Etiquetado por:Restaurantes

Salsa de la buena

Poco tiene que ver la entrada con uno de esos ritmos latinos como es el de la salsa, pero si que vamos a hablar un poco de lo bien que “pegan” algunas de las salsas más conocidas en la cocina china. Acostumbrados desde el punto de vista occidental, por nombrar uno de los platos más significativos en un restaurante chino en España o en Europa, sería el pollo o cerdo agridulce (sweet and sour chicken/pork) o lo que es lo mismo, una mezcla entre dulce y amargo, que seguro muchos han probado y tiene ese sabor tan característico.

Aunque como todo, hay formas y formas de prepararlo, hasta que uno encuentra un sitio donde saben realmente darle el toque que más nos agrade al paladar. Hay veces que o la salsa es demasiado dulce, o quizás demasiado viscosa o bien el pollo no tiene el punto crujiente adecuado… verdad? Pero sin duda, un plato que siempre triunfa y es una referencia en cualquier menú que se precie.

Otro de los platos clásicos, es la tan famosa ternera con salsa de ostras, aunque no sólo de ternera vive esta salsa. Es habitual en restaurantes de Hong Kong, al pedir un plato de verduras como en su día comentaba, encontrarnos con un poquito de salsa de ostras por encima o a veces también en un lateral para mojar la verdurita, le da un toque interesante.

Y dentro de la cocina china, no sólo nos podemos encontrar con el uso de estas salsas, hay bastante más variedad que podemos encontrar en el supermercado. Una de las marcas que más he visto anunciarse y de las más conocidas, es Lee Kum Kee.

La variedad de salsas que tienen es bastante extensa, además de poder curiosear recetas de todo tipo. Yendo desde una simple salsa de soja, curry, satay, chili, marinada, salsa de ostras, agridulce… que desde luego tienen cabida gran cantidad de platos: verduras, carnes, pescado. ¿Cuáles han probado de las que he nombrado?…

Bueno, ya paro que entre tanta salsa y recetas varias se me está haciendo la boca agua. No está ma como aperitivo 😀

Poco tiene que ver la entrada con uno de esos ritmos latinos como es el de la salsa, pero si que vamos a hablar un poco...

Leer más »

A todos lados

A estas horas ya no habrá persona en el globo que no sepa lo que aconteció ayer con el anuncio de un nuevo producto que dicen revolucionará el mundo de los dispositivos móviles. Por cierto, ¿cuál era su nombre?… pero no es este el tema que nos ocupa aunque vaya enfocada la cosa a movilidad.

Ya se sabe que cualquier ayuda es bien recibida cuando viajamos a una ciudad o país desconocido y recursos como las guías de viaje o la información que podemos sacar de cantidad de webs especializadas que nos ayudarán a planificar un poco el viaje, además de, descubrir algunas cosas más del lugar.

Alguna que otra vez ya comentaba sobre la web Discover Hong Kong donde podemos encontrar información de muchos de los aspectos de la ciudad, y que además cuenta con estar disponible en unos cuantos idiomas, con lo que mucho mejor para turistas de más países. Pero sin duda, sacar una edición móvil de lo que son las atracciones, ocio, restaurantes… y todo lo que uno tiene que ver en Hong Kong, es más que acertado. Ya sabemos el tirón que tiene Apple con su tienda de aplicaciones, entre las que también tenemos disponible:

Guía con Vistas Panorámicas
Delicatessen Locales

Aunque no podemos dejar de lado otros dispositivos tipo PDA o Windows Mobile que hay bastantes usuarios en el mercado, así estén cubiertas las necesidades de todos.



Vayamos donde vayamos, siempre podremos tirar de nuestro bolsillo y consultar información sobre la ciudad allá donde estemos. Una buena iniciativa con la que ya no tendremos excusa de no llevar una guía de papel o similiares.

A estas horas ya no habrá persona en el globo que no sepa lo que aconteció ayer con el anuncio de un nuevo producto que...

Leer más »

De esos lugares

Seguro que muchas veces después de estar tiempo caminando, llegado el momento de querer comer algo, nos entra el dilema a la hora de elegir el sitio, no? Y que los lugares que nos encontramos más cerca, no “nos llaman” lo necesario para entrar porque el cuerpo nos pide probar cosas nuevas.

Después de un día movidito visitando la ciudad, era hora de reponer fuerzas con digamos, un almuerzo tardío 🙂 Fue entonces cuando dimos con el sitio siguiente, de aspecto bastante familiar y sencillo, que nos animamos a probar. Fuera zapatos y a sentarse en el cojincito, a ver lo que aguantaba con los pies recogidos por eso de la falta de costumbre.


Después de un rato de repasar el menú e intuir por las fotos, porque en esta ocasión el inglés no estaba presente. Nos decidimos por un plato con trocitos de cerdo y bien acompañado con kimchi, además de unas hojas de lechuga y poder hacer los correspondientes enrolladitos.

Ojito con lo rojo del fondo, que tenía cierto parecido a unos calamares (creo recordar) pero no veas lo rabioso que era. La sensación de ardor en los labios tardó un rato en desaparecer, a base de un par de vasitos de agua fresquita que se agradecieron. Seguro que viéndome en un espejo, parecererían unas bembas auténticas, como las que les ponen a los dibujos animados, exagerado, pero no por ello dejamos de comer, aunque no llegamos a terminarlo todo, ufff.


En esta foto un poco más de cerca, los platos de acompañamiento que en la cocina coreana se presta a bastante, entre los que tenemos: brotes de soja, chili verde y una salsita que tenía cierto parecido con la boloñesa (yo mojé el rollito ahí sin más, y rico que estaba)


Conclusión: El sitio nos dejó una sensación muy agradable, el haber probado algo auténtico, de esos lugares que uno descubre por casualidad y le dan un toque especial a nuestros viajes. Sin duda, repetiríamos el sitio sin dudarlo, a pesar de lo picante que fue de lo más fuerte que probamos en el viaje con diferencia.

¿Alguien se atreve a probar? Espero que no se me echen para atrás por el picante 😀

Seguro que muchas veces después de estar tiempo caminando, llegado el momento de querer comer algo, nos entra el dilema...

Leer más »

La primera

Al poco de estar ya ubicados en nuestro hotel, era hora de salir a patear un poquillo por la zona y ver qué era lo que nos ofrecía. Primer pensamiento: tenemos que comer algo. Así que tocaba buscar cual sería nuestra primera toma de contacto y tras deambular en nuestros primeros pasos por las callecitas de Myengdong, decidimos entrar en este restaurante, bastante peculiar nos pareció y nos decidimos a entrar.

La verdad que los platos del menú tenían buena pinta. Curiosamente la comida no era coreana, sino un japonés con sus platos de udon, además del típico cerdo rebozado (pork cutlet) o sino pollo, o pescado. Ya tendríamos tiempo de probar platos coreanos y como no, kimchi.



Me llamó la atención que nada más sentarnos en la mesa, nos dieron una botella de agua (fría) y unos vasitos de metal, acostumbrado al agua calentita de los locales de Hong Kong, es todo un contraste y más con el frío que hacía por Seúl en esos momentos. Eso sí, su paquete de servilletas, punto a su favor; si recuerdan cuando comentaba


Aquí está mi plato en cuestión. La cantidad suficiente, lo justo para quedarse bien. Sopita, el rebozado, salsita y plato de acompañamiento, y arroz que no falte. Bastante bueno la verdad y con las ganitas que llevábamos encima, que bien que entró.


En cambio mi novia se decidió por el set de udon, y la verdad que la sopa estaba muy buena, con el toque picantito que le caracteriza a la comida coreana. Así uno ya iba entrando en calor 🙂


¿Se les abre el apetito? no es mal comienzo este 😀 La verdad que disfrutamos de variedad y contentos de los sitios que elegimos. Nada de guías, a la aventura que así es cuando se conocen los lugares auténticos.

Al poco de estar ya ubicados en nuestro hotel, era hora de salir a patear un poquillo por la zona y ver qué era lo que n...

Leer más »