Etiquetado por:Viajes

Comida italiana

No hay nada más cierto cuando se dice que la comida italiana no defrauda, será que el compartir el estilo mediterráneo con la comida española ya es un plus.

Nuestras comidas durante el viaje fueron variaditas pero al final uno recurre a los estándares: pizza, pasta y algo de carne o pescado. Sin olvidarme tampoco de las ensaladas caprese o bien un carpaccio. La comida italiana no llega a ser pesada, aunque eso dependerá de la ración como no pero nos quedamos siempre satisfechos. Ni demasiados llenos ni con la sensación de vacío, equilibrio perfecto.

comida italiana
 
pizza

Estando ya en Florencia y después de que un amigo nos dijese: “tienen que probar el filete estilo florentina“, estaba claro que no ibamos a dejar pasar la ocasión. Eché mano de Foursquare para ver los restaurantes de los alrededores y ver cuáles eran las recomendaciones. Casualmente uno de los restaurantes que le ponían buenas críticas estaba como quien dice a la vuelta de la esquina.

Menuda pintaza el filete, que aunque no lo parezca era de 1kg (es el estándar mínimo para hacerlo a la florentina). La carne estaba en su punto, muy sabrosa y tierna.

filete

Para nuestra última noche antes de partir a la mañana siguiente rumbo a Milán, otra de las recomendaciones cerca de la plaza de la basílica. Un ambiente muy agradable en una mesa exterior y la comida del diez. Diría que una de las mejores comidas del viaje y acompañada con un buen vinito Chianti. En esta ocasión pedimos unos raviolis y bruschetta de entrantes, y como segundo un plato de carne para compartir.

cena despedida

Los postres también fueron protagonistas en alguna que otra ocasión, y es que lo dulce siempre sienta bien da igual sea almuerzo o cena. Un tiramisú con muy buena presentación o bien una copita de gelato para hacer de digestivo.

tiramisu

Confieso que llegamos a comer gelato hasta dos veces al día, y la culpa también es del calor que prestaba a ello. Los sabores de frutas como: melón, fresa, frutos del bosque o limón entre nuestros favoritos. Muy refrescante.

gelato

¿Cuáles son sus platos preferidos en lo que a comida italiana se refiere? ¿Algo que probasen estando de viaje que les haya sorprendido tanto para bien como para mal? no hay muchos secretos, a veces arriesgarse con algún plato nuevo pero por seguro no nos va a defraudar demasiado.

Como siempre que uno se pone a hablar de comida es inevitable que le entren unas ganas locas de comer. Lástima el no estar almorzando luego una buena pizza/pasta y con un postrito para rematar 🙂

No hay nada más cierto cuando se dice que la comida italiana no defrauda, será que el compartir el estilo mediterráneo c...

Leer más »

Paseo por el lago

Nada mejor que empezar el día con un paseo por el lago antes de ir a desayunar. No hay excusa que valga para salir a recorrer el caminito que empieza a pocos metros de nuestro hotel y va bordeando el lago hasta meterse más adentro en parte del bosque. Con un poco de brisa y los rayos del sol que van calentando lo que sería otro día caluroso y de cielo espectacular.

paseo por el lago
Las montañas

Con las montañas de testigo al fondo atravesando campos verdes. Mirar a un lado teniendo el lago cerquita y justo en el opuesto las montañas casi a tiro de piedra. Un muy bien sitio para los amantes de la naturaleza bien sea para correr, bicicleta, montañismo o remo.

prados verdes

De la abundante vegetación podemos destacar desde los omnipresentes olivos, pasando por otros arbustos de diverso tamaño o bien hierbajos bastante creciditos. Me imagino que de vez en cuando les den una buena poda porque seguro que con el tiempo empiezan a adueñarse del camino, jeje; aunque justamente esta sección tenía anchura considerable.

siguiendo la senda
El bosque

Mucha tranquilidad en lo que atravesamos el bosque, tan sólo el clásico zumbido de algunos insectos que suelen ser bien madrugadores. No somos los únicos que han decidido disfrutar de la naturaleza de buena mañana. Nos cruzamos con varias personas que vienen casi de terminar su salida a correr (yo haría lo propio al día siguiente).

atravesando el bosque

un día de calor

Realmente imponente esta montaña, el pico más alto de la zona. Si no me equivoco, se trata del monte Legnone. Y la verdad que invitaba a poder hacer una rutita hasta la cima, quizás en otra ocasión.

caballos en el campo

El lago proseguía hacia la izquierda pero justo en un lateral había este riachuelo que se adentraba hasta que poco a poco iba perdiendo anchura por lo que pude ver en el mapa. En paralelo seguía el caminito-carril bici para continuar hasta la siguiente población con unos cuantos kilómetros por delante pero totalmente en llano. Seguro que cuando bajan las temperaturas y en época otoñal el paisaje tiene que verse muy bonito.

riachuelo

Volviendo sobre nuestros pasos en nuestro camino de vuelta al hotel. Como había puesto la aplicación del móvil registrando nuestro paseo, salió que habíamos hecho unos 6 kilómetros que no está nada mal.

de vuelta al hotel

Lo bueno de haber estado en un lugar así es evadirte durante unos días. No obstante, dando un paseo hacia el pueblo había un par de restaurantes y gelaterías que disfrutamos durante esos días. De esta forma, no teníamos que coger el coche necesariamente para ir a comer algo y eso se agradece.

Nada mejor que empezar el día con un paseo por el lago antes de ir a desayunar. No hay excusa que valga para salir a rec...

Leer más »

Como en casa

Como les adelantaba en el último post pasaríamos nuestra primera noche en un hotel que nos hizo sentir como en casa, a la vieja usanza como cuando uno visita la casa de los abuelos y siente como si el tiempo no hubiese pasado. Situado a menos de diez minutos del núcleo urbano de la localidad de Blevio y con unas vistas estupendas al lago Como desde el balcón de nuestra habitación.

Aquí nada de ascensores, escalerita y hasta el segundo piso. Piedra de la buena y pasador en madera, además la temperatura era bastante fresquita en comparación con el calor que hacía en la calle en ese momento. La única pega sería que la habitación sólo contaba con ventilador, pero la verdad que dormimos bastante bien y dejando una rendija del balcón abierta. De noche, menos ruidos que de día y es que la carretera provincial pasaba justo por la puerta principal del hostal.

como en casa

En la habitación al otro lado del pasillo de donde se encontraba el comedor, muy bien aprovechado el espacio para una tiendita en la que poder encontrar desde toallas o paños o utensilios de cocina o bien elementos decorativos para nuestra casa.

IMAG0272

IMAG0273

Al día siguiente tras un buen descanso, momento de recargar las pilas con el desayuno para luego salir en dirección a Menaggio. Siguiendo por la carretera que iba bordeando el lago a medida que cogíamos altura y cruzando la masa verde del bosque.

IMAG0283
IMAG0284

No pude evitar el pararme un rato delante de este marco que contenía el certificado original de cuando el abuelo de la dueña actual registraba el establecimiento dando así comienzo su actividad como alojamiento. Mucho ha llovido desde el año 1920, de ahí el nombre Albergo Milano 1920.

IMAG0285

Algunos de los elementos presentes en el comedor que le dan ese aire clásico y tan especial a este hotel. Sobre todo esta máquina de escribir o una báscula.

IMAG0286

IMAG0287

En la barra del bar tampoco faltaban detalles y uno se podía imaginar cómo serían esas tardes de verano de hace muchos años en los que la gente de pie disfrutaba del ritual del café o quizás un aperitivo.

IMAG0288

Las recomendaciones que habíamos leido sobre este sitio fueron más que acertadas y no podíamos haber estado más contentos a pesar de una estancia un tanto breve. El trato de María fue súper bueno y nos hizo sentir como en casa con su hospitalidad. No duden en alojarse si tienen ocasión si es que un día pasan por la zona.

El viaje no había hecho más que comenzar, aún teníamos unos días más para seguir disfrutando del lago Como y sus parajes. ¡Vamos allá!

Como les adelantaba en el último post pasaríamos nuestra primera noche en un hotel que nos hizo sentir como en casa, a l...

Leer más »

Dubai Mall

¿Qué tiene bueno el hacer una escala larga? pues entre otras cosas, el poder darse un saltito hasta el centro de la ciudad y aprovechar esas horas muertas hasta coger la siguiente conexión. Sin duda, el Dubai Mall es un lugar en el que perderse unas cuantas horas o por no decir que hasta incluso un día entero. ¿Nuestra primera vez en él? la verdad es que no, pero casi que no tuve tiempo la vez anterior de ver cositas con más calma.

El transporte desde el aeropuerto hasta el mall, vía metro y de una forma muy cómoda aunque luego si que hay que caminar un trecho por una pasarela hasta dar con una de las salidas del centro comercial. En lo que uno se va entreteniendo con las vistas de todos los edificios que nos rodean, y es que no paran de construir y parece que todavía quedan muchos a medio hacer.

burj

La actividad de las tiendas apenas estaba empezando cuando llegamos al mall, y es que apenas pasaban unos minutos de las 9 de la mañana. Algunas tiendas estaban empezando a abrir preparando las cosas pero en cambio otras aún no había señales del personal. Por suerte, en el aspecto de comida si que podía elegir uno entre varias cafeterías que nos íbamos encontrando a nuestro paso.

dubai mall

Algunos de los rincones más curiosos del mall incluían una cascada con figuras cayendo del cielo e incluso un acuario. Como ven, sitios bastante concurridos y en los que evadirse un poco del paisaje de las tiendas. No obstante, este mall para la gente que vive en Dubai es uno de los ejes principales durante el día puesto que pueden satisfacer la mayoría de necesidades que puedan tener como: supermercado, peluquería, compras y también el ocio.

fuente
 
acuario

Una de las zonas que más me gustó fue la tipo-zoco con los pasillos decorados y los puestecitos como si se tratase de un mercado más tradicional. Inspiración del mundo árabe pero en un entorno más fresquito con el aire acondicionado. Por suerte, siendo el mes de Diciembre se puede estar en la calle mucho mejor que en la época de verano sin ninguna duda.

pasillos
 
puestos

Momento del desayuno, porque a pesar de haber tenido ya algo de comer en el avión teníamos un día largo por delante y más haciendo buenos kilómetros dentro del mall. Si les digo la verdad, no recuerdo cuántos pasos habré registrado ese día con mi pulserita pero por seguro que superé mi reto diario.

desayuno

No podían faltar tampoco los super deportivos aparcados por fuera y ante la admiración de todo el mundo para sacar las correspondientes fotos. Yo tampoco pude evitar la tentación y más tratándose de un bello ejemplar de Ferrari como este.

rojito

¿Qué tiene bueno el hacer una escala larga? pues entre otras cosas, el poder darse un saltito hasta el centro de la ciud...

Leer más »