Categoría:Fotografía

Bienvenida

 

Después de llevar un tiempo pensando en adquirir una cámara algo mejorcita, llegó el día de dar el paso, aunque para nada quiere decir que vaya a dejar apartada mi Canon 400D actual pero sí que es un paso de gigante con la nueva adquisición. Damos la bienvenida a casa a la Canon 7D y acompañada de la lente 18-135mm.

A modo de resumen cuento un poco algunas de las características de la misma:

– Sensor de 18.0 MP
– Doble procesador Digic 4
– 19 puntos de enfoque
– Grabación de video Full HD (1920×1280)
– Modo ráfaga de 8 disparos por segundo
– Hasta ISO 6400

Unas prestaciones más que interesantes de las cuales espero y debo sacarle el rendimiento que se merecen 🙂 Y como no, no quise dejar la ocasión de hacer un pequeño unboxing de la cámara en cuestión. Aquí tenemos la caja sin tocar y lista para que caiga en mis manos…
 

Caja recién abierta y nos encontramos con la documentación: manuales, guía rápida, cd-roms y garantía, entre otros. ¿Qué nos aguarda bajo el siguiente nivel de la caja?…
 

Pues marchando una de cables, cargador y la correa. No sé si se puede apreciar bien, pero el tamaño del cargador es considerable. El de la 400D diría que tiene como la mitad de tamaño y claro todo va en función de la cámara y una batería de mayor capacidad/duración.
 

Y parece que la cosa se va poniendo algo más interesante. Llegamos al punto para casi desvelar las protagonistas de la caja: cámara y lente, ya sólo queda un pasito más y…
 

Tachánnn! aquí las tenemos o la tenemos, sin duda la estrella principal es el cuerpo de la 7D. En las siguiente fotos podemos verla con un poquito más de detalle en su parte trasera y vista desde arriba. ¿Bonita verdad?
 

El visor que nos permite una visión del 100% o también podemos optar al modo Live View para ver directamente lo que estamos enfocando en la pantalla, sin duda útil pero preferible el visor.
 

Un aspecto que destaca es el uso de una segunda pantalla LCD desde la cual podemos ver todos los ajustes que tengamos hechos en la cámara en un momento determinado. Especialmente útil cuando pongamos la cámara en un trípode y no tengamos que mirar a la pantalla principal exclusivamente.
 

Y finalmente tenemos el conjunto ya montado con la lente. Quitar la tapa de la lente (importante) y lista para empezar a usar, aunque ahora viene un poco el proceso de adaptación a los nuevos controles y ubicación de botones, pero promete que uno se acostumbra bastante rápido, ya les contaré.
 
 

Ahora sólo queda empezar a hacer fotos, que ya tengo algunas hechas pero que me reservo para un siguiente post 🙂 y como diría mi abuelo: “A disfrutar de ella con salud”

 

  Después de llevar un tiempo pensando en adquirir una cámara algo mejorcita, llegó el día de dar el paso, aunque p...

Leer más »