Dentro de la cueva

 

Después de haber llegado la noche anterior a Guilin, teníamos un nuevo día por delante con la mente puesta en empezar a recorrer los principales punto de interés de la ciudad y sus alrededores. Ibamos tan contentos esperando nuestro desayuno de tostadas, huevo y bacon pero hubo un cambio de planes y el sustituto fueron: noodles de arroz, que además son una de las especialidades de la ciudad y he de decir que estaban muy buenos, acompañados de caldito con unas verduritas y algo de manises escachados. El precio: 3 RMB por ración (40 céntimos de €), y lo a gusto que nos quedamos. Pilas cargadas y a ponernos en marcha.

Para desplazarnos, optamos por alquilar un coche para todo el día que nos salía muy bien de precio a repartir entre los cinco. Ahora quedaba definir la ruta a seguir para que la gente del hostal pudiera transmitir las pertinentes instrucciones a la conductora, y así fue. Emprendimos la marcha y como primera parada nos dirigíamos a la Reed Flute Cave, que viene a ser la cueva de flauta travesera. Su historia data del año 1940 que es cuando fue descubierta, aunque su edad data de hace ya unos 180 millones de años y con una longitud total de 240 metros. Bueno, a que estamos esperando que no entramos.

A lo largo de su recorrido, se van pasando por distintas secciones que están iluminadas en distintos colores para resaltar las formas y detalles de las rocas. Colores de tonos fríos como verdes claritos o azulitos, o bien, tonos algo más vivos con rojizos o anaranjados, un colorido que se hace agradable a los ojos y crea una atmósfera como de película de ciencia-ficción, pasen y vean…
 

 

 

Y ante nosotros, turistas y más turistas atentos a las explicaciones de su guía. No obstante, en cada rinconcito de esta cueva, según costumbre china se le da nombre a las formaciones de roca, tales como: Palacio de Cristal, Pagoda del Dragón, Bosque Virgen, Montaña de la Frutas y las Flores… por poner algunos ejemplos. Claro está, hay que echarle bastante imaginación para “visionar” lo que nos sugiere el nombre de las distintas formaciones presentes en la cueva.
 

Siguiendo la senda de luces del camino que nos guía por el interior de la cueva y a cada paso que damos, notamos como las luces se van apagando y quedando todo en el más profundo de los negros. ¿Será por temas de ahorro de energía? nos preguntábamos, más vale ir pegaditos al resto de turistas que sino, nos pillaba el toro.
 

Muy bonitos los reflejos creados por la iluminación sobre un “pequeño lago”.
 

A medida que nos vamos alejando del punto anterior, uno se puede dar cuenta del tamaño de la bóveda y apreciar mejor las distintas zonas iluminadas. Poquita gente queda ya al fondo, como se descuiden me los veo a oscuras :)
 

¿Alguien dijo fantasmas? desde luego que sería muy válido como escenario para la casa del miedo, colgar algunos esqueletos o telas de araña, una ambientación perfecta.
 

No sabría calcular cuanto tiempo pasamos en el interior de la cueva, pero según nos habían comentado alrededor de unos 40 minutos – 1 hora. Era tiempo de ver nuevamente la luz del día, disfrutar del paisaje de los alrededores y explorar un poco. El día estaba espléndido, a pesar de tener una ligera cortinilla como de bruma pero que creaba un efecto interesante con las montañas a lo lejos.
 

 

Apenas el día había comenzado y quedaban muchas cosas por ver, ¿siguiente punto de la ruta? Pronto lo sabremos.
 

 

Después de haber llegado la noche anterior a Guilin, teníamos un nuevo día por delante con la mente puesta en empezar a recorrer los principales punto de interés de la ciudad y sus alrededores. Ibamos tan contentos esperando nuestro desayuno de tostadas, huevo y bacon pero hubo un cambio de planes y el sustituto fueron: noodles de arroz, que además son una de las especialidades de la ciudad y he de decir que estaban muy buenos, acompañados de caldito con unas verduritas y algo de manises escachados. El precio: 3 RMB por ración (40 céntimos de €), y lo a gusto que nos quedamos. Pilas cargadas y a ponernos en marcha.

Para desplazarnos, optamos por alquilar un coche para todo el día que nos salía muy bien de precio a repartir entre los cinco. Ahora quedaba definir la ruta a seguir para que la gente del hostal pudiera transmitir las pertinentes instrucciones a la conductora, y así fue. Emprendimos la marcha y como primera parada nos dirigíamos a la Reed Flute Cave, que viene a ser la cueva de flauta travesera. Su historia data del año 1940 que es cuando fue descubierta, aunque su edad data de hace ya unos 180 millones de años y con una longitud total de 240 metros. Bueno, a que estamos esperando que no entramos.

A lo largo de su recorrido, se van pasando por distintas secciones que están iluminadas en distintos colores para resaltar las formas y detalles de las rocas. Colores de tonos fríos como verdes claritos o azulitos, o bien, tonos algo más vivos con rojizos o anaranjados, un colorido que se hace agradable a los ojos y crea una atmósfera como de película de ciencia-ficción, pasen y vean…
 

 

 

Y ante nosotros, turistas y más turistas atentos a las explicaciones de su guía. No obstante, en cada rinconcito de esta cueva, según costumbre china se le da nombre a las formaciones de roca, tales como: Palacio de Cristal, Pagoda del Dragón, Bosque Virgen, Montaña de la Frutas y las Flores… por poner algunos ejemplos. Claro está, hay que echarle bastante imaginación para “visionar” lo que nos sugiere el nombre de las distintas formaciones presentes en la cueva.
 

Siguiendo la senda de luces del camino que nos guía por el interior de la cueva y a cada paso que damos, notamos como las luces se van apagando y quedando todo en el más profundo de los negros. ¿Será por temas de ahorro de energía? nos preguntábamos, más vale ir pegaditos al resto de turistas que sino, nos pillaba el toro.
 

Muy bonitos los reflejos creados por la iluminación sobre un “pequeño lago”.
 

A medida que nos vamos alejando del punto anterior, uno se puede dar cuenta del tamaño de la bóveda y apreciar mejor las distintas zonas iluminadas. Poquita gente queda ya al fondo, como se descuiden me los veo a oscuras :)
 

¿Alguien dijo fantasmas? desde luego que sería muy válido como escenario para la casa del miedo, colgar algunos esqueletos o telas de araña, una ambientación perfecta.
 

No sabría calcular cuanto tiempo pasamos en el interior de la cueva, pero según nos habían comentado alrededor de unos 40 minutos – 1 hora. Era tiempo de ver nuevamente la luz del día, disfrutar del paisaje de los alrededores y explorar un poco. El día estaba espléndido, a pesar de tener una ligera cortinilla como de bruma pero que creaba un efecto interesante con las montañas a lo lejos.
 

 

Apenas el día había comenzado y quedaban muchas cosas por ver, ¿siguiente punto de la ruta? Pronto lo sabremos.
 

Compartir:

Más

Sobre el autor

Entradas relacionadas

10 Comments on “Dentro de la cueva

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Cuánto color, pero prefiero las ultimas fotos del paisaje :P

    Saludos!

    1. Esta es una de las cuevas más conocidas de la zona, aunque se pueden encontrar muchas más. El paisaje es muy bonito, el verde, las montañas… en próximas entregas más ;)

  3. Pablo L.

    La verdad es que es todos estos paisajes y cuevas son muy bonitos.
    Haber si algún día puedo visitarlos.
    Saludos.

    1. Merece la pena ir a verlo, aunque seguro que habrá diversidad de opiniones. Ver un par de cuevas está bien, pero luego uno se puede saturar un poco, todo sin excesos :)

  4. El sitio promete! Esperando más fotos… :) La cueva mola mucho pero yo le quitaría los millones de turistas y las luces de colores jajajajaj

    1. Los turistas desde luego pero las luces le dan un toque interesante y hace que sacar fotos sea algo más fácil, sino tocaría trípode sí o sí y a tirar de tiempo de exposición o con iso alto para sacar algo decente :P

  5. Pingback: Continuando la ruta « Chicharrero por Hong Kong

  6. ¡Los paisajes de la zona, siempre tan fotogénicos! Yo haría el trayecto en barco por el río cada día, y me mudaría a Yangshuo una temporada si pudiera… (soñar es gratis) :-)

    Te he descubierto gracias a Paella de Kimchi, así que me daré una buena vuelta por tu blog, tiene una pinta genial.

    1. Por mucho que uno mire el paisaje, es algo que no cansa. Recorrer las montañas hasta donde se pierden, las formas de la roca, el verde de los árboles… tiene mucho encanto la zona.

      Me alegro que hayas dado con el blog y espero que sea de tu agrado el contenido. Ya he aprovechado para curiosear por el tuyo, que también tiene muy buena pinta.

      Un placer conocer nuevos bloggers. Saludos!

Comentarios no permitidos