Archivo para: noviembre 2012

Sitio amigo

Para contar cómo descubrí este sitio, tendría que remontarme un par de años atrás, hay que ver cómo pasa el tiempo. Era por aquel entonces cuando la zona de Mongkok de la que suelo hablar de vez en cuando, era un elemento presente en mi día a día. Viviendo a pocos minutos de la zona, teniendo el mercadillo cerca, con tiendas y sobre todo restaurantes o cafés.

Era habitual que después de salir del gimnasio y con pocas ganas de llegar a casa para hacer de cenar, solíamos optar por ir a uno de los restaurantes cercanos y entre ellos estaba este café taiwanés llamado Bo Dao. Un sitio no demasiado grande pero con el espacio bastante bien aprovechado. Mesitas con taburetes de madera y capacidad como máximo 4 personas. Menú basado en fideos, arroz, aperitivos y buena variedad de bebidas tanto frías como calientes; una de sus especialidades el té con leche.

El ambiente es muy dinámico y no hay tiempo que perder con los pedidos de los clientes. Por la ventanita donde está la cocina los platos entran y salen mientras la gente espera su comida, cuestión de poco tiempo por lo general a no ser que esté demasiado a tope. Un servicio eficiente y con una relación calidad / precio más que razonable. Así es como casi solíamos visitar el sitio una vez a la semana o en semanas alternas, pero todo cambió cuando nos mudamos de los alrededores y la frecuencia disminuyó.

Una cosa que aprecié bastante es que entre la gente que allí trabaja, había un chico y una chica que se percataron cuando solíamos ir, habiendo veces que iba sólo y les extrañó no verme con mi chica. Puede que pasasen algunos meses hasta la próxima visita pero al entrar por la puerta siempre se acordaban de mi y me recibían con una sonrisa. Sólo por eso, volver al sitio ya tenía más sentido.

Respecto a la comida, había un par de platos que siempre solía pedir, eran mis platos estrella. Un arroz con pollo y salsa de tomate o bien con salsa de carne, que no es que sea nada del otro mundo pero son de esas cosas simples que a uno le hacen feliz, y eso acompañado de un té de jazmín con leche.

Sin duda, las mejores horas para ir son al mediodía o sino a media tarde, pero cualquier momento es bueno si estamos con ganas de comer algo. Si quieren encontrarlo tan sólo tienen que dirigirse a una de las calle perpendiculares a Sai Yeung Choi, concretamente Soy Street, que seguro alguna historia tiene asociada a su nombre (tendría que investigarlo, jeje). Por cierto, curioso el nombre que muestra en Google Maps, pero para mi seguirá siendo Bo Dao :)


Ver mapa más grande

Para contar cómo descubrí este sitio, tendría que remontarme un par de años atrás, hay que ver cómo pasa el tiempo. Era...

Leer más »

Nocturno

No valen las excusas aunque el tiempo esté más fresco y no apetezca tanto salir a correr, a pesar de tener la opción del gimnasio, nada como estar al aire libre. Tung Chung es un sitio genial con cantidad de espacio y eso se agradece. De momento parece que el madrugar me está costando con lo que sólo queda ir por la noche después del trabajo, bien sea antes de cenar o luego un pelín más tarde. Coger el hábito de ir varias veces por semana e ir probando varios recorridos, y tirar pa’lante.

Ayer fue una noche con ligeras gotitas de lluvia pero agradable, pues así refrescaba una vez había arrancado a sudar. Con poca sensación de humedad en el ambiente. En comparación con días anteriores parecía que había menos gente de lo habitual, bien sea corriendo o en bicicleta también.

El recorrido que suelo hacer es partiendo desde casa y en dirección al final de la calle donde vivo pasando el siguiente bloque de edificios, media vuelta y hacia la zona donde está el teleférico y con vistas al aeropuerto, zona muy tranquila y donde te puedes encontrar alguna gente pescando. De ahí se puede coger unos subterráneos que llevan hasta la zona alta y así no tener que pisar la calle, está genial.

En modo preparación de cara a la medía maratón de la ciudad el próximo 24 de febrero. ¡Vamos a por ello!

No valen las excusas aunque el tiempo esté más fresco y no apetezca tanto salir a correr, a pesar de tener la opción del...

Leer más »

Hielo

Buenos recuerdos tengo de los veranos en Inglaterra hace ya un tiempo atrás. A parte de poder practicar el idioma las semanas que pasaba allí, siempre habían actividades después del horario de clases para disfrutar de nuestro tiempo libre. Así es como tuve la oportunidad de descubrir el patinaje sobre hielo. Nunca antes tuve la ocasión de probarlo, sólo el patinaje tradicional de ruedas y con ganas de ver qué sensaciones depararía. Ver esa cuchilla tan fina deslizándose sobre el resbaladizo hielo, era el primer paso pero bueno ahí estábamos para aprender.

Lo recuerdo como si fuese ayer, salir con precaución a la pista y pegarme al lateral mientras avanzaba lentamente intentando acostumbrarme a la superficie y moviendo los pies pero siempre siguiendo la valla como guía. Mientras tanto ves como otra gente que ya tiene más práctica da vueltas a más velocidad e incluso algunos hasta hacen algunas piruetas. Yo poquito a poco hasta coger confianza, y resbalarme menos, eso lo más importante :)

Quien me iba a decir encontrarme en Hong Kong pistas de hielo. Hasta el momento tengo dos ubicadas, una que se encuentras en el centro comercial Elements en la estación MTR de Kowloon (línea naranja); precisamente estas fotos que acompañan la entrada de hoy fueron sacadas allí. Y la otra en el centro comercial Festival Walk situado en Kowloon Tong (línea verde). Creo que hay otra pista en APM en Kowloon Bay pero esa no la he visitado, aunque si he estado hace bastante tiempo de pasada por ese centro comercial. Con este tiempo apetece ir a patinar un poco, ¿verdad? aunque casi todo el año se puede mientras uno se mantiene al fresquito de los centros comerciales.

El público es muy variado, desde los pequeños que apenas se han iniciando pasando por adolescentes y adultos. Bien sea en pareja, con la familia o los amigos. Cada cual va encontrando su propia ruta dentro de la pista, en armonía en una y otra dirección.

No estaría mal intentar desenpolvar mis habilidades en la pista de hielo para pasar un buen rato, recordar los viejos tiempos :D

Buenos recuerdos tengo de los veranos en Inglaterra hace ya un tiempo atrás. A parte de poder practicar el idioma las se...

Leer más »

Tapas y más

No es raro el día que hay una inauguración de un nuevo sitio y más si se trata de un restaurante. Hay tantos en la ciudad que necesitaría una vida más para poder probarlos todos :) Los que llevan ya mucho tiempo y luego los recientes, van y vienen, algunos para quedarse.

Es el caso de este restaurante que abría sus puertas la semana pasada, un nuevo concepto que llamará la atención a muchos. Y en la bienvenida, un poquito de sangría o jugo, aunque tambien no faltaba el vino o el cava.

image

A la espera de que fuese llegando más gente, el cocinero mientras tanto iba preparando algo de comida para los asistentes. Unas ricas verduras a la plancha como champiñones o berenjenas. Luego vendrían más cositas.

image

Y la gente que se saca fotos al entrar y deja su firmita en el panel cual famoso, jeje..

image

Un vistazo al local con su barra y el espacio libre habilitado para esa noche, que luego pasaría a estar ocupado con varias mesitas. En una esquina, un pianista acompañaba a una.chica que cantaba clásicos pop dando un toque al ambiente. Esta vez nada de rumba ni flamenco.

image
 
image

Pero bueno, y ¿qué tipo de cocina tiene el restaurante en cuestión? Un concepto que mezcla las tapas españolas y el teppanyaki japonés, de ahí su nombre T2. Una propuesta diferente para la zona de Tsim Sha Tsui en la popular callecita de restaurantes como es Knutsford Terrace.

image

Y como viene siendo habitual cuando abre un establecimiento, montones de flores en la entrada del edificio. Les deseamos éxito en esta aventura españo-japonesa.

image

No es raro el día que hay una inauguración de un nuevo sitio y más si se trata de un restaurante. Hay tantos en la ciuda...

Leer más »

Sorpresitas

Que levante la mano quien no haya usado una máquina expendedora para sacar un regalito :) muchos de nosotros recordamos haber estado en un bar o restaurante, y divisar una máquina cargada de sorpresas en su interior. Algunos a modo de golosinas o bien con algunos juguetitos. Nos empeñábamos en querer conseguir uno de ellos y repetíamos a nuestros padres que nos dejasen una moneda de 100 pesetas. Ahora en nuestros tiempos que todo se ha dado al alza, ya hablamos de monedas de 1 euro.

En este caso, estas máquinas de la foto son bastante económicas y hay mucho donde elegir. Cada una de ellas tiene una temática como pueden ser: personajes de Marios Bros, Gundam, Ben10, mascotas como perros o gatitos… y muchos más. Su precio suele oscilar entre 5 y 10 HK$, un precio genial. Puede que alguno haya un poco más caro, pero ese suele ser el precio medio.

Y nada de un lugar cerrado, sino a las mismas puertas de uno de los muchos 7-11 que nos podemos encontrar repartidos por la ciudad, aunque no es el único sitio. También he ido a alguna sala de cine y he visto varias juntas; más modernas aún porque están todas conectadas, pudiendo pagar en un único punto con tarjeta Octopus y luego sólo debemos elegir la máquina que más nos guste y girar la ruedita.

Tengo que reconocer que alguna vez me picó la curiosidad y quise hacerme con una de estas sorpresitas. Creo que la tengo por casa, un llaverito o figurita de un ninja si no recuerdo mal. Ese momento un poco friqui que alguna vez hemos tenido, jeje. Y también es una buena excusa si nos queremos deshacer de pesadas monedas como son las de cinco y diez dólares, abultan demasiado en la cartera.

Que levante la mano quien no haya usado una máquina expendedora para sacar un regalito :) muchos de nosotros recordamos...

Leer más »