Etiquetado por:Deportes

Con vistas a la ciudad

Después de un parón de un par de meses con la llegada de las niñas, era momento de volver a poner el cuerpo en movimiento. Para aprovechar el tiempo lo más posible y con la cercanía de senderos en la isla de Hong Kong. Se vuelve muy apetecible el poder escaparse un ratito de la oficina y exprimir ese tiempo.

Hacia la naturaleza

No hace falta irnos muy lejos para conseguir estar en un lugar con vistas a la ciudad muy chulas. En días de lluvia como hemos tenido hace poco, no es raro encontrarnos con alguna cascadita en la que poder refrescarnos de la humedad. Todo menos llano el tramo de subida hasta el sendero que les mostraré a continuación.

El caminito en cuestión se llama “Dutch Lane” el cual alterna un tramo inicial de cemento hasta que luego nos topamos con el sendero más virgen que es la mejor parte. Eso sí, ojito donde uno va pisando porque en los días de lluvia puede haber algo de barro. No es demasiado técnico pero si hay que mantener la precaución.

El camino va serpenteando, con alguna que otra subidita y con una vegetación bastante tupida. En lo que sol está pegando, la temperatura dentro del bosque se mantiene algo mejor aunque la humedad es algo difícil de evitar. Algún pequeño torrente de agua que se escucha más adelante y el camino para nosotros solos.

Bonito marco de vegetación en esta foto con vistas a la ciudad. Mola, eh!

con vistas a la ciudad

No me cansaré de repetirlo, pero saliendo de lo que es la clásica subida al pico Victoria o el Dragon´s Back hay muchas más combinaciones que dan mucho juego si son de los que les gusta ir de pateo. Eso sí, estudiar antes el camino e ir preparados en función de la metereología para no llevarse sorpresas. Ya se sabe que ser prevenidos vale por dos.

Después de un parón de un par de meses con la llegada de las niñas, era momento de volver a poner el cuerpo en movimient...

Leer más »

Hasta el año que viene

Muchachos y muchachas esto ya está todo vendido y nos quedan menos de 24 horas para despedirnos hasta el año que viene. Parece mentira que después de haber pasado las Navidades pasadas en Tenerife con la familia se haya ido el año volando. Este año toca quedarse por aquí pero ya se andará de cara al año próxim. La verdad hemos tenido de todo, en lo laboral, en lo personal y lo deportivo.

En el trabajo ha sido un año con jefe nuevo, adaptarse a otra forma de trabajar pero muy satisfactorio. Bastantes actividades que organizamos y estaba toda la oficina comprometida para que todo saliese de la mejor forma posible.

Me he estado aplicando más con el Cantonés y digamos que ahora puedo defenderme más en el entorno familiar pero aún el camino es largo, jeje. Lo importante es continuar y seguir aprendiendo más vocabulario, practicar y afinar el oído 🙂

Tiempo de viajar en verano con mi mujer a Italia con un tiempo estupendo, bien fuese en los alrededores del Lago Como o en la costa camino de Cinque Terre. Recargamos mucho las pilas en estas vacaciones.

hasta el año que viene

También hubo tiempo para recorrer más rincones de la ciudad.

Muchachos y muchachas esto ya está todo vendido y nos quedan menos de 24 horas para despedirnos hasta el año que viene....

Leer más »

Cargar energía

En el reciente viaje para mi carrera en Chamonix, en los días previos no sólo era necesario descansar bien sino también cargar energía. Como todo, en su justa medida para llegar lo mejor posible al día clave.

En la localidad de Saint-Gervais Les Bains que era donde me estuve quedando y tras preguntar al chico del hotel me dio algunas recomendaciones. Mi primera noche cené en el restaurante grill Le Royal en el que me decanté por su hamburguesa de carne, aunque también tenían de pollo. Parece que acerté de lleno porque fue muy suculenta y el precio me pareció también razonable. Nada mal para el primer día.

imag1178

En el reciente viaje para mi carrera en Chamonix, en los días previos no sólo era necesario descansar bien sino también...

Leer más »

La experiencia UTMB

Hace una semanita que daba por concluida la carrera que me había hecho poner rumbo a Chamonix para vivir de cerca la experiencia UTMB. La carrera OCC (Orsieres-Champex-Chamonix) era el reto que tenía por delante.

dorsal OCC

Como toda carrera que se precie, la noche antes es el momento de dejar preparado todo el material. Ya lo había repasado antes de salir de casa pero nunca está de más y sobre todo tener en cuenta el material obligatorio. La ropa, el calzado, geles, barritas y también una bolsa para después de la carrera. Nos podemos acostar tranquilos y dejar el despertador listo para las 4 de la mañana, un buen madrugón.

IMAG1110

Noche cerrada, llegamos al punto de encuentro donde nos recogería la guagua de la organización. Ya hay algunos corredores esperando, sopla algo de fresquito y la chaqueta muy bien para conservar calorcito antes de subir a la guagua. Por delante, una horita y media de trayecto hasta la localidad donde empieza la prueba: Orsieres en Suiza.

IMAG1117

IMAG1118

IMAG1120

Hemos hecho algunas paraditas para recoger a más corredores hasta que la guagua se ha llenado. Algunos aprovecharon para echar un sueñecito pero a mi me fue imposible, no obstante estaba bastante tranquilo. Finalmente llegamos a Orsieres con las primeras luces del día. Aprovechar para ir al baño antes de que se forme mucha cola y coger un buen sitio cerca de la salida, estirar y esperar con calma.

Conforme se va acercando la hora de la carrera, se van concentrando más y más corredores. Todos esperamos ansiosos el momento de la salida en lo que van presentando algunas de la autoridades presentes y algunos de los corredores élite.

IMAG1125

IMAG1127

Bien posicionados no muy lejos de la línea de salida puesto que había que evitar quedarnos embotellados. En la primera subida, según me había advertido otro español con el que coincidí y estuvimos charlando, había que evitar quedarse para atrás. No en vano, eramos 1200 corredores disputando la carrera y creo que estaría en el grupito de los 200-300 primeros. Los corredores élite saldrían disparados para luego no verles el pelo. Ya no queda nada para empezar..

la experiencia utmb

Fue una pasada ver a toda la gente animando según ibamos saliendo del pueblo, y sobre todo los niños dándote ánimos. Vamos dejando atrás el pueblo, cogiendo poco a poco la senda del bosque. El paisaje es una pasada, momentos imborrables que tendré siempre en mi mente.

IMAG1134

Marchamos a buen ritmo y se van creando espacios un poco más amplios entre los corredores. Luego con la primera subida, frenar un poco y poner la marcha corta pasito a pasito. Nuestro primer punto lo tendríamos en Champex Lac, que se caracteriza por un bonito lago que vamos bordeando.

IMAG1135

Tal y como apuntaba la previsión del tiempo, un día caluroso pero al menos sin humedad. Creo que pasaría factura a mucha gente a lo largo de todo el fin de semana y la organización había recomendando refrescarse siempre que tuviésemos ocasión. Iba bebiendo bien, echando mano de algún gel y también una barrita.

IMAG1139

Respirar hondo e impregnarse del aire alpino, qué bien se estaba allí arriba. Creo que las cosas estaban yendo según lo previsto y no dejaba de recordarme a mi mismo: disfruta de la carrera y no te obsesiones con el tiempo. No obstante, una miradita de vez en cuando para ver el tiempo transcurrido y sobre todo, no perder el hilo de la comida y la bebida.

IMAG1150

Al paso de la localidad de Trient, rellenar más agua y prepararnos para la subida más dura del recorrido: Catogne. Hizo justicia a su dureza pero se supo domar la fiera con paciencia y sabiendo llevar el ritmo. Había algunos corredores que se tenían que sentar un ratito a la sombra y me interese por alguno para ver si todo estaba bien.

Una vez pasado lo peor, venía lo mejor de todo que era la bajada. Atravesando como campos de cultivo a unos 2000 metros de altura y poniendo la directa en el sendero zig-zageante con un grupito de más gente. Estaba gozando como nunca y eso que aún tenía unos buenos kilómetros por delante, así que prudencia para que luego no pasase factura.

IMAG1155

Pasada ya la mitad del recorrido y con buenos espíritus, llegamos hasta Vallorcine que sería donde pasase un poquito más de tiempo. Disfrutando de unas rodajas de salchichón y queso, más agua y poniendo pastillas de electrolitos. Momento de salir y continuar, el sol seguía haciendo justicia pero me refrescaba siempre que podía.

Cuando pasaba el km. 40 de carrera y sabiendo que sólo me quedaba una subida más: La Flegere. En el perfil de elevación de la carrera parecía poca cosa pero se estaba reservando, jeje. Aprovechando los tramos llanos para alternar entre trote suave y caminar hasta que nos metemos de nuevo en tramo de bosque y vamos ascendiendo. He conseguido seguir pasando corredores en la subida, parece que la cosa va bien y van pasando los kilómetros con la mente puesta en coronar el último punto de control.

Diría que lo peor de esta última subida fue la rampa final antes de coronar. Menudo desnivel, solazo y zonas de gravilla que te hacían resbalar un poco. Metro a metro, echando la mirada atrás y ver la hilera de corredores que avanzaba lentamente. Seguro que todos coincidimos que se podrían haber ahorrado esta subidita, jaja. Último chute de energía con una segunda sopita que entra de maravilla, un poco de pan, rellenar agua y vámonos cuesta abajo. Al principio una pista amplia con muchas piedritas y luego de vuelta en el bosque con sus raíces y piedras típicas.

IMAG1157_BURST002

¡Vamos Javier, último esfuerzo! casi es tuya!

IMAG1158

La última bajada se hace un poco más larga pero sabiendo que nos vamos acercando más y más a las calles de Chamonix. Algunos corredores me pasan en algunos de los tramos cuando nos adentramos en el bosque pero no me importa, yo a mi ritmo. Aún voy con fuerzas pero el cansancio se nota después de casi 50 kilómetros recorridos.

Cuando se acaba la pista y uno toca el asfalto, qué sensación! sigo en dirección al centro cuando un poco más adelante me indican que queda sólo un kilómetro, casi está hecho.

Si mi objetivo era cruzar la meta en 9h30m, finalmente mi tiempo fue de 9h33m que también está muy bien. Carrera terminada con gran satisfacción y sin problemas de ningún tipo. Me entregan mi chaleco de finalista y me dispongo a estirar un poco las piernas. También doy buena cuenta de más comida, las reservas hay que recuperarlas después del desgaste.

Decir que los voluntarios se portaron en todo momento del diez y sobre todo a la gente animando, fue una pasada! Hasta aquí la experiencia UTMB vista desde dentro, espero les haya gustado.

Hace una semanita que daba por concluida la carrera que me había hecho poner rumbo a Chamonix para vivir de cerca la exp...

Leer más »