le antojaba algo de comer (creo que ese día cenó muy suave) y lo mejor fue recurrir a unos dumplings salvadores, o sino también tirar de los “cup noodles” y en último remedio siempre podremos ir al 7-11 más cercano.

Tengo que reconocer que los echo de menos cuando voy a España aunque sea por apenas unas semanas. ¡Marchando una de dumplings!

Cuando se nos viene a la mente la palabra "dumpling", siempre tendremos presentes sus variantes: al vapor o fritos y tam...

Leer más »

Comprando fresco

Se han parado a pensar ¿cuántas veces a la semana van a comprar cosas al supermercado o en su defecto al mercado en función de los productos? Está claro que no todo tenemos tiempo para estar yendo a diario a comprar, a no ser que se nos haya olvidado algo de forma puntual. Seguro que ustedes al igual que yo cuando estoy de vuelta en Tenerife, es hacer la compra semanal o incluso hay familias que hacen la compra mensual. En cambio aquí y bueno, como en otros muchos sitios de Asia la gente es de comprar a diario lo que vayan a necesitar para preparar el almuerzo o cena del día, de igual forma que los restaurantes reciben su suministro.

El productos fresco es siempre una máxima para cualquier hogar. Desde las frutas y verduras, pasando por la carne o el pescado y marisco que tienen que verlo vivito y coleando delante de ellos para ver que es realmente fresco.

IMAG0460

Los productos congelados o en conserva no son un fuerte aquí y muy raramente los veremos en una despensa. En casa, hay cierta mezcla de ambas cosas puesto que por un lado yo suelo comprar algunos productos de lata como atún, piña, maíz y similares. No tanto conservas como sardinitas, mejillones y similares pero alguna que otra vez si me apetecía en ese momento.

IMAG0461

Admito que la experiencia de ir al mercado local es algo con lo que disfruto mucho, no sólo por el colorido sino por el ambiente que hay. Los precios que conseguimos suelen ser más ventajosos o si pagamos un poco más, estamos seguros que es un producto de calidad y merece la pena.

De vez en cuando unas gambitas o unas vieiras, sobre todo en las recientes fiestas Navideñas son unos artículos muy cotizados y los vendedores son cucos aprovechando para aumentar un poco el precio con lo que hay que estar con ojo o ir tempranito para hacernos con la mercancía a tiempo.

IMAG0462

Y ahora la pregunta, ¿cómo son sus hábitos de comprar para tener la nevera o la despensa llenitas? espero sus comentarios.

Se han parado a pensar ¿cuántas veces a la semana van a comprar cosas al supermercado o en su defecto al mercado en func...

Leer más »

Día uno

Los primeros de año no son iguales para todos. Igual algunos se levantan tarde después de una noche de fiesta, otros madrugan para aprovechar mejor el día o bien descansar un poco más. Nosotros después de una cena en familia, esperamos a las 12 para tomarme unas uvitas y brindar por el Nuevo Año mientras veíamos los fuegos artificiales.

Para el día 1 habíamos planeado ir al cine (Taken 3) por la tardecita, así que nos fuimos hasta Jordan y comer algo de dim sum, un sitio baratito y rico. Hasta las 2 que empezaba la película teníamos tiempo de dar una vuelta de camino al cine.

Estando tan cerquita de Prince Edward decidimos que era una buena idea darse un salto hasta el mercado de las flores.

image

El ambiente en el mercado era bastante calmadito, ya había pasado el pico de actividad de la mañana y era más agradable pasear con la brisa de la tarde a medida que iba anocheciendo.

image

Mucha variedad y colorido, y con precios para todos los bolsillos.

image
image

Ya que estábamos por la zona, lo mejor era aprovechar para irnos cenaditos para casa. Le propuse a mi novia de echar una hojeada a algunos restaurantes en la calle Fa Yuen. Bastante variedad donde elegir: de noodles y dumplings, vietnamita, japonés, tailandés, de hot pot.. Seguro ya saben por cual nos decantamos :)

image

Nada mal para empezar, ¿qué tal se les dio a ustedes el comienzo de año? Y con el primer fin de semana de 2015, espero que lo disfruten.

Los primeros de año no son iguales para todos. Igual algunos se levantan tarde después de una noche de fiesta, otros mad...

Leer más »

Si que apetece

Aunque haya días en los que el sol siga calentando, es por las tardes cuando ya refresca y es que amigos, es lo que toca para esta época del año. A veces uno se confía por la mañana y luego en el trayecto de vuelta a casa echa en falta el no tener un poco más de abrigo y especialmente en sitios donde el aire acondicionado no da tregua. Uno ya está acostumbrado a estos contrastes pero tampoco hay que jugársela porque el cuerpo de uno no siempre está con el mismo nivel de defensas :)

A la hora del almuerzo los hábitos cambian un poco y el cuerpo pide platos de comida de esos que provocan somnolencia después de tomarlos y sin duda el ramen es una opción más que recomendable para entrar en ese estado de confort. Si el año pasado les comentaba sobre un establecimiento que está muy cerquita de la oficina, tan sólo tendremos que acercarnos al vecino barrio de Wan Chai donde la oferta gastronómica aumenta de forma considerable y quieras que no a la vuelta uno va haciendo una mejor digestión.

Lo bueno de este sitio es que nuestro ramen lo podemos personalizar según nos guste más:

  • Consistencia de la sopa.
  • Grado de cocción de los fideos.
  • Cómo queremos el huevo.
  • Si queremos añador cebollino o no.
  • O bien si queremos sustituirlo por millo.

Y por si fuera poco, podemos elegir entre varios tipos de ramen. Mi elección fue el clásico de miso, sopa de consistencia ligerita y fideos de textura media, junto con el resto de añadidos que son estándar. Una buena ración y a la que podemos añadir un platito adicional de gyozas que viene perfecta para compartir si se va con alguien más, como era esta ocasión.

ramen
 
gyoza

El cuerpo no dice que no a tan buen menú como este y después estaremos listos para retomar nuestra actividad de vuelta a la oficina, o bien con la ayuda de un cafecito de por medio, que todos nos conocemos las horas bajas después del almuerzo y más después de una bañera como esta :D

El sitio es de lo más pequeñito pero muy acogedor; no es de extrañar que vean a gente sentada por fuera puesto que en su interior apenas caben 4-6 personas, desde donde se pueden sentir mejor los aromas de la cocina. Para mi la mejor hora para ir es pasadas las 2 de la tarde, nada de agobios de la hora punta.

Lo dicho, a disfrutar de buena comida en un sitio acogedor e ir preparándose para las fiestas navideñas que están a la vuelta de la esquina. También aprovechar para desearle a mi padre muy feliz cumpleaños en el día de hoy, y conociéndolo disfrutará de un buen almuerzo o cena en compañía de mi madre, aunque seguro que no un ramen jaja.¡Feliz fin de semana y buen provecho!

Aunque haya días en los que el sol siga calentando, es por las tardes cuando ya refresca y es que amigos, es lo que toca...

Leer más »