Etiquetado por:Shatin

Vistas desde el hospital

Seguro que aún no les comenté cuál fue el hospital en el que nacieron nuestras hijas. Se trata del Prince of Wales situado en la zona de Shatin. Lo que se dice cerca, cerca no está de casa pero teníamos buenas referencias respecto al trato recibido para embarazos y recién nacidos. Y como nuestro caso fue un poco más especial aún, no podíamos haber estado en mejores manos.

La de veces que lo habremos visitado durante las revisiones y posteriormente al nacimiento. Ahora ya sólo se trata de forma más puntual para algunas revisiones de rutina y poco más, no obstante hubo alguna vez que tuvimos que hacer noche para hacer seguimiento de un tratamiento.

Todo hay que decirlo, las vistas desde el hospital no están nada mal y quieras que no se agradece durante las horas de espera que pasamos en él. Muy cerquita del mismo se encuentra la estación de City One y la zona de viviendas del mismo nombre. Un núcleo de población que ha crecido bastante y con la red de metro se encuentra muy bien comunicada. Y también hay un parque, justo a la izquierda de la foto (que aún no he visitado).

vistas desde el hospital

Da gusto en los días soleados con el cielo azul y las montañas al fondo. Un poco más al norte y a unos 20 minutos en taxi está nuestra casa en Fanling. Con el transporte público entre tren y minibus son 45 minutos que tampoco está nada mal.

Esta foto fue justamente en la última estancia que tuvimos, un día en el que la metereología fue bastante cambiante. Si bien saqué la foto cuando recién estaba lloviendo, al rato más tarde las nubes se fueron moviendo y dejando los cielos despejados con el sol brillando como en días anteriores.

El ir al hospital no tiene por qué ser algo malo, tiene sus notas buenas cuando vamos a visitar a amigos y/o familiares y si tienen vistas en la habitación como estas seguro que lo agradecen. Dejando el verano aparcado hasta el año que viene, si que es las temperaturas bajan para dar la bienvenida al recién estrenado otoño 🙂

¡Buen finde a todos!

Seguro que aún no les comenté cuál fue el hospital en el que nacieron nuestras hijas. Se trata del Prince of Wales situa...

Leer más »

Esto es City One

Cerquita al hospital Prince of Wales donde nacieron nuestras hijas se encuentra la parade de tren de City One que viene nombrada por la zona residencial zona residencial del mismo nombre y que empezó su desarrollo a finales de los años 80.

Los primeros años

Fase tras fase se fueron añadiendo bloque al complejo hasta los 52 que hay en la actualidad. Imagino que los primeros vecinos en la zona igual no tendrían tantas comodidades como hoy en día y puede que el transporte fuese tan fácil al estar algo alejado del núcleo urbano de Shatin. Situado cerquita del río Shin Mung y con vistas a las montañas de Ma On Shan. City One se ha convertido en un entorno agradable y muy dinámico. Colegios, centros de deporte, hospital.. no le falta de nada.

esto es city one

Centro de compras y ocio

A medida que la población ha crecido, un mayor número de servicios se requieren en la zona. Los habitantes de City One tienen justo debajo una galería comercial con buena oferta de restaurantes, tienda 24 horas, mercado de productos frescos, droguerías o cajeros automáticos. No es el típico centro comercial que nos encontrarmos en una estación de metro ni mucho menos, tiene un ambiente más recogido y familiar. Lo mejor de todo es las zonas comunes en las que disfrutar sentados en un banquito al sol o para que los niños puedan corretear un poco después del colegio.

Transporte

Lo que es el transporte hasta la zona es una maravilla. Será porque me habré acostumbrado a ir a diario y uno controla unas cuantas combinaciones entre minubuses y guaguas. Bastante cómodo desde la oficina con una línea directa que en poquito más de media hora me deja allí y luego a la vuelta un minibus hasta Fo Tan y tren hasta Fanling.

Ya no es un nuevo desarrollo como quien dice, pero con el paso de los años se ha convertido en una zona muy dinámica y bastante valor. Tranquila donde las haya, con buena oferta para las compras diarias y también restaurantes. Así es City One en Shatin.

Cerquita al hospital Prince of Wales donde nacieron nuestras hijas se encuentra la parade de tren de City One que viene...

Leer más »

Café en Shatin

Hay un café en Shatin que no está nada mal para romper un poco la rutina de restaurantes habituales. No todo tiene porqué ser comida asiática, y de vez en cuando un sitio donde comer una pasta con algo dulcito pues viene bien. El sitio se llama Mellow Brown Cafe situado dentro del centro comercial New Town Plaza.

La especialidad son los cafés, aunque también podemos pedir té u otras bebidas frías. Respecto a los platos, cuenta con algunas variedades de pasta, algunas pizzas y también algo de aperitivos. Está bien para compartir o bien pedirnos una ración de pasta. Eso sí, siempre pueden aprovechar para ir por la tarde de un día entre semana que tiene algunas ofertas de merienda.

cafe en shatin

A pesar de que la carta no sea demasiado extensa, las opciones de pasta disponibles sí que tenían buena pinta. Optamos por pedirnos unos tallarines con marisco y uno clásico de carbonara.

Y como estamos en fin de semana, nos podemos permitirnos el caprichito de algo dulce. Dicho y hecho, un waffle con nata, plátano y frutos rojos. Una buena forma de terminar el almuerzo. Nada copioso pero con buen sabor de boca.

Para los que no sepan, tendrán que irse hasta la planta 7 y lo encontrarán en una esquinita después de pasar el vietnamiga Nha Trang. No es que esté escondido, pero seguro que hay más gente que no ha caido en la cuenta de su ubicación. Si quieren cambiar la comida china por un rato, este café en Shatin es un sitio agradabable para disfrutar con un plato de pasta con un café o un té; éste es un sitio muy válido.

Hay un café en Shatin que no está nada mal para romper un poco la rutina de restaurantes habituales. No todo tiene porqu...

Leer más »

Los 10mil

No sé porqué pero andaba confiado que esta entrada ya la había publicado pero la verdad es que se me olvidó. Lo típico que uno va de visita a un sitio, guarda el material con idea de publicarlo y en el momento van surgiendo cosas con lo que uno se olvida un poquito. Un lugar que quizás no es de los más conocidos dentro de los itinerarios turísticos pero que merece ser visitado.

Me acuerdo perfectamente cuando fui. Era uno de esos días festivos en la oficina para nosotros pero un día laborable como otro cualquiera en el resto de la ciudad, un buen momento para mi de ir a visitar el “Monasterio de los Diez Mil Budas“. Con el tiempo que parecía que quería llover y con una humedad bastante considerable, sudé de lo lindo a medida que empezaba a subir la pendiente. Ya uno se va imaginando de donde viene el nombre, sino fijarse la cantidad de estatuas a ambos lados del camino y esto era tan sólo el comienzo.

Con algunos tramos descansillo para echar la mirada atrás y contemplar las estatuas doradas de los budas, cada una con expresiones y/o vestimentas que las diferenciaban. Con algunas notas de color como el rojo de los labios o el negro del pelo.

Por todos lados, incluso entre medio de los árboles..


 

Aunque no todo eran estatuas relucientes sino también habían otras que representaban guerreros, dioses o reyes. Los colores un poco más apagados pero para mi gusto unas estatuas más finas, ya que algunas de los monjes tenían hasta un punto cómico.


 

El lugar es muy tranquilo, de recogimiento. No puede faltar un pequeño horno y un lugar para hacer las ofrendas con incienso aunque esta zona estaba un poco más alejada de la zona central del complejo donde estaba situada la pagoda que veremos a continuación.


 

Riqueza de detalles en todos los elementos decorativos y en buena conservación. En el momento de mi visita, había algunas zonas donde estaba de reformas pintando algunos de los murales. El efecto del sol pasa factura haciendo que las pinturas vayan debilitándose. Seguro que pasado todo este tiempo las obras están más que terminadas aunque seguro las labores de mantenimiento son una constante para conservar el templo y sus figuras en buen estado.

Es una pasada la cantidad de figuritas en el interior del templo, pero cada una con su simbolismo. No me atrevería a decir, pero creo que representen a personas y sus familiares las mantienen a modo de recuerdo. Es una forma en la que el monasterio consiga ingresos y mantenerse con las donaciones.

A esto me refería con lo del punto cómico. Les dejo con unos ejemplos que lo ilustran muy bien. Échame una mano que no llego…


 

 

Si deciden ir a visitar el monasterio, basta con que cojan la línea de KCR que va en dirección a Lo Wu / Lok Ma Chau y bajarse en la estación de Shatin. Coger la salida donde está el transporte público y seguir las indicaciones. Son apenas 10 minutos de paseo desde la estación de tren y como ven, está abierto todos los días aunque seguro los fines de semana la gente acuda más para hacer ofrendas o cuando es temporada de las festividades chinas, como algunas de las recientes que hemos tenido.

No sé porqué pero andaba confiado que esta entrada ya la había publicado pero la verdad es que se me olvidó. Lo típico q...

Leer más »