Etiquetado por:Lai Chi Kok

Almorzar con amigos

Regresamos a Lai Chi Kok después de un tiempo, especialmente para mi mujer, esta vez para almorzar con amigos. Esa zona era donde trabajaba habitualmente y claro, el embarazo y luego en casa con las niñas. Con las Navidades casi encima, era una buena ocasión para tener un encuentro con amigos y salir con las niñas de paseo.

El sitio elegido fue el restaure SI Simply Italian, una de las recientes incorporaciones a la oferta gastronómica de la zona. Si bien las cosas empezar a cambiar cuando abrió el centro D2 place, han habido más incorporaciones con la apertura de un nuevo “D2” Two con más tiendas y restaurantes. Era domingo cuando fuimos y estaba bastante animado, con muchas más familias que iban o terminaron de comer y junto con los peques.

En lo que respecta a la comida, a elegir entre el menú brunch (aperitivo + plato principal y/o postre, con bebida) o bien otros platos de la carta. Todos elegimos el menú brunch y luego cada uno optó por pasta o carne en el principal. A modo de entrante trajeron varios platitos presentado de una forma bastante curiosa como vemos en la foto. Así puedes probar bocaditos de bastante cosas como: mozarella con tomate, salchicha, pulpo, ensaladilla o algo de embutido.

Los platos

almorzar con amigos

Después vendría el plato principal. Mi mujer optó por un plato de rigatoni mientras que yo opté por una bistec de cerdo (salsita con miel, papas y ensalada). La pasta con la salsita estaba bastante sabrosa, le robé un par de rigatonis, y mi bistec en su punto. Como también les tocaba la hora del biberón a las niñas, la comida tuvo que esperar pacientemente su turno. Las niñas todo sonrisas después de quedarse contentas con su almuezo 🙂

El variadito de postres nos dejó con muy buen sabor de boca y un cafecito como punto final.

El primer viernes gastronómico del año y a por muchos más según vayamos recopilando material. Veremos lo que dá de sí el 2018.

Regresamos a Lai Chi Kok después de un tiempo, especialmente para mi mujer, esta vez para almorzar con amigos. Esa zona...

Leer más »

Menú japonés

Parece que la zona va modernizándose poco a poco y donde antes sólo habían restaurantes locales, empiezan a haber más variedad. Una de las más recientes incorporaciones gastronómicas es restaurante japonés Umai que se encuentra situado en los bajos de un nuevo edificio comercial llamado.

Unos pocos meses debe llevar, fue mi novia fue que hace poco lo descubrió con unas compañeras y me dijo de ir un día los dos juntos. Una escapadita hasta Lai Chi Kok para cambiar el ambiente de mi zona habitual no viene mal.

image

El lugar estaba bastante bien decorado y también con música de ambiente apropiada. Al entrar, todos los camareros al unísono daban la bienvenida en lo que te guiaban hasta la mesa. Una primera impresión fue como de transportarme inmediatamente hasta Japón y olvidarme por unos instantes de donde me encontraba. ¿Les ha pasado eso alguna vez?

image

Del menú hay para elegir platos de ramen, tempura, ternera a la plancha o cerdo; además de, sushi y sashimi, y curry si no me falla la memoria. Creo que por la tarde-noche tengan una carta algo más más completa aunque la franja fuerte del día es por la mañana con la actividad laboral puesto que luego la zona se queda desierta.

Nos pedimos el menú de ternera para ella y para mi el filete de cerdo empanado. Ambos acompañados de buena sopita miso, un platito de aperitivo, arroz y la tacita más pequeña con una especie de quiche. .Unos platos bien completos que no dan lugar a que uno se quede con ganitas de comer, se los puedo asegurar.

image
 
image

Anteriormente habíamos probado otro japonés en la zona, pero este le gana de calle. Es un poquito más caro que los estándares de los alrededores, pero no viene mal para ir de vez en cuando. Eso si, si queremos ir en grupo de cuatro digamos, es mejor reservar la mesa porque la hora del almuerzo es bastante ajetreada o sino esperar a un poquito más tarde cuando pase la hora punta. El negocio está asegurado y disfrutar de un sitio agradable con buena comida para desconectar de la oficina.

Parece que la zona va modernizándose poco a poco y donde antes sólo habían restaurantes locales, empiezan a haber más va...

Leer más »

Café en LCK

Uno de los problemas principales de trabajar en una zona eminentemente de carácter industrial como es Lai Chi Kok es la ausencia de variedad en los restaurantes; es algo de lo que se queja mi novia, puesto que a veces termina yendo a los mismo sitios que son contados. Sin embargo, es agradable comprobar que hay más sitios de los que uno pueda creer y es que como comenté en su momento, hay que mirar un poco más arriba puesto que no todos los restaurantes están a nivel de calle.

Así que, en uno de los edificios en la carretera de Cheung Sha Wan nos encontramos con un sitio de lo más coqueto y con poco más de 10 mesas pero en el que uno de entradas se siente muy cómodo. El sitio elegido para almorzar este pasado lunes con motivo del cumpleaños de mi novia que era ese mismo día. La idea inicial de ir a comer dim sum resultó imposible puesto que el otro restaurante estaba a tope, y es que muchas comidas de empresa post Año Nuevo Chino. Casi mejor, puesto que aún no había venido a este sitio y ella me había hablado bastante bien.

El menú del almuerzo compuesto por una ensaladita, una sopa del día y luego el plato principal, además de incluir café o té y la opción de postre. Entre los platos principales había pasta/pizza, pescado o carne. Y mientras tanto un poquito de pan con mantequilla para hacer tiempo.

Lo siguiente sería la sopa del día que en este caso era tipo crema, diría que de papas.

Ya con los platos principales, mi novia se decantó por la opción pasta linguinis a la marinera y yo por una pizza con verduritas, poco habitual en mi puesto que soy más de carne pero siempre viene para variar. Igual resultó inicialmente un poco pequeña, pero uno se queda bastante bien. De igual forma con la pasta.

El lugar se llama “G Gallery” y para más señas dejo adjunto el mapa con la ubicación del lugar.

Uno de los problemas principales de trabajar en una zona eminentemente de carácter industrial como es Lai Chi Kok es la...

Leer más »

Tarde de parque

 

Hace un par de domingos aprovechando que hacía tiempo que no coincidía con mi amiga Rita, dijimos de quedar por la tarde cerca de su casa e ir al parquito que hay en los alrededores. Habían pasado ya bastantes meses desde la última vez que quedamos, y es que antes, al estar su oficina cerca de la mía, quedábamos de vez en cuando con algún amigo más para comer juntos por la zona. En cambio ahora, su oficina se ha mudado al lado de Kowloon y eso ya no puede ser; no obstante, el fin de semana es un buen momento para quedar y de paso conocer a su hijo que ya va para 2 añitos en septiembre. Como es una blogger bastante activa, aficionada a la fotografía y presente en distintas redes sociales, sólo había visto fotos del niño pero aún sin conocerlo en persona. Es todo un torrente de actividad y con algún que otro arranque de rebeldía, pero normal en cualquier niño que se precie y a su edad.

Me hizo las indicaciones para llegar a su casa desde la estación de Mei Foo, llegando sin problema hasta su edificio. Allí estuvimos un rato con su familia charlando un rato mientras el pequeño Marcus correteaba de un lado a otro y no dejaba de mirarme como algo novedoso, mientras me acercaba unos cochecitos para jugar con él, muy simpático 🙂

Llegado el momento, nos preparamos para ir al parque. Coger las provisiones, sobre todo de agua para el día de calor que hacía y ponernos en marcha. Como quien dice, el parque lo tiene casi a los pies de su casa, un pequeño paseito de apenas 5 minutos. Poco a poco nos fuimos adentrando en el parque, que al principio engañaba pero tiene un tamaño más que considerable. Buenas extensiones en las que la gente aprovecha para tumbarse a descansar o hacer un picnic improvisado.
 

Caminitos por los que perderse un rato y descubrir uno de los múltiples rincones que tiene. Refugiarse bajo la sombra de los árboles y mezclarse con la vegetación. Eso sí, no olvidarnos de poner un poco de spray anti-mosquitos por si acaso.
 

Aquí tenemos la familia de Rita al completo. El pequeño, galleta de chocolate en mano, mientras observa el paso de la gente mientras su mamá hace algunas pompitas de jabón. El papá iba en busca de la pelota con la que empezaríamos a jugar en los instantes posteriores. Mientras tanto nos sentamos y picoteando algunos bollitos que habían traído.
 

Y con las energías a tope, llegó el momento de poner la pelota en movimiento. De un lado a otro correteando y en apenas unos minutos uno ya empezaba a sudar, y con la humedad, que se acentúa más si cabe. Esta foto que sacó Rita es genial y menudo gol que marcó su hijo, jeje 😀
 

Momento de continuar el paseo por el parque, mientras padre e hijo se adentran en busca de la zona de juegos, Rita y yo vamos a la captura de algunas instantáneas. Y es que tiene muchos detalles en los que fijarse, como estas ventanas de estilo chino tradicional.
 

Además de un pequeño estanque, con algunas construcciones de madera o un pequeño puente en zig-zag. Todo muy bien cuidado y con gente aprovechando para sacar fotos como nosotros. Había de todo, desde familias con sus bebés de pocos meses, hasta parejitas o incluso nos sorprendió que había gente caracterizada con trajes cosplay. Una mezcla más que interesante y en un radio de pocos metros.
 

 

¿Igual alguno se habrá preguntado qué lente usé esta vez? Rita me prestó una de sus lentes, un Tokina 11-16mm f2.8, y es una pasada jugar con esta lente tan angular. Así que, no sólo disfruté de buena compañía esa tarde sino también probando una lente distinta a las que estoy acostumbrado a usar.
 

Los niños se divierten dando de comer a algunas palomas. Me hizo recordar a la típica escena que se vive en la plaza de Trafalgar en Londres en la que muchas te rodean en busca de millo, aunque con el tiempo se ha ido controlando que sino luego dejan perdidos los monumentos de la zona.
 

Así de sonrientes posaban mientras estaban en el parque, y podían tomarse un respiro. Espero que quedemos en más ocasiones y seguro repetiremos visita al parque, porque lo pasamos muy bien y se nos pasaron un par de horitas volando. Gracias por la invitación y por pasar una tarde-noche entretenida, y diferente.
 

Cómo llegar es muy fácil. Y a pesar de lo que podamos pensar, el parque se encuentra más cerca de la estación de Mei Foo que de la propia Lai Chi Kok, pero ambas muy cerquita la una de otra. Cogiendo la línea roja desde el centro se llega en apenas media hora.
 


Ver mapa más grande

 

  Hace un par de domingos aprovechando que hacía tiempo que no coincidía con mi amiga Rita, dijimos de quedar por l...

Leer más »