Banteay Srey…

Continuando con nuestro segundo día de visita con los templos, elegimos ir al llamado Banteay Srey. Queda a unos casi 40kms de Siem Reap, pero merece la pena desplazarse hasta allí y ver otro estilo de templo.

Este lugar destaca por el detalle de sus grabados, el acabado es increible, además se mantienen bien conservados. Lo que más me gustó fue las distintas tonalidades que tiene la roca, entre amarillos, marrones claros y algún rojizo de las estatuas.

También conocido como la Ciudadela de las Mujeres, ya que, el detalle de los grabados de gran detalle se atribuyen a mujeres, por lo delicado de sus formas. Además, difiere de otros templos ya que, monos y garaudas (águilas solares) reemplazan a los leones que normalmente guardan las puertas del templo. Data del año 967 y dedicado al dios Shiva.

Pre Rup

Se creía tradicionalmente que servía como templo funerario, pero era el templo de estado de Rajendravarman II. Algunas partes del templo están algo descuidadas, y quizás por eso, no resulta tan vistoso como otros templos que ya habíamos visitado.

Los siguientes tres templos se encuentran todos muy cercanos, situados hacia el noreste del complejo de Angkor Thom. No tan masificados de turistas como templos anteriores, pero igualmente interesantes, sobre todo el último de ellos: Preah Khan. Coincido totalmente con Alberto, fue de los que más me gustaron.

Ta Som

Con Sergio de Dubai “posando” en una de las puertas al interior de una de las zonas del templo.

Saliendo hacia la parte trasera del templo, lo más llamativo el entramado de raíces sobre la puerta de acceso. El resto del templo, no deja de ser interesante pero sin ningún detalle que llame más la atención, pero que merece la pena conocer.

Neak Pean

El templo se encuentra adentrado en la selva, y el acceso se hace mediante este camino que vemos en la foto. No se tarda mucho en llegar hasta él desde el punto más cercano de la carretera, encontrándonos con una de las piscinas del complejo.

En lo que nos podemos fijar de este templo, es la distribución con la que cuenta. Se trata de un total de 5 piscinas. Una central de forma redonda y 4 más que la rodean.

Preah Khan

Sin duda, uno de los templos más grandes que visitamos. Gran número de pasillos y salas que recorrer. Obra también de Jayavarman VII después de la victoria sobre el reino de Champa que los invadió en el 1191. En su momento, no sólo tenía las funciones de templo y ciudad sino también como universidad budista.

Detalle de la foto anterior, la construcción de dos plantas situada a la izquierda de la primera fotom aún no se sabe que papel juega en el conjunto del resto del templo, sigue siendo un misterio. Y jugando al escondite en una de las zonas del templo denominada la “Sala de los bailarines”

Como colofón para este día, nos dirigimos al templo de Phnom Bakheng. Situado muy cerca de la entrada sur de Angkor Thom y al noroeste de Angkor Wat, es el lugar idóneo para ver la puesta de sol. Cuando llegamos, gran cantidad de turistas se concentraban en las escaleras del templo, buscando su sitio para contemplar el atardecer.

Después del espectáculo del atardecer, tocaba hacer el camino de vuelta. Nunca antes había visto tanta gente concentrada, haciendo colas para bajar, exagerado.

Sólo nos quedaba “enfrentarnos” por última vez a los vendedores de souvenirs, en una última intentona de conseguir que les compremos algo, algo que puede llegar a ser cansino, pero tomárselo con calma y ponerle buena cara. A veces me gustaría poder contribuir con algo a todos, pero también hay que aprender a decir no… es la otra cara del turismo de Camboya.

Continuando con nuestro segundo día de visita con los templos, elegimos ir al llamado Banteay Srey. Queda a unos casi 40kms de Siem Reap, pero merece la pena desplazarse hasta allí y ver otro estilo de templo.

Este lugar destaca por el detalle de sus grabados, el acabado es increible, además se mantienen bien conservados. Lo que más me gustó fue las distintas tonalidades que tiene la roca, entre amarillos, marrones claros y algún rojizo de las estatuas.

También conocido como la Ciudadela de las Mujeres, ya que, el detalle de los grabados de gran detalle se atribuyen a mujeres, por lo delicado de sus formas. Además, difiere de otros templos ya que, monos y garaudas (águilas solares) reemplazan a los leones que normalmente guardan las puertas del templo. Data del año 967 y dedicado al dios Shiva.

Pre Rup

Se creía tradicionalmente que servía como templo funerario, pero era el templo de estado de Rajendravarman II. Algunas partes del templo están algo descuidadas, y quizás por eso, no resulta tan vistoso como otros templos que ya habíamos visitado.

Los siguientes tres templos se encuentran todos muy cercanos, situados hacia el noreste del complejo de Angkor Thom. No tan masificados de turistas como templos anteriores, pero igualmente interesantes, sobre todo el último de ellos: Preah Khan. Coincido totalmente con Alberto, fue de los que más me gustaron.

Ta Som

Con Sergio de Dubai “posando” en una de las puertas al interior de una de las zonas del templo.

Saliendo hacia la parte trasera del templo, lo más llamativo el entramado de raíces sobre la puerta de acceso. El resto del templo, no deja de ser interesante pero sin ningún detalle que llame más la atención, pero que merece la pena conocer.

Neak Pean

El templo se encuentra adentrado en la selva, y el acceso se hace mediante este camino que vemos en la foto. No se tarda mucho en llegar hasta él desde el punto más cercano de la carretera, encontrándonos con una de las piscinas del complejo.

En lo que nos podemos fijar de este templo, es la distribución con la que cuenta. Se trata de un total de 5 piscinas. Una central de forma redonda y 4 más que la rodean.

Preah Khan

Sin duda, uno de los templos más grandes que visitamos. Gran número de pasillos y salas que recorrer. Obra también de Jayavarman VII después de la victoria sobre el reino de Champa que los invadió en el 1191. En su momento, no sólo tenía las funciones de templo y ciudad sino también como universidad budista.

Detalle de la foto anterior, la construcción de dos plantas situada a la izquierda de la primera fotom aún no se sabe que papel juega en el conjunto del resto del templo, sigue siendo un misterio. Y jugando al escondite en una de las zonas del templo denominada la “Sala de los bailarines”

Como colofón para este día, nos dirigimos al templo de Phnom Bakheng. Situado muy cerca de la entrada sur de Angkor Thom y al noroeste de Angkor Wat, es el lugar idóneo para ver la puesta de sol. Cuando llegamos, gran cantidad de turistas se concentraban en las escaleras del templo, buscando su sitio para contemplar el atardecer.

Después del espectáculo del atardecer, tocaba hacer el camino de vuelta. Nunca antes había visto tanta gente concentrada, haciendo colas para bajar, exagerado.

Sólo nos quedaba “enfrentarnos” por última vez a los vendedores de souvenirs, en una última intentona de conseguir que les compremos algo, algo que puede llegar a ser cansino, pero tomárselo con calma y ponerle buena cara. A veces me gustaría poder contribuir con algo a todos, pero también hay que aprender a decir no… es la otra cara del turismo de Camboya.

Sobre el autor

Entradas relacionadas

2 Comments on “Banteay Srey…

  1. Alberto

    Joer… cómo se nota la diferencia de cámara en la foto de Angkor Wat desde la colina lejana.

    Muy buenas las fotos, en estos viajes merece la pena llevar la reflex aunque sea un trasto. Las fotos quedan mejor. 😉

  2. Javier Sampedro

    No quedo mal la verdad, aunque hay que seguir perfeccionando la técnica, jeje.. y sobre todo fundamental un tripode yaaaa.

Comentarios no permitidos