Archivo para: abril 2008

Despedida HCMC

Y como colofón final a este viaje por tierras vietnamitas, de vuelta en Ho Chi Minh tras la vuelta del viaje por el delta del Mekong. Aún quedaba algo de fuerzas para aprovechar nuestro último día, para mi al menos, ya que el martes por la mañana bien tempranito salía rumbo a Hong Kong y luego directo a la oficina.
Aprovechar para hacer algunas compras de última hora por las tiendas del centro, aunque ya estaba más que servido entre las compras hechas en Hoi An principalmente. Al final, te encuentras en todos lados más o menos lo mismo, lo único que el precio puede que varíe algo, arriba o abajo.

Disfrutar una vez más de una buena comida vietnamita con barbacoa para hacerte las gambas a la plancha o una carnita con cebolla y queso muy rica, junto con un arroz frito y verdurita salteada que no falte como acompañamiento :)

Disfruté bastante de la comida, también sería que desde eso de las 12 y algo que nos habíamos comido un plato de fideos antes de salir de Cant Tho y con el estómago algo vacío, había bastantes ganitas de comer. En la foto al completo todo el grupo al completo, disfrutando de la rica cena :)

Luego de la cena, nos acercamos a un bar cerca de la ópera para tomarnos una última copita y luego a casita que al día siguiente había que madrugar para coger el avión y luego seguir al trabajo.

Y para no dejar la ocasión retratar el edificio de la ópera y el del ayuntamiento (no parece éste último en castillo de Disneyland?)

Quedaban pocas horas en suelo vietnamita y echando un vistazo atrás después de todo lo vivido en el viaje, puedo decir que quedé más que encantado con el país, la gente, la comida… Sin duda un destino muy recomendable, aunque pena me diese no haber podido al norte, quizás más adelante, nunca se sabe. Y la compañía, sin duda lo mejor, verdad chicos? que risas que nos echamos y a pesar de las pocas horas de sueño, aguantamos como campeones, es lo que tiene hacer turismo y que los días sean provechosos.

Gracias Alberto por todo, por acogernos en tu casa y planear el viaje. No nos podemos quejar del resultado verdad? Nos veremos pronto en “OPERACIÓN MALAYA”…

Y como colofón final a este viaje por tierras vietnamitas, de vuelta en Ho Chi Minh tras la vuelta del viaje por el delt...

Leer más »

Delta del Mekong

Día 1 – Domingo

Sin haber podido dormir mucho de la noche anterior, bien tempranito por la mañana nos dirigimos a coger la guagua a las 7.30 de la mañana que salía con rumbo al delta del Mekong. El trayecto de unas 2 horas hasta la primera ciudad que era My Tho, desde que cogeríamos un barquito que nos llevaría a lo largo del río y luego ir a parar al otro lado del río y visitar una casa tradicional donde ibamos a almorzar.

Lo que se puede apreciar nada más llegar es la cantidad de vegetación existente a ambos lados del río, todo tipo de árboles, palmeras… todos sumergidos en el agua de un color marrón claro, aunque no invitaba a bañarse mucho que digamos, jeje.



Una de las actividades que se desarrolla en el río, la pesca naturalmente. Se veían gran cantidad de barcos y gente practicándola.


Después de un rato de travesía por el río, bajamos del bote para adentrarnos entre la vegetación e ir a dar una casa donde nos ofrecerían fruta para comer y té de beber, además de, luego nos cantaran algunas canciones vietnamitas con previa introducción de los instrumentos tradicionales. Hubo una parte muy divertida en la que era como un diálogo cantado entre un hombre y una mujer, y la chica no pudo contener la risa :D


Como aún era temprano, volvimos al barco que luego nos llevaría a nuestra próxima parada: recorrer en un bote de remo entre la vegetación. Así pudimos ver más de cerca las plantas de la zona y tener otra perspectiva del viaje.


Tuvimos también la ocasión de ver cómo elaboraban un dulce hecho a base de leche de coco. De aspecto es como el toffee, pero con un ligero sabor a coco muy agrabable.


Iba siendo hora del correspondiente almuerzo, un platito de fideos fritos con pollo y unos vasos de agua fresquita, y listos para continuar la marcha a bordo de un carrito tirado por una burra. El viaje hasta el momento estaba siendo bastante peculiar, probando varios modos de transporte, aunque a pesar del calor constante, estaba siendo muy entretenido.

El viaje aún no acaba aquí, aún noes quedaba por delante desplazarnos desde la ciudad de My Tho a la de Can Tho, la ciudad más grande situada en esa parte del Mekong. Después de otras 2 horitas en guagua y habiendo cruzado en ferry una zona del río, llegamos por la tarde sobre las 6, casi anocheciendo.

Con tiempo para darnos un paseo por el río de camino a los bungalows donde ibamos a pasar la noche. Eramos un grupo de 8 personas: una pareja americana, 2 chicas alemanas, 1 señor neozelandés, los amigos de Alberto y yo.
Cenamos prontito, comparado con lo que estoy acostumbrado. Nos explicaron como hacernos unos rollitos con papel de arroz metiendo dentro: tomate, pepino, noodles de arroz y poco de pescado (Pez de oreja de elefante, super bueno), para luego mojarlo en una salsita como agridulce.

Terminada la cena, nos quedamos un rato charlando en la mesa. Nuño y Luisa optaron por irse a dormir mientras me quede un rato más con el resto del grupo, conociéndonos un poco más y compartiendo algunas de nuestras experiencias del viaje. Muy buena gente todos, pasamos un rato agradable.
Para sorpresa nuestra, de camino a mi habitación nos invitaron a unirnos al grupo de vietmamitas que regentaban el lugar de alojamiento, entre ellos también estaba el chico que nos hizo de guía en el bote y algunos de sus familiares. Nos sentamos allí con ellos y bebimos un poco de vino de arroz, haciendo algunos brindis y echándonos unas risas con ellos, aunque hasta no muy tarde, teníamos que madrugar para ver el mercado flotante al día siguiente.

Día 2 – Lunes

Con las pilas cargadas después del desayuno a eso de las 6.30 de la mañana, nos dirigimos a coger el bote que nos llevaría al mercado flotante. Debido a las mareas, no pudimos coger el bote donde mismo nos había dejado la noche anterior, con lo que dimos un paseito mañanero hasta otro punto más arriba del río donde nos esperaban para llevarnos al mercado. Así es como quedó el bote después de la bajada de la marea, apenas medio metro de profundidad en la zona media, se podía cruzar caminando.

Llegados al mercado flotante, cantidad de barcos que vendían productos de todo tipo. El negocio se realizaba con barcos pegados uno al lado de otro y pasándose la mercancía de un lado a otro.

Bastaba con fijarse en los palos de bambú que tenía cada embarcación para ver lo que colgaba de ellos, así, uno se enteraba que era lo que vendía cada uno. En este caso tenemos uno que vende piñas, como tambieén podíamos ver calabazas y otro tipo de verduras. Muy interesante como se realizaba el comercio sobre las aguas.

Más adelante, como eramos un grupo algo numeroso tuvimos que decidirnos entre ir a visitar un segundo mercado flotante o caminar por uno de los senderos cerca del río, no sin antes presenciar como se elabora la pasta para hacer los fideos de arroz, un proceso bastante simple pero igualmente interesante.

Con algo de tiempo por delante fuimos a dar un paseo cerca del río y cruzamos uno de los puentes de bambú que había en la zona. Uno tras otro fuimos pasando con cuidado. A pesar no estar demasiado alto, tampoco era cuestión de caerse al agua, y por suerte, todos pasamos sin problemas a pesar de lo frágil que pueda parecer el puente.

Día 1 - DomingoSin haber podido dormir mucho de la noche anterior, bien tempranito por la mañana nos dirigimos a coger l...

Leer más »

Ho Chi Minh

Continuando con el viaje, llegado a este punto tras el paso por Hué y Hoi An, el sábado por la tarde estabamos de regreso en HCMC (Ho Chi Minh City) antiguamente conocida como Saigón como muchos sabrán. Como buen anfitrión Alberto nos llevó a recorrer algunas zonas de la ciudad, pero antes que nada, tocaba almuerzo en alguno de los restaurantes de la ciudad y disfrutar de una buena comida vietnamita.

Palacio de la Reunificación

El primero sitio de visita que quedaba justo al lado del restaurante, era el “Palacio de la Reunificación”, lugar donde el presidente de Vietnam del Sur tenía su lugar de trabajo durante la guerra de Vietnam y también el lugar donde se produjo la caída de Saigón el 30 de abril de 1975. En el mismo año fue cuando la ciudad adoptó el nombre de Ho Chi Minh en honor al revolucionario vietnamita y también conocido como “Tío Ho”.

Pudimos recorrer las distintas habitaciones del edificio entre las que estaban: sala de reuniones, recepción de invitados… también la primera dama contaba con una sala propia para recibir a sus visitas. Entre las salas que vimos, me llamó la atención especialmente una donde se nota claramente el estilo años 60 del mobiliario, muy bien conservado.

En nuestro ascenso por dentro del edificio llegamos hasta la parte más alta, donde se encontraba un helicóptero de cuando la guerra de Vietnam, el cual era pilotado por un espía que bombardeó parte del palacio antes de la caída final de Saigón.

Luego bajamos hasta lo más profundo del edificio, los sótanos, donde se encontraban las salas de mando con equipos de radio, salas con mapas… y unos pasillos de lo más tétrico (tipo bunquer) que sólo de verlos te entraba frío. Sin duda, una visita que te permite conocer un poco más de la historia de este país y revivir parte de lo que allí ocurrío en su momento.

Catedral de Notre Dame

Y no estamos hablando de la conocida catedral parisina, sino de otra con el mismo nombre situada en la ciudad de Ho Chi Minh. Fue construída entre 1877 y 1880 por el arquitecto francés J. Bourad, tiene una fachada neorrománica con torres gemelas y una estatua de la Virgen María en el frente central. Para más información echarle un vistazo al enlace de la siempre útil wikipedia -> Notre Dame-Saigón

Teatro de la Ópera

Otro de los edificios de más representativos de la ciudad es el de la ópera, situado a un par de minutos caminando de Notre Dame y en su alrededor se encuentran algunas de las tiendas más exclusivas de la ciudad y algunos hoteles como el: Grand Hyatt o el Continental. Construida en el año 1897 y restaurada en 1975 después de la caída de Saigón para cumplir su función como teatro. Con motivo de la celebración del 300 aniversario de la ciudad (1998), el gobierno aprovechó la ocasión para renovar la fachada del edificio. La verdad que de noche luce realmente muy bonito, la iluminación de la fachada está muy bien lograda.

Después de estas visitas, pusimos rumbo hacia la plaza de Ho Chi Minh donde se encuentra el ayuntamiento de fondo. Edificio que tambien de noche gana mucho con la iluminación.

Ya llevabamos algunas horas de pateo por la ciudad y después de ver unos cuantos de los edificios importantes y acercarnos también a alguno de los templos con sus correspondiente pagoda, nos dirigimos a mirar algunas tiendas por el centro y callejear un poco. Ocasión para ver las motos en plena acción, invadiendo cada rincón y ver como se preparan a la salida de los semáforos, realmente parece como una marea y más en horas punta.

Luego más tarde, tras haber ido a casa a ducharnos y cambiarnos, era la hora de la cena y Alberto nos llevó a un sitio típico de barbacoa donde comimos carne de cocodrilo y de canguro, y pues muy sabrosas las dos, parecidas al cerdo y al pollo, pero ahora no recuerdo cual era cual, jeje. Acompañado también de un buen arroz frito y unas verduritas salteadas, todo muy bueno la verdad.

Y para conocer un poco la noche de Saigón, el primer sitio donde paramos fue en un restaurante español de nombre “Pacharán”. Un sitio muy chulo, con varias plantas, tanto para ir a comer algo como para tomarse alguna copa. Y casualidades de la vida, nos encontramos por allí a dos chicos becarios en Bangkok que tuve ocasión de conocer cuando estuve en Singapur. Quien me iba a decir de encontrarnos por Vietnam.

La noche transcurrió muy animada tras pasarnos por algunos locales más y conocer la marcha vietnamita, aunque no obstante Alberto ya nos había dicho que la gente suele retirarse pronto y como más tardar los sitios cierran a las 3. Y entre una cosa y otra, se nos hizo la noche bastante corta, pero al día siguiente tocaba madrugar que habíamos aprovechado para coger una excursión de 2 días al Delta del río Mekong, no dio tiempo para dormir suficiente pero había que sacarle partido a nuestra estancia.

Continuando con el viaje, llegado a este punto tras el paso por Hué y Hoi An, el sábado por la tarde estabamos de regres...

Leer más »

Viaje por Vietnam – Hoi An

El mismo día que visitabamos las tumbas a las afueras de Hué, luego nos desplazamos a la ciudad de Hoi An. La intención era pasar allí 2 días, desde el jueves por la tarde que llegamos para regresarnos luego a Ho Chi Minh. El trayecto en guagua desde Hué no se hizo del todo pesado a pesar del calor, aunque claro está con el aire acondicionado a tope dentro, que sino… Hicimos un parada técnica al par de horas para descansar un poco y estirar las piernas.
Llegamos a Hoi An a eso de las 6 y algo de la tarde, casi de noche, con lo que las visitas ya las dejaríamos para el siguiente día. Nos ibamos a quedar en el “Hoi An Beach Resort”, situado a unos 3kms del centro de la ciudad, pero con un servicio de guagua que nos podía llevar al centro sin problema. La verdad que estaba muy bien el sitio, se notaba un sitio tranquilito y las habitaciones tenía muy buena pinta.
A pesar de que ya no había luz, el cuerpo pedía darse un bañito en la piscina para relajarse. Luego duchita y darnos un paseo cerca del hotel, donde encontramos un “restaurante” improvisado en la playa, simplemente era una esterilla en la arena y con una velita en medio. Al poco estabamos rodeado de un par de señoras que nos ofrecian sentarnos a cenar, con lo que al final aceptamos. Comimos gambas, almejas y hasta un pescadito a la parrilla. La noche estaba bastante despejada y no se escuchaba apenas anda, tan sólo las olas de fondo y alguna gente hablando a lo lejos. Fue una experiencia bastante entretenida y probar algo nuevo.

Como tampoco nos apetecía estar dando muchas vueltas, nos volvimos al hotel y allí nos tomamos algo antes de irnos a la cama. La terracita que tenía el hotel daba justo al lado del río donde estaba situado el resort donde nos quedabamos. Pude captar alguna que otra bonita foto del paisaje nocturno del río.
Al día siguiente para aprovechar el día, levantarnos tempranito, desayuno y al centro de la ciudad para recorrer sus calles. Esta ciudad tuvo gran importancia en el siglo I ya que fue el mayor puerto del sureste asiático, conocida la ciudad como “Lam Ap Pho (Ciudad de Champa)”. Uno de los símbolos más característicos de esta ciudad es un puente de estilo japonés (unido a una pagoda budista en uno de sus laterales), ya que había un asentamiento japonés al otro lado del puente cuando la ciudad se encontraba dividida.

Sus calles con las fachadas de aspecto algo descuidado pero de llamativos colores es uno de sus atractivos, además de, poder encontrar cantidad de souvenirs y la posibilidad de hacerse trajes o camisas a medida por un precio muy asequible. La ciudad cuenta con infinidad de puestos, y un mercado de frutas y verduras con gran actividad.

Algunos de los puestos de souvenirs en los que tenían botelleros y figuritas hechas de madera, y de precio nada caro, pero siempre está bien sacar algún descuentillo y más si eramos varios los que hacíamos la compra, el negocio lo tenían asegurado :)

A pesar de que parte de las calles de la ciudad se encontraban en obras, la ciudad no perdía su encanto. Pudimos visitar algunas de las casas de reuniones que se encuentran repartidas por la ciudad, algunas de gran belleza y con cantidad de detalles en su decoración. Sin duda un estilo diferente comparado con lo que vimos en Hué el día anterior.

Y así transcurrió el día, entre las compras, una parada para comer y luego de vuelta al hotel para aprovechar algunas horitas de sol y coger unos rayitos junto con unos remojones. El día lo aprovechamos bastante bien. Al día siguiente teníamos el vuelo de vuelta a Ho Chi Minh que lo cogeríamos en Danang, una ciudad a medio camino entre Hoi An y Hué, con lo que en el hotel nos recomendaron salir con tiempo, total que al final nos sobró, pero mejor no haber ido apurados.

Mis impresiones a lo largo de los pocos días que llevaba en Vietnam: más que encantado. Conocer un nuevo país, nuevas ciudades, tipos de construcciones y paisajes, y sobre todo, la compañía: Alberto y sus amigos. Para terminar este post sobre la ciudad de Hoi An, el citado puente japonés de cuando la ciudad estaba dividida y símbolo de la ciuidad en sí.

El mismo día que visitabamos las tumbas a las afueras de Hué, luego nos desplazamos a la ciudad de Hoi An. La intención...

Leer más »

Viaje por Vietnam – Hué

Después de una ausencia de algunos días, estamos de vuelta para contar nuevas cositas. He tenido la ocasión de viajar a Vietnam y quedar allí con mi amigo Alberto, compañero de la oficina de Ho Chi Minh. El viaje ha dado para mucho, con lo que lo dividiré en varios posts, que sino, me saldría uno demasiado largo y sino luego la gente se me aburre con tanto palique.

Como ya saben, Alberto estuvo a mediados del mes pasado de visita por Hong Kong y esta vez ha sido yo quien le devuelve la visita. Y pues encantado de visitar un nuevo país y de verlo a él también, además, coincidió que llegaban unos amigos suyos de España, Nuño y Luisa, y nos lo pasamos genial.
Llegúe a Saigón el martes por la noche y pues algo más tarde de lo esperado. El avión se retrasó por una conexión que tenían que hacer de un vuelo de Chicago, Total que al día siguiente teníamos el vuelo para Hué a las 7 de la mañana con lo que tocaba madrugar y no pude dormir mas que apenas 3 horitas. Nos encontramos allí con los amigos de Alberto que venían de estar unos días por Hanoi y Halong Bay. Y aprovechando que era tempranito después de llegar al hotel, mapa en mano y a conocernos la ciudad.
De camino a la ciudadela fuimos bordeando el Río del Perfume, donde se pueden encontrar numerosas embarcaciones que lo recorren para hacer distintos trayectos, entre ellos a la Pagoda Thien Mu, que más adelante visitaríamos.

Y si hay algo que predomine de forma general en Vietnam, son las motos. Mientras cruzábamos el puente pude observar una muestra de la cantidad de motos que se movía por la ciudad, y no sólo por la carretera, sino por la acera, así que, uno no se puede fiar, no se sabe por dónde puede venirte una. Y eso no es nada en comparación con Ho Chi Minh, ya lo verán… Increible tambien la de cosas que pueden llegar a transportar encima de una moto o bicicleta.

Ciudadela Imperial

Fue construida por el emperador Gia Long en 1804, contiene numerosos atractivos, como los nueve cañones sagrados, el recinto imperial, el palacio de la Armonía Suprema y las salas de los Mandarines. Pero durante la guerra de Vietnam fue destruida en su mayor parte. Es del estilo de la Ciudad Prohibida de Pekín pero tampoco tiene nada que envidiar, puede que no sea tan extensa pero tienes bonitos rincones para recorrer.

Vistas desde el exterior en la entrada a la ciudadela. Puede que parezca un poco descuidada, pero tiene su encanto. Como comentaba, había partes que estaban totalmente destruidas fruto del paso de la guerra y otras en pleno proceso de remodelación. Los edificios se mezclan entre los árboles y plantas del lugar, aportando un bonito contraste entre el negro de la piedra y el verde de la vegetación.

Una de las zonas centrales nada más entrar en la ciudadela donde se encontraba este curiosa estatua de un dragón dorado. Como se puede apreciar en las fotos, la presencia de más turistas como nosotros no era tan masiva como a otros lugares de interés que he ido en mis otros viajes. Había momentos en los que nos encontrábamos solos por completo. Y así da gusto, sin sentir el agobio de las masas y encima con el calor que hacía…

Algunas de las puertas en el interior, pintadas de llamativos colores en tonos: amarillo, rosa, azul… un poco desgastados pero igualmente vistosos. Y eso que se ve en la foto de la izquierda, bien podría parecer una cabina de teléfono inglesa no? pero con cierto toque asiático en su techado, jeje :)

Parte del recorrido lo hicimos en dos partes, primero por la mañana un poco de pasada y luego después del almuerzo una vez recuperadas fuerzas. Como el restaurante quedaba un poco alejado de donde estabamos, pues cogimos a un hombre en bici con su carrito para que nos llevase. En la foto, Alberto y Nuño aprovechando que nuestro chófer había ido a coger otro carrido para Luisa y yo. La verdad que se iba bastante cómodo y llegamos en nada al restaurante.

El restaurante no pintaba mal, salía en una de las guías de Vietnam que teníamos, incluso, estando por las afueras de la ciudadela que habíamos parado para tomarnos un típico café vietnamita (café, hielo y leche condensada) nos recomendaron de ir a dicho sitio.

El menú del restaurante incluía entre varios de sus platos:
  • Rollitos de primavera.
  • Gambas (con sal, limón y pimienta)
  • Arroz frito.
  • Fruta (piña) y unos mazapanes en forma de frutitas…

La decoración de los platos estaba muy currada. En el plato de los rollitos, tenía forma de pavo real hecho con zanahoria y los rollitos pinchados a modo de plumas.

Todo estaba bastante bueno, lo que si el precio nos dejó un poco helados luego, sería como unos 12 USD, que bueno, comparado con otros sitios es algo caro, pero la cantidad de platos del menú y su abundancia, más que suficiente para 4 personas.

Pagoda Thien Mu

Por la tarde, después de terminar de ver lo que nos quedaba de la ciudadela, cogimos uno de los barquitos para que nos llevase por el río hacia la pagoda. Una tranquila travesía de una media horita hasta que llegamos al lugar indicado. La pagoda se alzaba imponente sobre lo alto de una colina. Igualmente que por la ciudadela, se respiraba tranquilidad recorriendo los alrededores, sólo un poco antes de irnos, un grupo más o menos numeroso de chic@s vietnamitas aparecieron de repente.

Como datos interesantes conocer que la pagoda está situada en la colina cerca del río del perfume. La pagoda de Thien Mu esta en la aldea de Ha Khe, se encuentra a unos 5 kilómetros de la ciudad de Hue. La pagada también es conocida como “Sed Divina”.

Es la pagoda más vieja de la ciudad fue manda construir por el gobernador de la ciudad, Nguyen Hoang, en 1601. Él tenía una visión en la cual una vieja mujer que tenia energía sobre natural eligió el sitio donde construirla. El emperador Tri Thies, más adelante, mandó anexar una torre en 1844. La torre octagonal de unos 21 metros fue construida en honor de Nhu Lai, contiene un Buda de una tonelada. El complejo se divide en dos zonas. Las torres están en el frente y los templos están en la parte posterior.

Ya de regreso hacia el centro de Hué, era hora de volver al hotel, un bañito en la piscina del hotel y luego salir a cenar. El día lo aprovechamos bastante, contando que habíamos llegado bien tempranito a la ciudad, aunque ya había ganas de descansar y continuar para el día siguiente.

Como teníamos pensado pasar sólo 1 día en Hué, al día siguiente nos ibamos a desplazar a la ciudad de Hoi An, así que, aprovechamos por la mañana al día siguiente para visitar las tumbas a las afueras de la ciudad

  • Tumba de Tu Doc -> El propio emperador Tu Doc (reinó desde 1848 hasta 1883) se encargó de diseñar una tumba exquisitamente armónica. El templo alberga varios objetos de interés como un espejo usado por las concubinas del emperador; un reloj y otros objetos regalo de los franceses; las tablas funerarias del Emperador y la Emperatriz y dos tronos.

Tumba de Dong Khanh -> El emperador Dong Khanh era el sobrino e hijo adoptivo de Tuc Duc. El mausoleo es la más pequeña de las tumbas reales, sencillo y muy bello. Reinó desde 1889 hasta su muerte, tres años después.

Tumba de Khai Dinh -> La tumba del emperador Khai Dinh, que reinó desde 1916 hasta 1925, quiza sea un signo de la decadencia de la cultura vietnamita durante la época colonial. La grandiosa estructura es completamente diferente de las otras tumbas de Hué, ya que es una síntesis de elementos vietnamitas y europeos.

Las vistas son realmente increíbles, además, la construcción no tiene nada que ver con la anterior tumba que visitamos. Esta tiene más detalles, aparte de que el marco en el que se encuentra situada hace que resalte más.

Los detalles de los dragones en las puntas de los tejados resultan muy vistosos. También la colección de hombrecitos (mandarines) con elefantes y caballos. Esta fue de las tumbas la que más me gustó sin duda. Nos quedó por ver una última tumba más, la de: Minh Mang, que según dicen es la más majestuosa de todas. Y como teníamos que coger la guagua para Hoi An que nos salía a eso de las 2 de la tarde, pues ya ibamos algo justos de tiempo.

Para empezar el viaje por el centro de Vietnam, pues ha estado muy bien el comienzo. Y lo que nos deparó en Hoi An también estaba muy bien y lo reservo para el siguiente post del viaje.

Después de una ausencia de algunos días, estamos de vuelta para contar nuevas cositas. He tenido la ocasión de viajar a...

Leer más »