Etiquetado por:Tsim Sha Tsui

Final épico

Este pasado fin de semana se celebraron las carreras Internacionales de dragonboat en Tsim Sha Tsui, nuestra última cita del calendario para la temporada y ha sido un final épico. Por delante tendríamos tres días de competición y una prueba para el equipo de poder probarse hasta dónde conseguiríamos llegar.

IMAG1310

En lo que respecta a la metereología, fue algo que no pudimos quejarnos porque el buen tiempo reinó. Bastante calor, beber agua en cantidad y protegerse a la sombra durante los momentos de descanso entre carreras o hay también quien aprovechaba para poder broncearse y evitar la marca de la camiseta, aunque sin suerte jeje.

IMAG1337

Con esta vista se puede apreciar mejor el lugar en el que se desarrollaban las carreras a lo largo del paseo marítimo de Tsim Sha Tsui. Las barcazas haciendo algo de protección frente a las aguas de la bahía Victoria y las calles que van en paralelo hasta un total de nueve. No es una carrera fácil, el agua es bastante movidita por momentos y durante el transcurso de las carreras puede llegar a ser un poco traicionera, es algo con lo que todos los equipos tenemos que lidiar de la mejor forma.

IMAG1339

Y hay veces que los botes no se libran y terminan sumergidos al final de la carrera. Lo importante en el tramo final de carrera es mantener la calma y acordarse de estabilizar el bote dejando reposar los remos sobre la superficie que ayudan a estabilizar los vaivenes. Este equipo no tuvo tanta suerte y su bote tuvo que ser remolcado mientras intentaban vaciar parte del agua en su interior.

IMAG1320

El último día sin duda es el más animado de todos aunque por lo que pudimos darnos cuenta, parece que hubo algunas ausencias de equipos este año y eso se notó un poco. Además, este año no retransmitieron las carreras por la tele como habían hecho en años anteriores pero si que había siempre constante paso de gente, algunos equipos con disfraces y también una banda.

IMAG1349

Un muy merecido dragón de plata que consiguieron nuestras chicas en las finales del sábado, así como los trofeos por participar del resto de categorías: mixta y masculina. Nos posicionamos en las semifinales masculinas y en la gran final mixta en la que nos codeamos con los equipos top de la ciudad y algunos internacionales. No se había dado mal el fin de semana a pesar de no haber empezado finos, pero la cosa se fue encaminando.

IMAG1355_1

El equipo al completo posando para la foto de fin de temporada. ¡Todo un subidón después de los días de esfuerzo!

FB_IMG_1436167299467

Era tiempo de celebración y alguna que otra cerveza. Un año más que ha pasado como quien dice en un abrir y cerrar de ojos, y eso que a principios de años parece todo como muy lejano. La verdad que ha sido una temporada que nos ha dejado con bastante buen sabor de boca, a pesar de algunos tropiezos pero hemos sabido mirar hacia delante con optimismo y no dudar de nuestra capacidad. También ha ayudado que hemos contado con muy buenos fichajes que han aportado sangre fresca al equipo y han rendido a muy buen nivel demostrando sus aptitudes; gente comprometida y que se toma las cosas en serio durante los entrenamientos y las carreras.

Ahora podremos descansar un poco y ponernos a pensar de cara a preparar la temporada próxima, tenemos trabajo por delante pero hay una buena base. Un veranito para seguir en forma y volver de forma progresiva a los entrenamientos, y algunos ya tenemos ganas de volver a subirnos al bote de dragón, engancha!

Este pasado fin de semana se celebraron las carreras Internacionales de dragonboat en Tsim Sha Tsui, nuestra última cita...

Leer más »

Paella y sangría

Teniendo esos días festivos en la pasada Semana Santa, había que aprovechar el buen tiempo para salir de paseo y disfrutar de un almuerzo en condiciones. De eso que me acordaba de haberle mencionado a mi novia sobre un restaurante español en Tsim Sha Tsui que tenía en mi lista de pendientes desde hace tiempo. Con la cantidad de gente que salía de vacaciones, seguro que no tendríamos problemas para asegurarnos la reserva el día antes por la noche, y así fue. La chica que me atendió por teléfono me comentó que el formato del almuerzo era tipo buffet para los aperitivos y luego un plato principal a elegir, así que para ir con calma hice la reserva a eso de las 12.30 del mediodía.

Así que, para allá nos fuimos al día siguiente, y mejor imposible la ruta de guagua que cogimos puesto que la parada está justo en frente de casa y nos dejaba a pocos metros del edificio donde se encuentra el restaurate que es el centro comercial “The One” en pleno Nathan Road; un poco más abajo les dejaré el mapa con la ubicación como referencia.

La mesa nos esperaba, cerquita de la cristalera y con vistas parciales a la zona comercial asomando el skyline de fondo, otro de los atractivos de este restaurante que lo hace ideal para tomar algún cóctel en la terracita que tiene fuera mientras se contemplan las vistas y especialmente de noche.

En lo que nos miramos el menú para elegir el plato principal y luego al de beber; finalmente pedimos una jarrita de sangría y mientras tanto nos acercábamos a la zona del buffet para ir cogiendo un poco de ensalada, embutidos y algunas tapas variadas. La verdad que estaba bastante surtido y en especial nos gustaron una tapa de chorizos junto con una de mejillones con una salsita muy sabrosa y una ensalada templada de pollo con verduritas. En lo que respecta al ambiente del restaurante, se estaba genial porque no había demasiadas mesas y con una ligera música de ambiente.

IMAG1505

Después de dos rondas en el buffet creo que era el momento de dar paso al plato principal y pues como no, tuve que decantarme por la paella y ciertamente hacía bastante que no comía. Y no es que sea un especialista en paellas, pero ya de aspecto me gustó de entrada pero de sabor me gusto aún más, tenía buen puntito y el arroz no estaba ni demasiado seco ni caldoso. Por parte de mi novia, ella se pidió un salmón a la plancha pero coincidió conmigo que la paella había resultado una buena elección.

IMAG1508

No se crean que el almuerzo había acabado aún puesto que aún faltaba una selección de postritos acompañado del café. Un buen punto y final para el almuerzo aunque si que eché de menos que no tuviesen al menos una cremita catalana para ser perfecto, pero en líneas generales quedamos bastante satisfechos con la calidad de la comida y la atención recibida. Quizás para la próxima ocasión lo suyo sea ir de cenita a ver qué tal se portan.

¡Buen fin de semana a todos y que lo disfruten con los cinco sentidos!

Teniendo esos días festivos en la pasada Semana Santa, había que aprovechar el buen tiempo para salir de paseo y disfrut...

Leer más »

Compartiendo coreano

Es todo un descubrimiento que en Tsim Sha Tsui, alejado del bullicio se pueda encontrar una zona con gran variedad de restaurantes coreanos. En su día estuvimos en este del cual quedamos muy satisfechos pero siempre es bueno ir descubriendo sitos nuevos, echar un vistazo a Open Rice, bien con Foursquare para ver recomendaciones o sino improvisar.

Se dio la casualidad que estaba de visita por la ciudad un compañero de cuando la beca ICEX junto con su novia. Estuvimos por el “paseo de las estrellas” y alrededores, tomando algo en Knutsford Terrace y finalmente llegó el momento que surgía la pregunta: ¿dónde vamos a cenar? Entre las opciones surgió el ir a un coreano y puesto que su novia aún no había probado esta gastronomía, la elección digamos que resultó fácil. Caminamos viendo los menús de varios sitios hasta que nos decidimos a entrar en uno. Bastante calmado el ambiente pero también es que era tempranito, apenas las 7 de la tarde, mejor así para cenar sin prisas.

Ya saben que comer en un coreano implica unos aperitivos típicos (banchan) que vienen perfectos en lo que uno espera a los platos principales. El kimchi es fundamental y acompañado con otros como pescadito frito, tofu o brotes de soja.

image

Pedimos un total de 4 platos: sopa de rabo de buey (Kkori Gomtang), un arroz a la piedra (bibimbap), unos fideos con marisco (japchae) y una tortita también con marisco (pajeon). Bastante completito después de los aperitivos.

image

No pudimos estar más acertados con los platos; raciones muy bien servidas y buen servicio. Estuvimos recordando los viejos tiempos y poniéndonos un poco al día después de tanto tiempo sin habernos visto.

Es todo un descubrimiento que en Tsim Sha Tsui, alejado del bullicio se pueda encontrar una zona con gran variedad de re...

Leer más »

Al agua, pato

Finalmente tuve tiempo ayer y pude acercarme a ver un personaje que ha dado mucho que hablar en las últimas semanas en la ciudad. Coincidía que también era el día de tranvía y ferry gratis, que por suerte no estaba demasiado abarrotado. La hora punta había pasado y era en torno a las seis y media cuando llegaba a la terminal del Star Ferry para cruzar rumbo a Tsim Sha Tsui. La tarde no podía estar mejor, el cielo despejado y con unas tonalidades muy bonitas a medida que se disipaban los rayos del sol.

image

Igual en la foto no se distingue, pero justo a la derecha donde hay unas manchas rojas, es ahí donde estaba ubicado el motivo de mi visita. Nos acercamos poco a poco…

image

Y si, nada más y nada menos que el señor patito de goma creación del artista holandés Florentin Hoffman y que tanto revuelo ha causado desde su llegada a la ciudad. Y lo que representa en sí la figura de este pato según el propio artista es que no hay barrera de raza o idioma y constituye un elemento para unir a la gente. ¿A quién no le gusta uno de estos?

image

Desde el día 2 de mayo ha estado ocupando este rinconcito cercado a la terminal de cruceros al lado del Harbour City, aunque en la última semana y media estuvo desaparecido porque al parece había tenido algunos problemas de fuga de aire. Una vez solventado el problema ha vuelto al lugar que ocupará hasta el próximo 9 de junio.

image

Como no, la gente quiere posar al lado de él para inmortalizar la visita del patito a la ciudad. Y es que a lo largo de los útlimos años ha ido parando en distintos puntos del planeta como Sydney, Osaka o Tokio. Me pregunto cuál será su próximo destino.. Ahí donde lo ven tiene como unos casi 15 metros de alto.

image
 
image

En el paseo cercano al muelle habían también unos patitos de menor tamaño e ideales para más fotos. Puede que pareciese un poco abarrotado el paseo pero la verdad que se podía pasear sin demasiados agobios, aunque apuesto que el fin de semana no sea tan fácil cuando la gente tiene más tiempo y mucha más gente quiera hacerle una visita al célebre patito.

image

Sin duda esta es la mejor de las fotos que saqué. Consiguiendo levantar el teléfono lo suficiente y sin que ninguna cabeza se interpusiera entre el patito y el skyline de la isla. Nada de filtros ni procesado, tal cual salió del teléfono para su disfrute :)

image

Cuak cuak cuak!! hasta otra compañeros

Finalmente tuve tiempo ayer y pude acercarme a ver un personaje que ha dado mucho que hablar en las últimas semanas en l...

Leer más »