Etiquetado por:Familia

Visita familiar

Con la llegada de las niñas, una visita familiar era inevitable. A parte de la familia de mi mujer, por parte de mi familia también había muchas ganas de conocerlas; fueron mi madre y mi hermana las que vinieron para pasar dos semanitas en la ciudad. La primera semana estuve liado con trabajo y repartí el tiempo entre la oficina, el hospital y pasar tiempo con ellas. En cambio, en su segunda semana la cogí de vacaciones y pudimos aprovechar bastante.

Ni que decir que lo que es la comida les encantó y no tuvieron pegas, son tambien de buen comer como un servidor. La comida asiática fue la protagonista la mayoría de días pero también nos dimos un respirito con otros platos variados.

La primera foto es de la cena de bienvenida con los padres de mi mujer. Una buena muestra en la toma de contacto: verduritas, noodles, siu mei y pescado al vapor.

visita familiar

 

En lo que esperábamos para coger sitio en Din Tai Fung, descubrimos una perlita de restaurante del que salimos muy satisfechos. Cerdo agridulce, arroz frito, dumplings y algún que otro platito mas.

En lo que respecta a la climatologÍa, la verdad que tuvimos de todo. Días nublados, días pasados por agua y días de sol radiante. Como suele ser habitual el factor humedad es lo primero que le afecta a los visitantes, pero con el paso de los días parece que se adaptaron y con ayuda del aire acondiconado cuando visitamos los centros comerciales de rigor.

Tiempo para visitar sitios como el museo del tren en Tai Po.

 

El siempre emblemático barrio de Mongkok (un poquito pasado por agua). Sin dejarnos los mercadillos para comprar algunos recuerditos para la familia y tener que “pelear” un poco con los precios haciéndome valor con mi cantonés.

Uno de los aciertos cuando estuvimos por Tsim Sha Tsui fue meternos en uno de los restaurantes del grupo Super Star y disfrutar de un tranquilo dim sum. Muy bien atendidos y con la comida muy sabrosa, y con té en abundancia (mi madre encantada)

Con nubes nos recbía el skyline pero siempre impresionante para los que tienen su primera vez, aunque para mi hermana fuese su segunda ocasión puesto que estuvo en nuestra boda en 2015.

El convento de Chi Lin y los jardines de Nan Lian, descubriendo otra de las caras de la ciudad. Remanso de paz y sin agobios de las zonas más concurridas de la ciudad. El sonido del agua y los rezos budistas mientras contemplábamos los bonsais y la arquitectura.

Casi como empezamos, el dim sum de despedida en el día que tenían que coger el avión de vuelta. Un último día que aprovecharon para tomarse las cosas con calma, ordenar la maleta con las compritas y no tener que ir con las prisas de última hora para compras adicionales. Creo que aún estaban un poco llenas de la cena de la noche anterior; y es que a veces la hospitalidad local ya se sabe, cuando se trata de comida y uno termina comiendo más de la cuenta, jaja.

Una visita familiar muy completa y en la que los tres disfrutamos mucho. No importa que los primeros días con el consiguiente jet-lag hayan perdido un poquito de tiempo, pero así el cuerpo pudo asimilar los dias que venían por delante.

Creo que fue una visita mas que interesante para mi madre y agradezco de todo corazoón que haya podido venir junto con mi hermana para estar cerquita de los dos nuevos miembros de la familia. Lastima que esta vez no haya podido ser que viniese mi padre con ellas, pero seguro que un poco más adelante podran repetir y volver a revisitar sitios con ellos, y mas cosas que se nos hayan quedado pendiente.

Espero verles prontito, hasta la próxima visita familiar. Los cuatros los estaremos esperando con ganitas 🙂

 

Con la llegada de las niñas, una visita familiar era inevitable. A parte de la familia de mi mujer, por parte de mi fami...

Leer más »

Ya somos cuatro

Después de los meses de espera y con las últimas semanas que parecía más lento aún finalmente llegó el día. Un poco antes de lo esperado inicialmente pero todo ha salido bien y ¡ya somos cuatro! Lo que iba a ser algo que sucediese en la mañana del miércoles, finalmente fue de madrugada.

Igual pilla por sorpresa a muchos, pero hemos querido llevarlo de la forma más discreta posible durante estos meses. No ha sido fácil el camino, pero estamos súper contentos de que hayan llegado a nuestras vidas.

Después de su llegada, un continuo ir y venir al hospital. Visitar a mi mujer y a las niñas. Parece que todo avanza de forma favorable, aunque ya se que se trata de pocos días. Muchas ganas de que puedan estar con nosotros en casa pero la verdad que en el hospital se están portando de lujo.

visitando el hospital

En lo que estaba revisando las fotos de estos días, me pareció bastante adecuada la foto que he puesto debajo. Sin casi haberme dado cuenta cuando saque la foto, capte un bonito símbolo de lo que sera a partir de ahora nuestra familia.

ya somos cuatro

El 26 de abril tiene mucho más significado con la llegada de nuestras hijas. Nos alegramos que a pesar de que estos meses no hayan sido fáciles, todo ha ido mejorando paso a paso y supone una alegría mayor si cabe.

La mamá y las niñas se encuentran bien y mejorando con el paso de los días Fue justo hace dos días cuando mi mujer ya pudo regresar a casa pero las niñas de momento pasarán unos días hasta que puedan volver a casa. Lo más probable es que la bebé grande se venga a casa antes y un poquito más tarde la pequeña. No hay prisa ante todo, pero hay ganitas de estar los cuatro juntos.

Me hace mucha ilusión poder compartir con ustedes esta noticia. Un cambio grande en nuestras vidas ahora que ya somos cuatro. Una nueva aventura en la que intentaré estar a la altura del título recien estrenado de papá 🙂 Ayudar en todo lo posible y si necesitase algún consejo de otros papás blogueros seguro que les pediré que me echen algún cable, jeje.

Después de los meses de espera y con las últimas semanas que parecía más lento aún finalmente llegó el día. Un poco ante...

Leer más »

Resumen navideño

¡Bienvenidos al año 2016!

Por fin estrenando el primer post que sirve a modo de resumen navideño, no obstante han sido unos días un tanto moviditos durante esta primera semana. Primero por el viaje de vuelta después de las vacaciones y el correspondiente “jet lag” que hizo de las suyas en los días posteriores dejándome un poco derrotado (será cosa de la edad? jaja). Poco a poco el cuerpo se ha ido ajustando y también momento de volver a la rutina diaria de oficina y también como no, deporte (quizás lo que más cansa).

IMAG3895

De vuelta en España como el turrón por las Navidades y dispuestos a disfrutar unos días por Madrid. Haría de guía para mi mujer y los suyos puesto que era la primera vez que la visitaban.

IMAG3999

Disfrutamos de unos días de cielos azules y temperaturas algo frescas pero sin esa sensación de frío que podría haber en otras ciudades a estas alturas del año. Fresquito a la sombra y cuando el sol empezaba a ocultarse, pero lo mejor de todo es no tener esa sensación de humedad como la que tenemos en Hong Kong y eso ciertamente marca la diferencia. Desde nuestro alojamiento en la céntrica Gran Vía teníamos una buena vista de la ciudad y muy bien situados para ir moviéndonos por los alrededores. Si que caminamos bastante, sólo cogiendo el metro cuando nos acercamos hasta la zona del Bernabeu.

IMAG3911

Y como no, paseando por el parque de El Retiro con sus bonitos colores de otoño que siempre es un remanso de paz en el que perderse durante unas horitas.

IMAG3934

Pasados casi cuatro días desde nuestra llegada a la capital, ahora le tocaba el turno de Tenerife. El mismo día de Nochebuena por la mañana a coger el avión rumbo a la isla y quedarnos una semanita por allá. Más turisteo con la familia para enseñarles los rincones y claro, que prueben de la gastronomía local.

Por delante poquito más de una semana para ir de Norte a Sur, Centro y dar la vuelta completa. El cuenta kilómetros del coche no engañaba cuando marcaba casi 900 kms. en el transcuros de esos día, lo que se dice aprovechadito 🙂

IMAG4009

Tanto al lado del mar, como bien metidos en las inmediaciones del Parque Nacional de El Teide y con una genial temperatura de 22ºC de media aunque ya se sabe que más arriba en las alturas… nos bajó hasta casi 6ºC y con algunas ráfagas de viento. Sin olvidarnos de la zona del Norte y también unas pinceladas de nuestro sur más turístico con acento mayormente inglés.

IMAG4029
 
IMAG4042

¿Hace un bañito a finales del mes de Diciembre? y porqué no… lástima que no me llevé el bañador cuando estábamos de paseo por el Puerto de la Cruz en lo que su familia andaba visitando el Loro Parque. Precioso el día que nos hizo, y lo bien que cenamos algo de pescadito por el centro.

IMAG4096

¿Y cuántos barraquitos nos habremos tomado durante el viaje? creo que perdí la cuenta, pero en cada sitio siempre tiene su toque particular y es lo que mejor sienta después de un almuerzo.

IMAG4139

El viaje de regreso lo emprendíamos el día 1 por la mañana, con las consiguientes escalas en Madrid y Dubai sin darnos tiempo a aburrirnos, especialmente en Dubai y aprovechar para dar una vuelta por el centro con toda la calma del mundo.

¿Vacaciones tras las vacaciones? Suele pasar que uno esté más molido de la cuenta pero mereció mucho la pena. Veremos lo que da de si este recién estrenado año e intentar el ritmo de publicaciones de años anteriores, vamos allá!

¡Bienvenidos al año 2016! Por fin estrenando el primer post que sirve a modo de resumen navideño, no obstante han sido u...

Leer más »

Banquete chino

Las celebraciones en China no son extrañas para mi puesto que he estado en unas cuantas ocasiones bien sea por el Nuevo Año Chino, otros festivales o fechas señaladas. Es una ocasión en la que se reúnen los familiares y amigos más cercanos para compartir. En cuestión de unas semanas estaremos con festividades y el ambiente se va notando más, pero para esta vez es más orientado al banquete de una boda china.

No hace mucho que estuvimos asistiendo a la boda de un familiar cercano de mi novia, y bueno, no es que tocase en fin de semana que es lo más apropiado para todo el mundo sino que caía en martes con lo que tuvimos que cogernos el día libre para acercanos. Para la rareja sería un día largo con todo lo que implica una celebración de este tipo pero para el resto de asistentes sólo tendríamos que estar pendientes de llegar a la hora al lugar de celebración y hacer algo de tiempo en lo que iba llegando más gente.

IMAG0038

La comida empieza a salir y la van distribuyendo por las mesas poco a poco. No recuerdo bien el número exacto de mesas pero puede que unas 40-50 en total y a una media de 10-12 personas por mesa, bastante comida para repartir.

IMAG0039

Hasta que nos tocó nuestro turno de la comida y voilá! Hasta un total de diez platos y más la sopa. Ni que decir que es imposible terminárselo todo, pero la gente como es muy apañada hay muchos que aprovechan para llevarse a casa. Y bueno, ésta era la ronda del almuerzo nada más reservarse para más tarde la cena con el mismo menú por delante unas horas después. Para que luego digan que los chinos no comen, jeje.

IMAG0041

Es toda una experiencia estar en una celebración así y más siendo el único extranjero del lugar, momento en el que los niños simpatizan contigo y los mayores se arrancan a hablar en mandarín o cantónes mientras uno intenta apañárselas. Ahh! y se me olvidaba algo, los brindis con XO o bien con el lícor local “Mao Tai” potente donde los haya ufff. Aunque por lo general es cosa más bien de cuando se juntan los hombres en una mesa pero siempre hay alguna mujer que se anima a alguna que otra copita. Es tiempo de estar alegres por la pareja, disfrutar de buena comida y brindar.

Aprovechando para desearles un buen final de mes y comienzo de fin de semana.

Las celebraciones en China no son extrañas para mi puesto que he estado en unas cuantas ocasiones bien sea por el Nuevo...

Leer más »