Visita familiar

Con la llegada de las niñas, una visita familiar era inevitable. A parte de la familia de mi mujer, por parte de mi familia también había muchas ganas de conocerlas; fueron mi madre y mi hermana las que vinieron para pasar dos semanitas en la ciudad. La primera semana estuve liado con trabajo y repartí el tiempo entre la oficina, el hospital y pasar tiempo con ellas. En cambio, en su segunda semana la cogí de vacaciones y pudimos aprovechar bastante.

Ni que decir que lo que es la comida les encantó y no tuvieron pegas, son tambien de buen comer como un servidor. La comida asiática fue la protagonista la mayoría de días pero también nos dimos un respirito con otros platos variados.

La primera foto es de la cena de bienvenida con los padres de mi mujer. Una buena muestra en la toma de contacto: verduritas, noodles, siu mei y pescado al vapor.

visita familiar

 

En lo que esperábamos para coger sitio en Din Tai Fung, descubrimos una perlita de restaurante del que salimos muy satisfechos. Cerdo agridulce, arroz frito, dumplings y algún que otro platito mas.

En lo que respecta a la climatologÍa, la verdad que tuvimos de todo. Días nublados, días pasados por agua y días de sol radiante. Como suele ser habitual el factor humedad es lo primero que le afecta a los visitantes, pero con el paso de los días parece que se adaptaron y con ayuda del aire acondiconado cuando visitamos los centros comerciales de rigor.

Tiempo para visitar sitios como el museo del tren en Tai Po.

 

El siempre emblemático barrio de Mongkok (un poquito pasado por agua). Sin dejarnos los mercadillos para comprar algunos recuerditos para la familia y tener que “pelear” un poco con los precios haciéndome valor con mi cantonés.

Uno de los aciertos cuando estuvimos por Tsim Sha Tsui fue meternos en uno de los restaurantes del grupo Super Star y disfrutar de un tranquilo dim sum. Muy bien atendidos y con la comida muy sabrosa, y con té en abundancia (mi madre encantada)

Con nubes nos recbía el skyline pero siempre impresionante para los que tienen su primera vez, aunque para mi hermana fuese su segunda ocasión puesto que estuvo en nuestra boda en 2015.

El convento de Chi Lin y los jardines de Nan Lian, descubriendo otra de las caras de la ciudad. Remanso de paz y sin agobios de las zonas más concurridas de la ciudad. El sonido del agua y los rezos budistas mientras contemplábamos los bonsais y la arquitectura.

Casi como empezamos, el dim sum de despedida en el día que tenían que coger el avión de vuelta. Un último día que aprovecharon para tomarse las cosas con calma, ordenar la maleta con las compritas y no tener que ir con las prisas de última hora para compras adicionales. Creo que aún estaban un poco llenas de la cena de la noche anterior; y es que a veces la hospitalidad local ya se sabe, cuando se trata de comida y uno termina comiendo más de la cuenta, jaja.

Una visita familiar muy completa y en la que los tres disfrutamos mucho. No importa que los primeros días con el consiguiente jet-lag hayan perdido un poquito de tiempo, pero así el cuerpo pudo asimilar los dias que venían por delante.

Creo que fue una visita mas que interesante para mi madre y agradezco de todo corazoón que haya podido venir junto con mi hermana para estar cerquita de los dos nuevos miembros de la familia. Lastima que esta vez no haya podido ser que viniese mi padre con ellas, pero seguro que un poco más adelante podran repetir y volver a revisitar sitios con ellos, y mas cosas que se nos hayan quedado pendiente.

Espero verles prontito, hasta la próxima visita familiar. Los cuatros los estaremos esperando con ganitas 🙂

 

Con la llegada de las niñas, una visita familiar era inevitable. A parte de la familia de mi mujer, por parte de mi fami...

Leer más »

Ya somos cuatro

Después de los meses de espera y con las últimas semanas que parecía más lento aún finalmente llegó el día. Un poco antes de lo esperado inicialmente pero todo ha salido bien y ¡ya somos cuatro! Lo que iba a ser algo que sucediese en la mañana del miércoles, finalmente fue de madrugada.

Igual pilla por sorpresa a muchos, pero hemos querido llevarlo de la forma más discreta posible durante estos meses. No ha sido fácil el camino, pero estamos súper contentos de que hayan llegado a nuestras vidas.

Después de su llegada, un continuo ir y venir al hospital. Visitar a mi mujer y a las niñas. Parece que todo avanza de forma favorable, aunque ya se que se trata de pocos días. Muchas ganas de que puedan estar con nosotros en casa pero la verdad que en el hospital se están portando de lujo.

visitando el hospital

En lo que estaba revisando las fotos de estos días, me pareció bastante adecuada la foto que he puesto debajo. Sin casi haberme dado cuenta cuando saque la foto, capte un bonito símbolo de lo que sera a partir de ahora nuestra familia.

ya somos cuatro

El 26 de abril tiene mucho más significado con la llegada de nuestras hijas. Nos alegramos que a pesar de que estos meses no hayan sido fáciles, todo ha ido mejorando paso a paso y supone una alegría mayor si cabe.

La mamá y las niñas se encuentran bien y mejorando con el paso de los días Fue justo hace dos días cuando mi mujer ya pudo regresar a casa pero las niñas de momento pasarán unos días hasta que puedan volver a casa. Lo más probable es que la bebé grande se venga a casa antes y un poquito más tarde la pequeña. No hay prisa ante todo, pero hay ganitas de estar los cuatro juntos.

Me hace mucha ilusión poder compartir con ustedes esta noticia. Un cambio grande en nuestras vidas ahora que ya somos cuatro. Una nueva aventura en la que intentaré estar a la altura del título recien estrenado de papá 🙂 Ayudar en todo lo posible y si necesitase algún consejo de otros papás blogueros seguro que les pediré que me echen algún cable, jeje.

Después de los meses de espera y con las últimas semanas que parecía más lento aún finalmente llegó el día. Un poco ante...

Leer más »

Noodles en Admiralty

De las opciones que tenemos cerca de la oficina, hay una novedad desde hace poquito. Un sitio de noodles en Admiralty. Siempre viene bien un cambio en la oferta de restaurantes. Desde hace tiempo estaba un “Spaghetti House” pero fue un dia al pasar por ahi que vi movimiento y empezaron los cambios en cuestion de poco.

Al cabo de unas semanas se desvelo el nuevo sitio, “Mixian Sense”. Un sitio de noodles del grupo de restaurantes Maxim. Fue una grata sorpresa ver un sitio nuevo en la zona, pero que conocia de haber probado en Tsing Yi. Si que ha llovido bastante desde aquel entonces pues era cuando viviamos en Tung Chung y nos caia bastante de camino.

noodles en admiralty

Uno de los platos destacados del menu, son los noodles dan-dan. Tienen un ligero toque picantito y con una salsita con carne y cacahuetes. Ademas venia junto con un filete de cerdo. Buena eleccion para el almuerzo.

Si eres de los que te gustan los noodles en sopa y tambien algunos aperitivos para acompanar, este es tu sitio. La carta no es demasiado variada pero si que las combinaciones pueden ser interesantes.

De las opciones que tenemos cerca de la oficina, hay una novedad desde hace poquito. Un sitio de noodles en Admiralty. S...

Leer más »

Buscando algo nuevo

Un sitio desde el que poder contemplar cómo se extienden los Nuevos Territorios y llegando hasta Shenzhen. Siempre algo nuevo que descubrir a pesar de haber recorrido ya el camino. Nada como salirse un poco del trazado habitual para sorprendernos un poquito a nosotros mismos buscando algo nuevo.

Justo a mis espaldas viniendo por los escalones que subí previamente, la presa de Lau Shui Heung. Un lugar muy apacible en el que poder hacer barbacoa, ponerse a dibujar o bien coger un poquito el sol. Doy fe que este pasado fin de semana estaba bastante animado, y es que hacía un clima como de verano (la foto de más abajo es de otro día). Vegetación frondosa y en la que poder cobijarse cuando pega el sol. Y el color verde refrescante en los días de lluvia.

buscando algo nuevo

Para que luego digan que si llegar hasta la frontera es muy lejos, a mi no me lo parece. A veces puede más la pereza de estar cogiendo el tren o la guagua. Si salimos de la isla de Hong Kong o en Kowloon, podríamos estar disfrutando de estas vistas en cuestión de 1 hora y media. Para mi es una suerte el estar cerquita como quien dice; además también me obligo a intentar descubrir nuevos trazados y buscando algo nuevo.

La naturaleza y el monte dan mucho juego. No todo tiene por qué ser aburrido, y siempre podremos dar con algo que nos dé ese extra de motivación.

Mientras tanto uno intenta aprovechar los días en los que haya demasiado calor y/o humedad porque luego si que viene lo bueno en verano. Siempre y cuando contemos con una buena hidratación, sin olvidar la ruta elegida y las condiciones de la misma. Eso me recuerda que en las noticias hace no mucho lo recordaban para evitar luego percances que se podrían haber evitado con una buena prevención.

Un sitio desde el que poder contemplar cómo se extienden los Nuevos Territorios y llegando hasta Shenzhen. Siempre algo...

Leer más »