Etiquetado por:Personal

Cena recuperadora

Como en toda celebración post carrera, no podía faltar una cena recuperadora tras el desgaste y qué mejor forma de empezar con una cervecita fresquita, seguro que Lorco me daría su bendición 😀 Fue la primera cerveza post-carrera, aunque ahora que hago memoria si que nos dieron una lata en el recinto de la maratón pero era bastante light, jeje.

imag5135.jpg

Antes de entrar al restaurante, habíamos estado deambulando por la zona evaluando las opciones y anda que no será por restaurantes porque la zona al lado del hotel tenía una variedad increíble hasta teníamos un bar español a pocos metros. Lo suyo era una cena en un japonés y nos picada el gusanillo del sushi, así que terminamos yendo a un “Itamae”.

En la carta además del sushi, también tenían platos calientes como estas almejas el vapor, ciertamente buenas.

imag5138.jpg

Me encanta el arte que tienen los “itamae” preparando las piezas de sushi delante tuyo. Algo que aparenta simplicidad pero sólo las manos expertas saben darle el toque preciso.

imag5137.jpg
 
imag5139.jpg
 
imag5136.jpg

Ya por último, y cambiando de ubicación nos fuimos hasta un acogedor café muy cerquita del hotel para disfrutar un cafecito y un postre. Pudimos disfrutar de un rato muy tranquilo y apurando antes de que el café tuviese que empezar a cerrar las puertas, y es que siendo domingo pues se entiende que recojan antes de lo habitual.

imag5141.jpg
 
imag5144.jpg

Sólo de pensar en lo bien que iba a dormir aunque el descanso sería un tanto corto puesto que el avión no salía al día siguiente tempranito y teníamos que dejar las cosas preparadas. ¿Un poco paliza pensarán? al menos luego cuando llegásemos a Hong Kong tendríamos tiempo para descansar el resto del día, así que sin problema, y después de haber tenido esa cena recuperadora del día anterior.

Como en toda celebración post carrera, no podía faltar una cena recuperadora tras el desgaste y qué mejor forma de empez...

Leer más »

Mi primer maratón

Como ya había anticipado en mi último post, este domingo pasado iba a correr mi primer maratón nada más y nada menos que en Tokio. Como en cada carrera que tiene uno, la noche anterior es momento de dejar todo el material preparado para evitar las prisas de última hora. Así que, manos a la obra con el kit de carrera: pantalón corto, camiseta de manga corta y larga (pintaba que haría fresquete), dorsal, tenis, cinturón, geles, guantes, prenda de compresión; también la ropa para después de la carrera y poder cambiarme de camiseta, ponerme un suéter y una barrita de cereales.

De los elementos más importantes para la carrera: el chip, que debemos colocar entre los cordones de los tenis y bien asegurado. No vaya a ser que luego no se registre bien el tiempo, aunque con toda la documentación que nos dieron venía todo muy bien explicado.

imag5107.jpg

La noche anterior intenté irme a dormir sobre las 10-10.30 para tener suficiente descanso puesto que tocaba ponerse en marcha a eso de las 6 de la mañana con un desayuno para estar a tope y con suficiente tiempo antes de la carrera teniendo todo digerido. Mi cafecito y un bollo, ponerme la ropa con calma y sobre las siete y poco estaba saliendo por la puerta del hotel. Un paseíto hasta la estación de metro más próxima para llegar a la salida de Shinjuku; en el trayecto empezaría a ver cómo se iba llenando el vagón con más corredores y conforme llegamos a nuestra parada más aún, y con los primeros voluntarios a la vista que sujetaban algunos carteles indicativos.

imag5108.jpg

Más corredores iban tomando la calle e íbamos desfilando hacia nuestras respectivas puertas de entrada, en mi caso, debía de dirigirme hacia la puerta 2.

imag5109.jpg
 
imag5110.jpg

Una vez pasado el control de seguridad y con todo en orden, seguir caminando y buscar nuestro huequito para poder ultimar los detalles de última hora antes de dejar nuestra bolsa al camión que tenemos asignado, el cuál llevará la bolsa hasta el final de la carrera donde podríamos recogerla. Se respiraba ya emoción, corredores yendo y viniendo. Algunos hacían cola para el baño, otros ya habían empezado a calentar y al igual que muchos otros, sacando fotos de los alrededores.

imag5112.jpg
 
imag5117.jpg

Entregada mi bolsa y en dirección a la zona E que era donde me habían asignado. La gente poco a poco se va concentrando y por la megafonía anuncian que son las 8:15 con lo que la gente tenía que darse vidilla para ir colocándose en su zona. Aunque la carrera empezaba a las 9:10 hay que coger sitio e intentar no enfriarse aunque a veces se antojaba difícil por la sombra que proyectaban los edificios junto con la brisa que soplaba. Aprovechando las zonas con solecito para estar en calor y hacer el último calentamiento, y sobre todo estar con la mente serena antes de empezar la carrera.

imag5119.jpg

Testigo del gran comienzo de la carrera: el edifico Tochomae, a sus pies casi 37.000 corredores que estaban ansiosos por escuchar la salida. Tanto para los 10 kms como para la maratón que saldrían a la par.

imag5116.jpg

Poco podía ver qué estaba sucediendo más adelante, mientras la música sonaba por los altavoces y en lo que a veces interrumpían para presentar a algunas de las autoridades presentes en el palco de la línea de salida. Quedaban escasos minutos de empezar la carrera, era momento de concentrarse y dar lo mejor de uno mismo pero tampoco sin olvidarse de disfrutar.

Pistoletazo de salida y miles de confetis volando por el aire, poco a poco empieza a haber movimiento delante nuestro y podemos avanzar poquito a poco hasta que pasamor por el arco de la línea de salida, allá vamoss!! Modo carrera y el móvil guardadito hasta el final.

imag5121.jpg
 
57286c2.jpg

Lo que viene a continuación a pesar de no haber fotos evidentemente, no iba a ser de esos que se paren en mitad de la carrera para hacerse un selfie ni mucho menos; salí super motivado e intentar abrirme hueco para establecer un ritmo cómodo y casi todo el rato iba al lado izquierdo de la carretera pero no demasiado pegado, lo bueno es que la interacción con el público era tremenda mientras uno pasaba e iba saludando o chochando las manos; la gente no paraba de animar, se escuchaban tambores y gente bailando, un ambiente increíble. Mientras lo estoy escribiendo es inevitable que me emocione de nuevo.

No obstante, a la vez de disfrutar todo lo que estaba viviendo a mi paso por las calles de Tokio no dejaba de escuchar a mi cuerpo en todo momento. Pensar en la respiración y en cada pisada. No fui consciente hasta más tarde del ritmo que llevaba cuando vi mis parciales, y es que acostumbrado a correr medias maratones esto era otra cosa y debía guardarme fuerzas para poder llevar a buen puerto la carrera.

Pasada la mitad del recorrido, fui dosificando y bajé el ritmo puesto que no quería darme de frente con ese famoso muro pasados los 30 kilómetros. Muy presentes tuve las palabras que había compartido conmigo Guille y sobre todo sabiendo que me quedaba algún repechito cuando tuviera que cruzar el puente, sin embargo algo que no me esperaba fue que me diese un pequeño pinchacito en la pierna derecha cuando llegaba al km. 33 y eso que había estado bebiendo agua / Pocari y con mis geles habituales. Eso no hizo que me viniese abajo ni mucho menos, comencé a andar y masajear un poco la zona mientras que apuraba mi último gel para más adelante beber algo más de líquido y también recurrir al spray que tan amablemente el público compartía con los corredores; seguí caminando otro poco hasta que sentí que el pinchacito iba mitigando pero tampoco quería arriesgar y empecé a trotar suave de nuevo.

Justamente sería a la altura del km. 34 cuando mi mujer me sacaría unas cuantas fotos e incluso un vídeo, lástima no haberla visto porque la había buscando antes a la altura de km 20-25 cuando pasaba por Ginza. Mi mente lejos de estar distraída, estaba concentrada al máximo en esos kilómetros finales que tenía por delante.

img-20160228-wa0019.jpg

Llegada la primera subidita volví a caminar y de igual forma en la bajada, en los tramos llanos parece que iba sin molestia e iba surtiendo efecto los líquidos y el gel. Ya quedaban menos de 5kms para el final y todo iba teniendo mejor pinta, vamos Javier que ya es tuyo!

Llegaba al km.40 y ya podía divisar el edificio de Tokyo Big Sight, el final estaba ahí, ahí. Justo en el último kilómetro es cuando divisé el pacer del tiempo por debajo de 4 horas que era el que me había puesto como objetivo, un par de giros y apurar los últimos 200 metros para llegar a meta en un tiempo de 3h56m10s (3h59m36s). Ufff, madre mía!! cuántas sensaciones juntas y en lo que uno tiene que seguir caminando siguiendo los carteles, paso seguido: toalla, más Pocari, plátano, spray, bocadillos y como no, la medalla. Siguiendo los pasos hasta que llegamos a la zona de recogida de nuestras bolsas y finalmente hasta la zona de descanso donde uno puede cambiarse de ropa ya con más calma.

img-20160228-wa0025.jpg
imag5125.jpg
 
imag5126.jpg
 
imag5129.jpg

Por fin podía sentarme con algo de calma y sin olvidarme de estirar un poco y devorar el resto de comida que tenía, se pueden imaginar las ganas de comer que tendría 🙂 Cambio de ropa, recoger las cosas y esperar mi turno para sacarme algunas fotos y recoger el certificado de Konica Minolta de Social Marathon. También había una zona para masajes, baldes con agua fría y hasta acupuntura por lo que pude leer. La organización estuvo del 10 en todos los sentidos, los voluntarios atentos en todo momento y animando en los puntos de agua y una vez iban terminando los corredores.

¿Qué me quedaba ya nada más? pues iniciar el camino de vuelta en dirección al metro, a paso lento pero seguro en lo que empezaba a notar el cansancio en las piernas y sobre todo a la hora de bajar algunos escalones, jeje. Nos hicieron dar un poco de vuelta pero con la excusa para que pasásemos por algunas casetitas que habían instalado y es que el ambiente de celebración continuaba con más música, bebida y comimda tampoco faltarían.

imag5131.jpg

Al final me ha quedado una crónica de carrera bastante extensa y es que había que plasmar muchos sentimientos y emociones contenidas, con algún que otro error digamos de novato pero sabiendo sobreponerme a la situación sin venirme a bajo, no todo iba a ser un camino de rosas y si uno no sufre un poquito al menos, la satisfacción es mayor aún.

Espero que hayan disfrutado del relato tanto como lo he hecho yo escribiéndolo. Ya sólo me queda animarles a que prueben aunque sea una vez el correr una maratón, no se arrepentirán. Digo desde ya que esta no será sólo la primera ni la última, me pondré más retos por delante mientras las piernas se porten. Gracias a todos los que estuvieron conmigo con sus pensamientos y mensajes por las redes sociales.

Como ya había anticipado en mi último post, este domingo pasado iba a correr mi primer maratón nada más y nada menos que...

Leer más »

Correr en Tokio

Parece mentira que hayan pasado ya casi 5 años desde la última vez que estuvimos por Tokio, de cuando Alberto estaba con su máster. Los que me vengan siguiendo de cerca durante los últimos años, me he aficionado a correr y he aprovechado para participar en algunas carreras tanto en carretera como en montaña.

Algo que empezó como un simple reto de cara al año 2103 y que le he seguido dando continuidad a la par que he ido alternando con las temporadas de dragonboat. Las medias maratones han sido digamos mi punto fuerte, aunque tampoco han faltado otras distancias de cara a cuando preparamos el Oxfam Trailwalker de hace unos pocos meses.

Finalmente, le toca el turno a mi primera maratón y será todo un honor correr en Tokio. Una ciudad que digamos conozco bien, aunque parece que el tiempo siempre parece escaso y también es una buena excusa para regresar a redescubrirla. Pasar corriendo por algunas de sus calles principales y vivir el ambientillo de ese día, seguro que va a ser algo muy especial.

correr en tokio

Hoy estamos volando para tener unos días con tranquilidad y también recoger el dorsal de la carrera en la Expo de la maratón. Alguna carrerita suave quizás y de resto descansar y estar preparado para la carrera.

No faltará la buena comida y hacer carga de hidratos en los días previos. Seguro que un buen bol de ramen ayuda, entre otras cosas 🙂

Nos leemos a la vuelta, y mientras tanto estaré al hilo a través de las redes sociales.

Parece mentira que hayan pasado ya casi 5 años desde la última vez que estuvimos por Tokio, de cuando Alberto estaba con...

Leer más »

Mi mejor media maratón

Después de haber participado por primera vez en el año 2015 en la carrera “China Coast Marathon” y habiéndome puesto como objetivo participar de nuevo, aquí estamos en la edición del año 2016 (un domingo 31 de enero) y hacer una mejor media maratón. La rutina volvía a repetirse: despertar temprano para ponerse las pilas con el desayuno, prepararse e ir hasta Tai Po para coger la guagua que nos llevaría hasta Pak Tam Chung que es donde empezaba la carrera.

Los días más largos de otoño-invierno haciendo que la primera luz del día empezase pasadas las 7 de la mañana. Dorsal ya recogido y listo para dejar mi maleta en la bolsa para dar a los voluntarios que se encargarían de organizarlas.

mi mejor media maraton

imag4499.jpg

imag4501.jpg

El nivel de actividad iba en aumento a medida que iban llegando más corredores y por la megafonía iban anunciando las zonas para recoger el dorsal, además de cuánto tiempo faltaba para el inicio de la carrera. Lo normal en los preparativos previos es que la gente aproveche para ir al baño con las consiguientes colas. Algunos ya empezaban a calentar, y es que el tiempo estaba fresquito además se preveía que hubiese algo de viento en la parte alta al paso de la presa.

imag4500.jpg

Faltando poco más de de media hora para el comienzo y en las cercanías de la línea de salida tras un calentamiento previo. Mejor ir cogiendo algo de sitio que sino luego con todo el mogollón se hace un poco más difícil avanzar posiciones para posicionarse bien cogiendo un buen ritmo.

imag4503.jpg

Por la megafonía anunciaban que serían casi 3000 corredores los que estarían participando entre las modalidades de media maratón y maratón completa. Algunas caras conocidas de unos amigos del equipo de dragonboat, deseándonos suerte para la carrera. Pasaban los minutos y la gente se iban agrupando un poquito más, el comienzo estaba próximo y ahora sólo quedaba ajustarse los tenis y poner nuestro reloj / móvil en marcha para hacer el seguimiento de la carrera. Un minuto y la cuenta atrás 10, 9, 8… y ¡arranca la carrera!

imag4508.jpg

Sabiendo que nos espera una primera rampa de subida, hay que ser conservador sin apurar mucho en los primeros kilómetros. Reconozco que el año pasado me costó un poco en el tramo final pero esta vez con el recorrido ya en mente y conociéndolo bastante bien de cuando estuvimos entrenando para el Trailwalker, no habría dificultad. Ahora sólo quedaba que las piernas respondiesen bien al recorrido un tanto ondulante y mantener un buen ritmo. Lo más importante: disfrutar de la carrera y escuchar a mi cuerpo.

El factor viento a la hora de afrontar las subidas si que se notó un poco pero tan sólo algunas ráfagas y de igual forma cuando nos tocó dar la vuelta al recorrido en los tramos de bajada, había que tener cuidado para no ir demasiado rápido animados por el empuje del viento. En todo momento me encontré bastante cómodo y las piernas no se quejaron, sabiendo el trechito que me quedaba poco antes del final y luego encarar la parte final de la carrera. Miraba el reloj de vez en cuando y estaba yendo más rápido, me daba confianza y sabía que podía apretar un poco para mejorar mie tiempo. Últimos metros y haciendo el sprint final, yeah! había conseguido mejorar mi tiempo con creces pero aún tendría que esperar a ver el tiempo oficial. Finalmente la marca sería de1h45m44s, bajando mi tiempo en casi 13 minutos respecto al año pasado. Qué gran sensación desde luego, mi mejor media maratón hasta la fecha.

Tras finalizar ir a la zona para recoger la camiseta-souvenir, plátano, magdalena y bebida isotónica. No olvidarme de hacer unos estiramientos mientras estaba aún en caliente y luego devorar la comida. Recoger mi bolsa y ponerme una camiseta fresquita junto con el suéter; listo para coger la guagua de vuelta que nos llevaría hasta la parada de tren “Universidad”. Ya en el tren de regreso a casa, y con la mente puesta en un buen almuerzo para recuperar las energías.

imag4512.jpg

Muy contento por cómo se había dado la carrera y cumplido el objetivo de mejorar mi tiempo. Además, esta carrera me ha venido muy bien como preparación de cara a la maratón de Tokio que estaré corriendo el próximo domingo 28. Ya no queda nadita, y ultimando los entrenamientos estos últimos días esperando tener las piernas listas para el gran día.

Después de haber participado por primera vez en el año 2015 en la carrera "China Coast Marathon" y habiéndome puesto com...

Leer más »