Etiquetado por:Comida

Viernes de hamburguesa

Fin de mes, calorcito en la calle y pensando el plan para comer hoy. Apetecía algo que no fuese el restaurante local habitual con noodles o arroz, o el clásico vietanamita que solemos frecuentar. Son sitios que uno gusta de ir pero hoy el cuerpo pedía viernes de hamburguesa.

Hasta el restaurante Beef and Liberty en Wan Chai nos fuimos una compañera de la oficina y yo. Una forma de premiarnos a la vez que despedíamos el último viernes del mes y dando la bienvenida a un nuevo fin de semana.

Viniendo desde Admiralty, en uno de los laterales del Pacific Place 3 subiendo a mano izquierda nos encontraremos el edificio donde está el restaurante. Justamente, los dos primero pisos son del Pizza Express así que nos iremos hasta la tercera planta. El personal nos recibe de forma cordial y nos pregunta si teníamos hecha reserva (a veces ya se sabe); pero como la hora a la que fuimos, sobre las 2 y algo, hay sitio más que de sobra y nos dan mesa en seguida.

 

vienes de hamburguesa

Un vistazo al menú, primero elegir la bebida y luego manos a la obra con las hamburguesas.  Opciones tales como: hamburguesa clásica, con queso, bacon, con carne de cerdo, falafel o bien la recomendación del mes con cangrejo.

Mejor ir a lo tradicional y nos pedimos una clásica junto con unas papas fritas de batata con su salsita.

el menu

Igual la foto no hace del todo justicia a la realidad, pero decir que la carne de punto medio estaba bien buena. Acompañada de un poco de lechuga, cebolla y pepinillo (finito). Combinación perfecta junto con las papas fritas. Estómago contento y con una sonrisa después de un viernes de hamburguesa.

Lo dicho gente, una buena forma de despedir un mes y ya poner la vista al frente a uno nuevo. ¿Se suelen premiar de vez en cuando con alguna comida o sitio fuera de lo habitual? Digan que si, que de vez en cuando uno se lo merece.

¡Buen fin de semana a todos!

Fin de mes, calorcito en la calle y pensando el plan para comer hoy. Apetecía algo que no fuese el restaurante local hab...

Leer más »

Café en Shatin

Hay un café en Shatin que no está nada mal para romper un poco la rutina de restaurantes habituales. No todo tiene porqué ser comida asiática, y de vez en cuando un sitio donde comer una pasta con algo dulcito pues viene bien. El sitio se llama Mellow Brown Cafe situado dentro del centro comercial New Town Plaza.

La especialidad son los cafés, aunque también podemos pedir té u otras bebidas frías. Respecto a los platos, cuenta con algunas variedades de pasta, algunas pizzas y también algo de aperitivos. Está bien para compartir o bien pedirnos una ración de pasta. Eso sí, siempre pueden aprovechar para ir por la tarde de un día entre semana que tiene algunas ofertas de merienda.

cafe en shatin

A pesar de que la carta no sea demasiado extensa, las opciones de pasta disponibles sí que tenían buena pinta. Optamos por pedirnos unos tallarines con marisco y uno clásico de carbonara.

Y como estamos en fin de semana, nos podemos permitirnos el caprichito de algo dulce. Dicho y hecho, un waffle con nata, plátano y frutos rojos. Una buena forma de terminar el almuerzo. Nada copioso pero con buen sabor de boca.

Para los que no sepan, tendrán que irse hasta la planta 7 y lo encontrarán en una esquinita después de pasar el vietnamiga Nha Trang. No es que esté escondido, pero seguro que hay más gente que no ha caido en la cuenta de su ubicación. Si quieren cambiar la comida china por un rato, este café en Shatin es un sitio agradabable para disfrutar con un plato de pasta con un café o un té; éste es un sitio muy válido.

Hay un café en Shatin que no está nada mal para romper un poco la rutina de restaurantes habituales. No todo tiene porqu...

Leer más »

Visita familiar

Con la llegada de las niñas, una visita familiar era inevitable. A parte de la familia de mi mujer, por parte de mi familia también había muchas ganas de conocerlas; fueron mi madre y mi hermana las que vinieron para pasar dos semanitas en la ciudad. La primera semana estuve liado con trabajo y repartí el tiempo entre la oficina, el hospital y pasar tiempo con ellas. En cambio, en su segunda semana la cogí de vacaciones y pudimos aprovechar bastante.

Ni que decir que lo que es la comida les encantó y no tuvieron pegas, son tambien de buen comer como un servidor. La comida asiática fue la protagonista la mayoría de días pero también nos dimos un respirito con otros platos variados.

La primera foto es de la cena de bienvenida con los padres de mi mujer. Una buena muestra en la toma de contacto: verduritas, noodles, siu mei y pescado al vapor.

visita familiar

 

En lo que esperábamos para coger sitio en Din Tai Fung, descubrimos una perlita de restaurante del que salimos muy satisfechos. Cerdo agridulce, arroz frito, dumplings y algún que otro platito mas.

En lo que respecta a la climatologÍa, la verdad que tuvimos de todo. Días nublados, días pasados por agua y días de sol radiante. Como suele ser habitual el factor humedad es lo primero que le afecta a los visitantes, pero con el paso de los días parece que se adaptaron y con ayuda del aire acondiconado cuando visitamos los centros comerciales de rigor.

Tiempo para visitar sitios como el museo del tren en Tai Po.

 

El siempre emblemático barrio de Mongkok (un poquito pasado por agua). Sin dejarnos los mercadillos para comprar algunos recuerditos para la familia y tener que “pelear” un poco con los precios haciéndome valor con mi cantonés.

Uno de los aciertos cuando estuvimos por Tsim Sha Tsui fue meternos en uno de los restaurantes del grupo Super Star y disfrutar de un tranquilo dim sum. Muy bien atendidos y con la comida muy sabrosa, y con té en abundancia (mi madre encantada)

Con nubes nos recbía el skyline pero siempre impresionante para los que tienen su primera vez, aunque para mi hermana fuese su segunda ocasión puesto que estuvo en nuestra boda en 2015.

El convento de Chi Lin y los jardines de Nan Lian, descubriendo otra de las caras de la ciudad. Remanso de paz y sin agobios de las zonas más concurridas de la ciudad. El sonido del agua y los rezos budistas mientras contemplábamos los bonsais y la arquitectura.

Casi como empezamos, el dim sum de despedida en el día que tenían que coger el avión de vuelta. Un último día que aprovecharon para tomarse las cosas con calma, ordenar la maleta con las compritas y no tener que ir con las prisas de última hora para compras adicionales. Creo que aún estaban un poco llenas de la cena de la noche anterior; y es que a veces la hospitalidad local ya se sabe, cuando se trata de comida y uno termina comiendo más de la cuenta, jaja.

Una visita familiar muy completa y en la que los tres disfrutamos mucho. No importa que los primeros días con el consiguiente jet-lag hayan perdido un poquito de tiempo, pero así el cuerpo pudo asimilar los dias que venían por delante.

Creo que fue una visita mas que interesante para mi madre y agradezco de todo corazoón que haya podido venir junto con mi hermana para estar cerquita de los dos nuevos miembros de la familia. Lastima que esta vez no haya podido ser que viniese mi padre con ellas, pero seguro que un poco más adelante podran repetir y volver a revisitar sitios con ellos, y mas cosas que se nos hayan quedado pendiente.

Espero verles prontito, hasta la próxima visita familiar. Los cuatros los estaremos esperando con ganitas 🙂

 

Con la llegada de las niñas, una visita familiar era inevitable. A parte de la familia de mi mujer, por parte de mi fami...

Leer más »

Plato del día

Sin atender a ningún orden en particular, les presento el plato del día a lo largo de una semana. Puede que igual le coja gustillo y me anime a postearlo de manera habitual. Mientras tanto le daré una vueltas.

En lo que viene siendo una semana laboral de lunes a viernes, hay varias opciones. Bien sea en restaurantes locales (fideos, arroz, sopas..) o en sitios más estilo occidental (pasta, sandwiches…) En algunos de ellos debido a la buena relación calidad/precio y el buen trato, suelo repetir.

Como una foto vale más que mil palabras, aquí se las dejo para que luego compartan conmigo sus impresiones. A ver si adivinan cuál de ellos suelo repetir a veces.

Los platos

Uno con sandwich

Club Sandwich con papas fritas y un café

Variando un día

Kebab de ternera con arroz y ensalada

El cha cang teng habitual

Arroz frito estilo “occidental”

El pollo que no falte

Pollo a la plancha con arroz

Asentando el cuerpo

Fideos japoneses en sopa.

Cual suele ser rutina habitual de comidas? más de comer fuera o comer en casa, o bien mezcla de ambos. Como ven el plato del día es bastante variadito, aunque si reconozco que a veces suelo repetir. A veces por falta de ideas, aunque haya donde elegir pero uno que pone el piloto automático, jeje.

Siempre hay tiempo para descubrir algún sitio nuevo y así romper la rutina, ¿no les parece? y si alguno se lo estará preguntando, claro que se echa de menos la comida casera de casa. Pero para eso ya hauy tiempo de disfrutar con más ganas cuando se vuelve de vacaciones 🙂

Sin atender a ningún orden en particular, les presento el plato del día a lo largo de una semana. Puede que igual le coj...

Leer más »