Etiquetado por:Naturaleza

En el azul

Ahora que el verano queda un poquito atrás pero que los días de otoño aún nos brindan cielos azules, es bueno recordar nuestro reciente viaje de vuelta en Tenerife y en el que pudimos descubrir cosas nuevas.

Así que nos fuimos hasta la zona de Los Gigantes puesto que desde allí partía la excursión en barco que había reservado justo después de nuestra estancia en por Buenavista. La combinación no pudo ser mejor. Salimos con tiempo puesto que la carretera es bastante movidita pero el paisaje bien merece la pena una vez se va ganando altura.

gigantes1

Una vez llegados al puerto deportivo, dejamos el coche dentro del parking interior y como teníamos tiempo nos dimos una vuelta por los alrededores para hacer una paradita para unos barraquitos :)

puerto

Llegada la hora, rumbo al barco y a echarnos a la mar. ¡Estábamos expectantes ante la excursión!

vista-atras

Y en verdad uno se siente diminuto a medida que nos vamos acercando a los acantilados son imponentes, unos gigantes como bien dice su nombre. No en vano se alzan hasta 500 metros de altura.

acantilado
pano
costa
yate

“Ahí, ahí…!” decía uno de los miembros de la tripulación. Justo hacia la derecha fue por donde aparecieron los primeros. Estuvieron muy simpáticos y nos deleitaron con unas cuantas vueltas por los alrededores del barco en lo que girábamos lentamente con el movimiento del agua.

vista

Pudimos verlos fugazmente pero luego volverían a asomarse un poquito más sobre la superficie.

aleta

delfin

Uno tenía que ser bastante rápido sacando las fotos si quería capturarlos en lo que salían del agua. Por suerte una lente zoom siempre ayuda y estar con el punto de mira preparado. Creo que hubo algún delfín que incluso llego a saltar pero todo sucedió demasiado rápido.

cerquita

Después del avistamiento de los delfines nos dirigimos hacia una calita cercana que justamente es a donde va a dar la bajada desde Masca. Mucha gente opta por hacer este pateo y luego coger un barquito en el muellito para llevarles de vuelta al puerto deportivo de donde habíamos partido nosotro.

relieve
azul

Casualmente un buen amigo ese día estaba con su novia haciendo la ruta pero por poco no coincidimos en la zona, pero sí más tarde cuando íbamos con rumbo a Santa Cruz e hicimos una paradita en la caleta de Adeje.

montaña
muelle

Las 2 horas de paseo en barco se pasaron volando y nos teníamos que regresar a tierra firme después de la paradita y habiéndonos dado un baño refrescante. Estuvo genial el que fuese un grupo tan reducido y así poder estar sin agobios en el barco; una experiencia que nos supo a mucho.

espuma

Puede que les parezca mentira pero hasta aquel entonces nunca había hecho una excursión para avistar delfines o cetáceos en el mar. Era algo que a mi novia le llamaba la atención y a mi no se me había presentado la ocasión anteriormente, así que fue un buen momento para disfrutar de un tiempo genial ante la mirada de los Gigantes.

Para los que se pregunten con quién contratamos la excursión fue con la gente de El Cardón Experience. Hay una gran variedad de ofertas y empresas, además podemos ir directamente por el puerto y contratarlo si quedan plazas libres aunque a veces es mejor una reserva a tiempo.

Ahora que el verano queda un poquito atrás pero que los días de otoño aún nos brindan cielos azules, es bueno recordar n...

Leer más »

Campo verde

Una zona que antes era una desconocida para mi pero que he ido podiendo descubrir de la forma más sana posible que es corriendo. Cuando uno se va atreviendo con distancias más largas y también llevado por la curiosidad, siempre está el afán de llegar un cachito más allá. Quizás uno de los inconvenientes de este trayecto es que al discurrir a lo largo de una carretera bastante transitada pues puede ser un poco molesto por el tráfico, pero si vamos por la tarde-noche es todo un remanso de paz. Preferiblemente es ir de día para conocer mejor cómo es el camino y luego saber orientarse mejor si decidimos ir de noche.

Así que. hace un par de semana decidí salir en dirección hacia Shau Tau Kok, una localidad que es fronteriza con la cercana Shenzhen y es que de hecho hay una zona dentro de la misma que sólo se puede acceder si uno tiene un permiso para ello. Aún tengo que indagar para dar con este permiso, puesto que hay minibuses que salen desde Fanling hacia allí y lo suyo sería poder entrar para ver los alrededores.

image

La carretera no es enteramente plana y tiene un ligero repecho para luego volver a llanear durante unos kilómetros más. Llegados a este punto es cuando estamos más en contacto con campo abierto y se nota al respirar el aire. Los días de lluvia que son algo más habituales dotan de un verdor adicional el campo y ese olor a tierra mojada es algo tan característico; sienta bien el poder disfrutar así de la naturaleza.

image

Las pequeñas aldeas se van sucediendo también a lo largo del camino, pequeños núcleos de población y que son ideales para disfrutar del campo. Eso sí, bien tienes coche o moto para llegar o sino te toca ir a golpe de guagua que tarda como unos 20 minutos hasta el centro de Fanling o Sheung Shui.

image
 
image

Y claro, los caminitos que se adentran hacia los campos de cultivo. De fondo, algunas de las montañas que conforman el parque de Pat Sin Leng (aún lo tengo por explorar). Se podrán imaginar ahora en esta época lo húmeda que puede ser esta zona, si ya lo noto yo en mi casa y eso que está más protegida con edificios cercanos. Me recuerda a la época cuando viví con mi familia una temporada en El Sauzal, y fue todo un cambio al mudarnos desde Santa Cruz.

image
 
image

La tiradita ida y vuelta son casi 20kms. pero bien merece la pena y por poquito me quedé a las puertas de Sha Tau Kok. Así que para la próxima si voy armado con el permiso podré ver un poquito más en detalle la zona justo en la frontera, seguro que promete.

Desearles un buen fin de semana, el primero de este mes de Diciembre y seguro que ya disfrutando de las temperaturas propias de esta época del año, a no ser que tengan la suerte de estar leyéndome desde el hemisferio sur que todo es posible. Disfruten del campo y la naturaleza, es una buena forma de desconectar durante este puente de la Constitución :)

Una zona que antes era una desconocida para mi pero que he ido podiendo descubrir de la forma más sana posible que es co...

Leer más »

Shenzhen, al norte

Día de cielos despejados y perfecto para salir a la montaña, y es que teniendo una ruta cerca de casa pone las cosas más fáciles. Desde que uno inicia el ascenso y hasta que llegamos a este punto es tan sólo media hora de camino o como mucho una hora si vamos de forma más pausada. Como lo he denominado : “balcón con buenas vistas”. Al alcance de nuestra vista, la frontera de la ciudad con la vecina Shenzhen al fondo, el verde del campo y rascacielos salpicando el territorio.

Hace poco más de veinte años el panorama era totalmente distinto al actual. El campo con sus paisajes de cultivo predominaba y el carácter eminentemente pesquero era también una de las características de Shenzhen. Todo comenzó como un experimento por parte del gobierno central para ver cómo evolucionaba esta región colindante con Hong Kong. Visto lo visto, el experimento si que dio sus frutos y hoy en día es una ciudad imponente que no para de crecer y ha superado ampliamente la población de la ex-colonia inglesa.

Vista al norte

Vista al norte

Se ha generado gran riqueza por parte del comercio marítimo, su aeropuerto y también como centro tecnológico donde se han implantado muchas conocidas marcas como Microsoft, HP, Nvidia.. Pero también se han desarrollado empresas que se han convertido en gigantes de calibre similar como Tencent (creadores de QQ o el Wechat) o el fabricante de telecomunicaciones Huawei. Con estos dos nombres se pueden hacer una idea de lo fuerte que han irrumpido en el panorama mundial.

Se podrán imaginar el movimiento que hay entre ambas ciudades cada día. La puerta de entrada al resto de China continental y a través de red de trenes que tanto se ha expandido y hace sombra al propio Japón.

Para mi sigue siendo un lugar un tanto desconocido porque no he estado tantas veces como debiera pero que con los años ha ido ganando potencial. No es sólo por las compras o la comida sino que también cuenta con museos, jardines y hasta algún parque temático. Habrá que acercarse un poquito más.

Día de cielos despejados y perfecto para salir a la montaña, y es que teniendo una ruta cerca de casa pone las cosas más...

Leer más »

La granja Kadoorie

Mañanita de sábado que se presentaba con calor pero bien equipado con suficiente líquido, estrenando mochilita para la ocasión a ver qué tal se porta. No era la primera vez que afrontaba esta ruta pero esta vez si que se me hizo un poco cuesta arriba en algún tramo de los que estaban al descubierto, cobijarse un poco en la sombra e hidratarse. Un poquito más de 2 horas en terminar los 9 kilómetros de recorrido desde Fanling y terminando a la altura de la carretera Lam Kam, justo en frente de la Granja Kadoorie. Momento de descansito y aprovechar para rellenar el tanque.

Primera opción era quedarme descansando un rato y después coger la guagua de vuelta, y la otra era explorar un poco el territorio. Opté por lo segundo ya que disponía de algo de tiempo. Así que antes que nada, dar nuestros saludos a Horace Kadoorie en cuyo honor se fundaron estos jardines botánicos y granja.

El Sr. Kadoorie fue un colaborador bastante activo entre la comunidad rural de la ciudad en los años 60 consiguiendo que mucha gente pudiera llegar a ser granjeros independientes. Imaginen cómo sería la actividad rural por aquel entonces en la ciudad, aunque aún sigue habiendo en zonas como Ma Shi Po. Esta granja es una forma de preservar la flora y fauna de la ciudad haciendo que los demás aprendan un poquito sobre ellos.

IMAG1124

Lo mejor es ir subiendo poco a poco entre la vegetación, y con las indicaciones del camino podremos ir alternando la ruta para ir viendo distintas zonas de los jardines. El agua fluye de un torrente que viene de montaña arriba, en algunos tramos nos podemos encontrar con pequeñas cascaditas. Además esta agua surte a varios tanques con los que cuenta el recinto para abastecer sus necesidades, está muy bien aprovechado.

IMAG1067
IMAG1076

Cuenta también con especies de aves como halcones, buhos o águilas. De lo más tranquilitos que estaban; yo creo que los pillaría en la hora de la siesta.

IMAG1077

Según vamos ascendiendo, nos encontramos también con zona de descanso. Es todo un remanso de paz, sólo escucharemos el sonido del agua correr o algunos pajaritos. Es un sitio perfecto para ir con niños y que disfruten de la naturaleza un poco más cerca, así es que cuando llegué vi algunos grupos de escolares pero que estaban terminando su visita. Para ellos la mejor opción es coger una pequeña guagua que va parando en distintos puntos del recorrido, para el resto que sean más de caminar lo mejor es ir subiendo a través del bosque en el que por momentos uno está totalmente solo.

IMAG1086

Con algunos elementos decorativos como esta especie de dragonboat subido a un pedestal.

IMAG1083

En uno de los desvíos me salgo del camino principal (Nature Walk) y voy en dirección hacia uno de los pabellones, éste en concreto es “Rainbow Pavillion” que queda justo al lado de una de las cascadas. Ya llevaba como algo más de media hora de recorrido y aún me quedaba un trecho.

IMAG1107

Aún no había llegado al punto más alto del recorrido pero de camino me encontré con este poste que me recordó a uno que hay también en Tenerife. Curioso la indicación que había en uno de los letreritos..

IMAG1116

El punto más alto de estos jardines se encuentra a unos 500 y pico metros de altura. Ahí abajo del todo entre la vegetación creo que asoma Tai Po, y como se puede apreciar en la foto ese día también estaba el ambiente algo cargado.

IMAG1113

Empezaba a andar escaso de agua y el calor que seguía apretando con poca zona para ir por la sombrita, creo que lo mejor era iniciar el camino de vuelta. Estaba por ver si tenía suerte y podía coger la guagua pero viendo que tenía pinta de demorar, lo mejor era ir echando unas buenas zancadas carretera abajo.

Aunque la carretera por donde sube la guagua es algo más en zig zag por lo menos me permitía ganar algo en velocidad y cuando me vine a dar cuenta estaba llegando a los paneles que indicaban la salida, no sin antes haber avistado un estanquito con flamencos. Qué bien se lo estaban pasando dándose un remojón, me vendría muy bien a mi pero eso ya en la duchita cuando llegase a casa.

IMAG1120

Al ser esto una visita improvisada y un tanto express pues hubo algunos rincones que me quedaron por ver, pero es un sitio para echarle al menos 2-3 horas con tranquilidad y sobre todo ir haciendo la subida entre los jardines, igual a la vuelta siempre podemos esperar la guagua en el punto más alto que nos devuelva al punto de comienzo. Seguro que en la próxima visita le dedico el tiempo que es debido :)

wpid-imag1126_1.jpg

Para llegar hasta el lugar, bien podemos coger el tren hasta la estación de Tai Wo y desde allí las guaguas 64K / 64P que van en dirección hasta Yuen Long. El precio de la entrada es de 30HK$ y para más información pueden visitar la web – Kadoorie Farm and Botanical Gardens

Mañanita de sábado que se presentaba con calor pero bien equipado con suficiente líquido, estrenando mochilita para la o...

Leer más »